GOUR­MET

EL BAR­TEN­DER HO­LAN­DÉS BUS­CA CREAR UN MUN­DO ME­JOR A TRA­VÉS DE LA COC­TE­LE­RÍA

Hotbook News - - PORTADA - Fo­tos cor­te­sía de Ba­car­dí Le­gacy www.ba­car­di­le­gacy.com

Eric Van Beek - El bar­ten­der ho­lan­dés bus­ca crear un mun­do me­jor a tra­vés de la coc­te­le­ría

Se lle­vó a ca­bo una edi­ción más de uno de los con­cur­sos de coc­te­le­ría más gran­des del mun­do, Ba­car­dí Le­gacy Glo­bal Cock­tail Com­pe­ti­tion, y qué me­jor lu­gar pa­ra ce­le­brar su dé­ci­mo aniver­sa­rio que la Ciu­dad de Mé­xi­co. Du­ran­te un emo­cio­nan­te fin de se­ma­na, Mé­xi­co re­ci­bió a 34 par­ti­ci­pan­tes de to­do el mun­do, quie­nes vi­nie­ron a com­par­tir su legado a tra­vés de la coc­te­le­ría.

El ve­nue de la fi­nal fue el Museo Nu­mis­má­ti­co Na­cio­nal, una au­tén­ti­ca joya de la ca­pi­tal. Du­ran­te la no­che, pre­sen­ta­ron sus coc­te­les los ocho fi­na­lis­tas glo­ba­les, den­tro de los cua­les es­ta­ba Ana He­rre­ra, or­gu­llo­sa re­pre­sen­tan­te de Mé­xi­co, quien lle­gó al Top 3 con su de­li­cio­so coc­tel De­vil Wo­man. Pe­ro en es­ta oca­sión, el ga­na­dor fue Eric Van Beek, re­pre­sen­tan­te de Holanda, con su coc­tel Ca­ri­ño, el cual se ela­bo­ra con ron Ba­car­dí Re­ser­va Ocho, Char­treu­se ama­ri­llo, yo­gurt grie­go, ja­ra­be de vai­ni­lla y ju­go de li­món, una mez­cla exó­ti­ca y de­li­cio­sa. Pla­ti­ca­mos con el ga­na­dor ho­lan­dés, quien nos con­tó so­bre su ex­pe­rien­cia du­ran­te es­te sor­pren­den­te con­cur­so.

¿Có­mo fue que en­tras­te a la in­dus­tria de la coc­te­le­ría?

Vi­ví sie­te años en Es­ta­dos Uni­dos, pe­ro de­bi­do a te­mas con mi vi­sa tu­ve que re­gre­sar a

Holanda y cuan­do lle­gué a mi país no es­ta­ba muy se­gu­ro de lo que que­ría ha­cer. Co­men­cé a tra­ba­jar co­mo host en un ho­tel du­ran­te un par de me­ses y la per­so­na que es­ta­ba de bar­ten­der se rom­pió la pier­na, en­ton­ces me pre­gun­ta­ron si que­ría to­mar su lu­gar y acep­té. En ese mo­men­to, es­ta­ba muy de­pri­mi­do por­que ha­bía te­ni­do que sa­lir de Es­ta­dos Uni­dos en con­tra de mi vo­lun­tad, yo ya te­nía to­da mi vi­da or­ga­ni­za­da, te­nía mi ca­sa, mi co­che, in­clu­so un pe­rro, pe­ro fue gra­cias a ese tra­ba­jo co­mo bar­ten­der que vol­ví a ser fe­liz.

¿Has te­ni­do al­gu­na ins­pi­ra­ción o al­gún men­tor du­ran­te tu ca­rre­ra?

Cla­ro que sí, uno de ellos —y que ade­más es­tá hoy aquí— es Ollie Ham­pton, él ha si­do una gran in­fluen­cia pa­ra mí. Pe­ro tam­bién hay otras per­so­nas de quie­nes he apren­di­do mu­cho, co­mo An­drei

y Da­rio, con quie­nes tra­ba­jé en un bar. Du­ran­te mi re­co­rri­do en es­ta in­dus­tria he ido to­man­do pie­zas de ca­da per­so­na pa­ra así mol­dear y crear mi pro­pio es­ti­lo.

¿Cuál es tu coc­tel fa­vo­ri­to?

Mi coc­tel fa­vo­ri­to de to­dos los tiem­pos es el Dai­qui­rí, pe­ro tam­bién me en­can­ta una bue­na pi­ña co­la­da, so­lo por­que es tro­pi­cal, dul­ce y fru­tal. Es to­do lo que me gus­ta­ría en un día ca­lu­ro­so de ve­rano, sue­na a cli­ché, pe­ro es la ver­dad. Y ha­blan­do de un drink un po­co más car­ga­do, el Pre­si­den­te tam­bién me en­can­ta, se pre­pa­ra con ron,

dry ver­mouth, Cu­raçao de na­ran­ja y un po­co de gra­na­di­na. Es fuer­te, pe­ro muy ri­co.

¿Tie­nes al­gún in­gre­dien­te pre­fe­ri­do al mo­men­to de pre­pa­rar coc­te­les?

¡Qué di­fí­cil pre­gun­ta! Creo que hoy en día, el yo­gurt es uno de ellos, ya que for­ma par­te de mi coc­tel de Ba­car­di Le­gacy, pe­ro tam­bién los cí­tri­cos me en­can­tan.

Cuén­ta­nos so­bre el bar en el que tra­ba­jas.

El bar Twenty Se­ven, en Áms­ter­dam, aca­ba de abrir den­tro de un ho­tel que lle­va el mis­mo nom­bre. Te­ne­mos un me­nú que es com­ple­ta­men­te pro­bió­ti­co, don­de uti­li­za­mos bac­te­rias que son be­né­fi­cas pa­ra el cuer­po, son be­bi­bles y ade­más agre­gan muy bue­nos sa­bo­res a los drinks. Creo que es al­go muy in­no­va­dor, no se ha he­cho an­tes. Usa­mos ingredientes co­mo kom­bu­cha, be­ta­bel fer­men­ta­do, to­ma­te, yo­gurt, etc.

¿Fue idea tu­ya en­trar a Ba­car­dí Le­gacy o al­guien más te con­ven­ció de ins­cri­bir­te?

La pri­me­ra vez que me ins­cri­bí fue por de­ci­sión mía, pe­ro la se­gun­da vez fue una mez­cla en­tre mi de­ci­sión y el con­ven­ci­mien­to del em­ba­ja­dor de Ba­car­dí en mi país. No es­ta­ba se­gu­ro de si que­ría vol­ver a par­ti­ci­par, so­lo si lo­gra­ba di­fun­dir un men­sa­je —lo cual creo que sí lo­gré— así es que me fun­cio­nó.

¿Có­mo ha si­do el pro­ce­so des­de que ga­nas­te Le­gacy en tu país, has­ta hoy que ya eres el ga­na­dor glo­bal?

Ha si­do un gran via­je de cin­co o seis me­ses y 40,000 km re­co­rri­dos al­re­de­dor del mun­do pa­ra di­vul­gar el men­sa­je de mi coc­tel, Ca­ri­ño. Du­ran­te es­te via­je, he co­no­ci­do y tra­ba­ja­do con gen­te in­creí­ble. Al­go que no me gus­tó fue que tu­ve que pe­dir ayu­da, pe­ro lo que más dis­fru­té fue dar­me cuen­ta de que las per­so­nas es­ta­ban dis­pues­tas a ayu­dar­me y creo que eso se de­bió al men­sa­je del coc­tel Ca­ri­ño.

Pla­tí­ca­nos so­bre él. ¿Cuál fue tu ins­pi­ra­ción pa­ra crear­lo, por qué uti­li­zas­te esos ingredientes y por qué el nom­bre?

Ca­ri­ño es­tá de­di­ca­do a la so­cie­dad de hoy, pues veo que hay mu­cho odio en­tre las per­so­nas por las di­fe­ren­tes na­cio­na­li­da­des, re­li­gio­nes, to­nos de piel, pre­fe­ren­cias se­xua­les y de­más. En Holanda so­mos muy to­le­ran­tes con la di­ver­si­dad —en par­ti­cu­lar, tam­bién lo soy—, allá no ha­ce­mos ta­les di­fe­ren­cias. Uno pen­sa­ría que, a tra­vés de una com­pe­ten­cia de coc­te­le­ría, no eres un spo­kes­per­son de la equi­dad, pe­ro la rea­li­dad es que pue­des trans­mi­tir el men­sa­je que quie­ras y ex­pre­sar to­do lo que pien­sas. Creo que el mun­do ne­ce­si­ta ser más to­le­ran­te y jus­to, y por eso qui­se di­fun­dir mi men­sa­je de Ca­ri­ño.

Re­pre­sen­tar a tu país en es­ta fi­nal en la Ciu­dad de Mé­xi­co es un lo­gro in­creí­ble, ¿qué nos pue­des de­cir al res­pec­to?

Soy el pri­mer ho­lan­dés, des­de que Bou­de­wijn Mes­ritz re­pre­sen­tó a nues­tro país en 2012, y soy el pri­mer hom­bre de Áms­ter­dam en par­ti­ci­par en es­te con­cur­so en los diez años que lle­va, así es que es un gran ho­nor pa­ra mí pa­rar­me en la Ciu­dad de Mé­xi­co en­fren­te de to­das es­tas per­so­nas y de­cir Ca­ri­ño en su len­gua na­tal. Fue in­creí­ble.

Una vez que anun­cia­ron que es­ta­bas den­tro de los ocho fi­na­lis­tas, ¿qué sen­tis­te? ¿Al­go cam­bió?

¡Cla­ro! De he­cho, ca­si rom­po mi tra­je con mi ce­le­bra­ción. Cuan­do es­ta­ba en el Top 34, pen­sé: “Es­tá in­creí­ble que ha­ya pa­sa­do, pe­ro qué tal que no les gus­te mi coc­tel”. Des­pués pa­sé al Top 16, lue­go al Top 8 y ahí fue cuan­do ya me ca­yó el vein­te. Siem­pre que me su­bo al es­ce­na­rio es­toy ner­vio­so, pe­ro en la com­pe­ten­cia de Top 8, sor­pren­den­te­men­te es­ta­ba sú­per tran­qui­lo. Lue­go, cuan­do anun­cia­ron que es­ta­ba den­tro de los tres fi­na­lis­tas y cuan­do me nom­bra­ron co­mo el nú­me­ro uno, no me lo po­dría creer.

¿Qué se sien­te es­tar allí arri­ba, fren­te a to­das esas per­so­nas y fren­te a los jue­ces, pre­sen­tan­do tu legado?

Lo he vis­to en You Tu­be un mi­llón de ve­ces y siem­pre he so­ña­do con es­tar ahí. Pe­ro es­tar fren­te a los ojos de Alex Kra­te­na y de Ivy Mix —quien re­pre­sen­ta el men­sa­je de Ca­ri­ño a su ma­ne­ra, a tra­vés del em­po­de­ra­mien­to de la mu­jer—, y lue­go es­tar fren­te a Jo­sé Sán­chez Ga­vi­to fue in­creí­ble y más cuan­do se tra­ta de su úl­ti­ma par­ti­ci­pa­ción co­mo juez de Ba­car­dí Le­gacy. Es­tar tam­bién fren­te a Ran Van On­ge­va­lle, que es mi ami­go y a quien vi ga­nar es­te mis­mo con­cur­so el año pa­sa­do y aho­ra él me ve ga­nar, y que ade­más él ha­ya si­do quien me anun­ció co­mo ga­na­dor, fue un mo­men­to inol­vi­da­ble.

¿Qué opi­nas de la Ciu­dad de Mé­xi­co co­mo host pa­ra es­ta com­pe­ten­cia?

Mien­tras ve­nía en el avión ha­cia Mé­xi­co, no te­nía idea de qué es­pe­rar, nun­ca ha­bía ve­ni­do. Pe­ro es­ta ciu­dad es in­creí­ble, me en­can­ta­ría re­gre­sar de va­ca­cio­nes con cal­ma y dis­fru­tar­la más. Los par­ques, la cul­tu­ra, la co­mi­da —que es una lo­cu­ra— el cli­ma, la ar­qui­tec­tu­ra e in­fra­es­truc­tu­ra, to­do me fas­ci­nó. Hay mu­chas per­so­nas y mu­cho trá­fi­co (ri­sas) pe­ro de ver­dad dis­fru­té mu­cho la ciu­dad.

Aho­ra que eres el ga­na­dor, ¿qué vie­ne pa­ra ti?

Creo que me voy a sen­tar con to­dos los ga­na­do­res de años pre­vios, pla­ti­car con ellos y es­cu­char to­dos los con­se­jos que me pue­dan dar. Ha­blar con Dic­kie Cu­lli­mo­re, Brand Am­bas­sa­dor de Ba­car­dí, pa­ra sa­ber cuá­les son sus pla­nes. Pe­ro, so­bre to­do, lo que quie­ro es di­fun­dir el men­sa­je de Ca­ri­ño a to­do el mun­do.

¿Al­gún con­se­jo pa­ra los jó­ve­nes bar­ten­ders?

Que no im­por­ta cuán­to tiem­po lle­vas sien­do bar­ten­der —pues yo lle­vo tan so­lo dos años y me­dio— y no im­por­ta si pien­sas que una com­pe­ten­cia es muy gran­de pa­ra ti. Si tie­nes la pa­sión por lo que ha­ces y una his­to­ria ge­nui­na que con­tar, tie­nes que en­trar a Ba­car­dí Le­gacy, por­que en­ton­ces sig­ni­fi­ca que es la com­pe­ten­cia ideal pa­ra ti, ya que se tra­ta de una pla­ta­for­ma pa­ra lle­var un men­sa­je y ex­pre­sar­te co­mo un ser hu­mano y no so­lo co­mo un bar­ten­der; y creo que es al­go que lo­gré.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.