Ca­sa Pa­la­cio San­ta Fe

Es­ca­pa­ra­te vi­ven­cial ba­jo la óp­ti­ca de Noriegga Ilu­mi­na­do­res

inst:all magazine mexico - - Contenido -

La tea­tra­li­dad del es­ca­pa­ra­te. Ele­gan­te y fun­cio­nal di­se­ño de ilu­mi­na­ción de Noriegga Ilu­mi­na­do­res Ar­qui­tec­tó­ni­cos Me­xi­ca­nos.

DE­BE­MOS GE­NE­RAR UN AM­BIEN­TE DE PER­TE­NEN­CIA AL VI­SI­TAN­TE GE­NE­RAN­DO UNA AT­MÓS­FE­RA COMO SI LA ES­TU­VIE­RA VI­VIEN­DO EN SU CA­SA”, RE­CO­NO­CE EL SO­CIO FUN­DA­DOR DEL DES­PA­CHO

Las tien­das de hoy día son un es­pec­tácu­lo tea­tral. Pién­se­lo. To­dos los días se abre el te­lón a las 11 de la ma­ña­na, los ac­to­res han es­tu­dia­do el guión a con­cien­cia y es­tán pre­pa­ra­dos pa­ra im­pro­vi­sar. Un so­ni­dis­ta ha pre­pa­ra­do un play­list de du­ra­rá 9 ho­ras. No hay bu­ta­cas; es un tea­tro es­pa­cial. Aquí los es­pec­ta­do­res jue­gan in­ter­ac­ti­va­men­te y con­vi­ven con los ac­to­res. Es­tos, dis­po­nen de una es­ce­no­gra­fía ca­si di­vi­na la cual ha si­do pre­pa­ra­da por ar­tis­tas de la ima­gen. Pe­ro na­da pa­sa sin la luz. Del ilu­mi­na­dor de­pen­de el dra­ma­tis­mo, la am­bien­ta­ción y el clí­max. El ar­gu­men­to es como la vida mis­ma, una eter­na ne­go­cia­ción de los sen­ti­dos. Bien­ve­ni­dos a Ca­sa Pa­la­cio.

Noriegga Ilu­mi­na­do­res Ar­qui­tec­tó­ni­cos Me­xi­ca­nos es el des­pa­cho que co­man­dan San­tia­go Bau­tis­ta y Ri­car­do No­rie­ga, de­vo­tos lighting de­sig­ners me­xi­ca­nos que po­nen el se­llo de la ca­sa en ca­da obra que abor­dan. A su la­do, un gru­po de muy jó­ve­nes in­ge­nie­ros, in­terio­ris­tas y di­se­ña­do­res con­for­man el ecléc­ti­co ejér­ci­to que vi­ve por y pa­ra la luz.

El des­pa­cho se ha he­cho un nom­bre en la co­mu­ni­dad. Son di­se­ña­do­res y como tal se com­por­tan. Vi­ven del tra­ba­jo in­te­lec­tual, no del co­mer­cio. Arras­tran el lá­piz, crean es­ce­na­rios lu­mi­no­sos en sus men­tes y los ate­rri­zan en pro­pues­tas emo­ti­vas y fun­cio­na­les. Su éxi­to es­tá por en­ci­ma de su fa­ma. Su va­lor re­ba­sa por mu­cho su cos­to.

El Pa­la­cio de Hie­rro tie­ne al­gu­nos años su­bien­do el lis­tón en las tien­das de­par­ta­men­ta­les. De­ci­dió que el mer­ca­do de lu­jo te­nía ca­bi­da ba­jo su con­cep­to. Se des­mar­có de sus com­pe­ti­do­res y hoy se cons­ti­tu­ye como un em­ble­ma que fá­cil­men­te es re­fe­ren­cia mun­dial. Sus nuevos es­pa­cios en In­ter­lo­mas y en Que­ré­ta­ro de­ve­lan un ex­qui­si­to gus­to, una oda a la ele­gan­cia. Y sin em­bar­go es Ca­sa Pa­la­cio su pun­ta de lan­za, la tien­da de ex­pe­rien­cias pa­ra es­pa­cios re­si­den­cia­les que re­crea la ca­li­dez de un ho­gar con los me­jo­res ele­men­tos de di­se­ño in­te­rior. Lu­jo bien en­ten­di­do.

Pues re­sul­ta que el gar­bo de El Pa­la­cio de Hie­rro se com­bi­na con la en­so­ña­ción de Noriegga Ilu­mi­na­do­res pa­ra crear una obra maes­tra del es­ca­pa­ra­tis­mo: Ca­sa Pa­la­cio San­ta Fe. Cer­ca de sie­te mil me­tros cua­dra­dos iluminados al cen­tí­me­tro con sie­te mil lu­mi­na­rias. Pe­ro los nú­me­ros no di­cen na­da, es la sen­sa­ción de es­tar en ca­sa y no en una tien­da lo que enamo­ra de es­te es­pa­cio.

“Nues­tra mi­sión como ilu­mi­na­do­res era crear am­bien­tes emo­cio­nan­tes, tal cual si los hu­bié­se­mos idea­do pa­ra un ho­gar”, nos di­ce San­tia­go Bau­tis­ta, nues­tro apa­sio­na­do in­ter­lo­cu­tor.

Hay dos ma­ne­ras de vi­sua­li­zar es­te me­ga pro­yec­to, uno es pen­sar en la ilu­mi­na­ción de 20 ca­sas de buen ni­vel, ima­gi­nar las ne­ce­si­da­des y gus­tos de to­dos sus ha­bi­tan­tes. De he­cho, yen­do más allá, es re­crear las emo­cio­nes que cau­sa la luz y las som­bras como par­te de nues­tra cam­bian­te –y mu­chas ve­ces arro­gan­te- na­tu­ra­le­za hu­ma­na. La otra ma­ne­ra de en­ca­mi­nar es­te plan, es pon­de­rar el di­se­ño de ilu­mi­na­ción cual si fue­se pa­ra una man­sión de 7000 me­tros, la reali­dad es que aquí los pa­sean­tes son los ha­bi­tan­tes y la úni­ca re­si­den­cia no es una ca­sa, es un Pa­la­cio.

EL LU­JO COMO MER­CA­DO

Ca­sa Pa­la­cio es una tien­da que atien­de al mer­ca­do de lu­jo de nues­tro país. Hay que ser cla­ros, exis­te por­que hay una bo­yan­te de­man­da. Y sin em­bar­go hay ma­ne­ras de ha­cer co­mer­cio y los del Pa­la­cio han en­con­tra­do que ser dis­tin­tos, ser ex­clu­si­vos, ser crea­ti­vos es una pla­cen­te­ra for­ma de es­ta­ble­cer ne­go­cios. Cual­quie­ra que ha­ya ca­mi­na­do en­tre los pa­si­llos de Ca­sa Pa­la­cio sa­be que dis­ta mu­cho de ser una tien­da de­par­ta­men­tal tra­di­cio­nal. Di­se­ño, di­se­ño, di­se­ño. Esa es la pa­la­bra clave.

Ca­sa Pa­la­cio San­ta Fe es hoy día el bu­que in­sig­nia en cuan­to a tien­das re­tail de la em­pre­sa me­xi­ca­na.

“To­do el di­se­ño de ilu­mi­na­ción par­tió de res­pe­tar y em­be­lle­cer la mo­nu­men­tal es­cul­tu­ra ar­qui­tec­tó­ni­ca del lu­gar, la cual se dis­gre­ga en los tres pi­sos, sien­do la plan­ta baja el lu­gar don­de se ubi­ca el de­no­mi­na­do mer­ca­do, un la­be­rin­to don­de se ofre­cen los en­se­res de co­ci­na en un es­pa­cio que ha­ce re­fe­ren­cia y de al­gún mo­do hon­ra a los tra­di­cio­na­les tian­guis me­xi­ca­nos”, se­ña­la San­tia­go.

El tra­ba­jo ar­qui­tec­tó­ni­co de Jef­frey Hut­chi­son As­so­cia­tes (JHA) re­sul­tó de­ter­mi­nan­te pa­ra Ca­sa Pa­la­cio San­ta Fe. Se tra­ta de uno de los des­pa­chos más im­por­tan­tes en cuan­to a di­se­ño de es­pa­cios de re­tail en el mun­do. Son ex­per­tos sas­tres en el di­se­ño de tien­das.

7 MIL ME­TROS, 7 MIL PUN­TOS DE LUZ

“No­so­tros tra­ba­ja­mos so­bre el con­cep­to or­gá­ni­co de JHA, sin em­bar­go nues­tra re­la­ción de día a día fue con el de­par­ta­men­to de dis­play, un gru­po de pro­fe­sio­na­les del in­terio­ris­mo que son quie­nes de­ter­mi­nan el la­yout de la tien­da”, apun­ta el ex­pe­ri­men­ta­do di­se­ña­dor.

¿Có­mo en­fren­tar un pro­yec­to de 7 mil me­tros cua­dra­dos? Noriegga Ilu­mi­na­do­res Ar­qui­tec­tó­ni­cos se preo­cu­pó más por la ca­li­dad que por la can­ti­dad. “So­mos per­fec­cio­nis­tas in­sa­tis­fe­chos, que­re­mos que ca­da me­tro de la tien­da ten­ga una ra­zón de ser en cuan­to a ilu­mi­na­ción. Na­da de­be res­pon­der a na­da”.

“De­be­mos ge­ne­rar un am­bien­te de per­te­nen­cia al vi­si­tan­te ge­ne­ran­do una at­mós­fe­ra como si la es­tu­vie­ra vi­vien­do en su ca­sa”, re­co­no­ce el so­cio fun­da­dor del des­pa­cho.

El des­pa­cho de luz te­nía dos gran­des re­tos: ser crea­ti­vos y aho­rrar ener­gía. Así Noriegga Ilu­mi­na­do­res Ar­qui­tec­tó­ni­cos pro­pu­so la ilu­mi­na­ción ge­ne­ral -la que ge­ne­ra la “sá­ba­na am­bien­tal”- y la ilu­mi­na­ción ar­qui­tec­tó­ni­ca –los acen­tos y el dra­ma que ge­ne­ran la at­mós­fe­ra pro­pi­cia pa­ra enamo­rar y pro­vo­car al vi­si­tan­te.

Por si fue­ra po­co, su tra­ba­jo tam­bién te­nía que ver obli­ga­da­men­te con el te­ma de las lám­pa­ras de emer­gen­cia que a fi­nal de cuen­tas fue­ron fluo­res­cen­tes. A pe­sar de las plan­tas de ener­gía de res­pal­do, una tien­da como Ca­sa Pa­la­cio no pue­de que­dar­se sin luz ni un se­gun­do. Ni un mo­men­to.

¿POR DÓN­DE EM­PE­ZAR?

“El primer pa­so es ge­ne­rar un con­cep­tual –como le lla­ma­mos-, el cual no­so­tros ge­ne­ra­mos a mano al­za­da con al­gu­nos ren­ders e imá­ge­nes. Se tra­ta de ha­cer la ré­pli­ca di­gi­tal de lo que que­re­mos lo­grar, ha­ce­mos una ima­gen, la pa­sa­mos a un ne­ga­ti­vo y en ese ne­ga­ti­vo le po­ne­mos luz como cree­mos y como que­re­mos que va­ya a ser la pre­sen­ta­ción, ob­via­men­te ha­ce­mos una ani­ma­ción por ca­da es­pa­cio, don­de de­ci­di­mos el án­gu­lo de luz, los acen­tos, los pun­tos de fu­ga, los dra­má­ti­cos”, pun­tua­li­za Bau­tis­ta y agre­ga: “En ese mo­men­to lo que nos in­tere­sa es en­ten­der el es­pa­cio, si bien es cier­to que sa­be­mos las me­di­das ge­ne­ra­les, es pre­ci­so sol­tar el primer boceto, a par­tir de eso se ge­ne­ra la llu­via de ideas tan­to con el des­pa­cho de ar­qui­tec­tu­ra como con el de­par­ta­men­to de dis­play”.

Pos­te­rior­men­te los lighting de­sig­ners de Co­yoa­cán me­ten las ma­nos en la es­pe­su­ra de lo téc­ni­co, al­go que al­gu­nos co­le­gas rehú­yen. “Se tra­ta de ge­ne­rar to­dos los pla­nos con el sem­bra­do de ilu­mi­na­ción, con las

tra­yec­to­rias de los rie­les, con las car­gas de­ter­mi­na­das, con las fuen­tes de luz, las po­ten­cias. Las tem­pe­ra­tu­ras de co­lor y el IRC ( Ín­di­ce de Re­pro­duc­ción Cro­má­ti­ca) que va a te­ner ca­da una de las lám­pa­ras. Lue­go pro­du­ci­mos las ta­blas de con­su­mo y cor­te de apa­ga­dor: can­ti­dad de lu­mi­na­rios, ico­nos en pla­nos, fuen­te de luz, con­su­mo uni­ta­rio, equi­po de arran­que, ti­po de ba­las­tro, con­su­mo to­tal, et­cé­te­ra”.

RIE­LES: QUE SE DES­LI­CE LA LUZ

Es­te tra­ba­jo les con­du­ce a la te­sis so­bre la cual gi­ra el con­cep­to. Noriegga Ilu­mi­na­do­res Ar­qui­tec­tó­ni­cos de­ter­mi­nó que lo me­jor era di­se­ñar cua­dran­tes y que en esos es­pa­cios se de­bían mon­tar rie­les que pu­die­ran alo­jar lám­pa­ras de 3 ti­pos: ha­ló­ge­nos, LED y de des­car­ga. Los lu­mi­na­rios ten­drían que cum­plir con 3 con­di­cio­nes: mó­vi­les, re­trác­ti­les y de fá­cil ma­ni­pu­la­ción. Pe­ro tam­bién hay que pen­sar en el man­te­ni­mien­to. Ca­be aco­tar que las lu­mi­na­rias es­tán ubi­ca­das en­tre 4 y 5 me­tros de al­tu­ra. Ha­cer cam­bios cues­ta tiem­po, di­ne­ro y es­fuer­zo.

“Con el LED ge­ne­ras la luz sua­ve, el en­torno am­bien­tal, las lám­pa­ras de des­car­ga tie­nen un flu­jo lu­mi­no­so muy al­to y per­mi­ten “pa­sar” la ca­pa de LED, lo cual te ofre­ce una am­bien­ta­ción di­fe­ren­te. El ha­ló­geno es una luz muy dra­má­ti­ca, don­de tie­nes un con­trol óp­ti­co muy pre­ci­so y efi­cien­te con án­gu­los de aper­tu­ra des­de los 4 gra­dos; eso te per­mi­te dra­ma­ti­zar una jo­ya, un set de cu­bier­tos, una es­cul­tu­ra en mi­nia­tu­ra”, de­ve­la San­tia­go, un ejem­plo de bon­ho­mía.

En Ca­sa Pa­la­cio lo cons­tan­te es el cam­bio, así el di­se­ño lumínico de­bía ser fle­xi­ble sin cor­ta­pi­sa al­gu­na. De he­cho es­te sis­te­ma de cua­dran­tes y rie­les per­mi­te que

un lu­mi­na­rio cam­bie su po­si­ción o su án­gu­lo, pe­ro in­clu­so pue­de mo­ver­se un lu­mi­na­rio de un riel a otro o de un cua­dran­te a otro. El in­terio­ris­mo de­ter­mi­na­rá las po­si­cio­nes be­né­fi­cas de los lu­mi­na­rios. Re­cor­de­mos que don­de hoy se am­bien­ta una re­cá­ma­ra pa­ra ni­ños, ma­ña­na po­dría ser una al­co­ba ro­mán­ti­ca pa­ra re­cién ca­sa­dos. Y la luz lo con­no­ta y la som­bra lo de­la­ta.

Des­pués del pro­yec­to téc­ni­co por lla­mar­lo de al­gún mo­do, el des­pa­cho ela­bo­ra un ca­tá­lo­go de con­cep­tos de­fi­nien­do las ne­ce­si­da­des par­ti­cu­la­res de ca­da una de las lu­mi­na­rias que se re­que­ri­rán con es­pe­ci­fi­ca­cio­nes téc­ni­cas bien de­fi­ni­das: án­gu­lo de aper­tu­ra, ín­di­ce de re­pro­duc­ción cro­má­ti­ca, tem­pe­ra­tu­ra de co­lor, con­su­mo de la lám­pa­ra, flu­jo lu­mi­no­so, et­cé­te­ra. El Pa­la­cio de Hie­rro se en­car­ga de la com­pra de los in­su­mos. Noriegga Ilu­mi­na­do­res Ar­qui­tec­tó­ni­cos só­lo su­per­vi­sa que los pro­vee­do­res cum­plan al 100% el ca­tá­lo­go de con­cep­tos. El di­se­ña­dor de ilu­mi­na­ción se­rio no ven­de equi­pos, lám­pa­ras, lu­mi­na­rias ni ac­ce­so­rios.

En lo ge­ne­ral, la mar­ca me­xi­ca­na LJ fue el ma­yor es­pe­ci­fi­ca­dor ava­la­do por el de­par­ta­men­to de com­pras de El Pa­la­cio de Hie­rro. En­tre­ga­ron lám­pa­ras LED, ha­ló­ge­nos, des­car­gas de adi­ti­vos me­tá­li­cos y ce­rá­mi­cos, lu­mi­na­rios, ba­las­tros y rie­les; una so­la fir­ma sien­do la res­pon­sa­ble del kit de su­mi­nis­tro.

LA LUZ QUE PRO­VO­CA, EL SEN­TI­MIEN­TO QUE EVO­CA

La ilu­mi­na­ción es un ele­men­to que no re­ci­be su jus­to re­co­no­ci­mien­to. Mu­chos la ig­no­ra­mos a pe­sar que ge­ne­ra un con­fort sen­so­rial y nos vol­ve­mos lo­cos cuan­do nos de­ja en pe­num­bras. “En Ca­sa Pa­la­cio San­ta Fe, el di­se­ño de ilu­mi­na­ción es fac­tor de­ci­si­vo a la ho­ra de ven­der, pro­vo­ca am­bien­tes tan emo­ti­vos que la gen­te los desea te­ner en su ho­gar. A ve­ces no sa­be, o no se da cuen­ta que la ilu­mi­na­ción dra­ma­ti­za los ob­je­tos. Es un ven­de­dor si­len­cio­so”, nos ex­pli­ca San­tia­go.

El sis­te­ma de con­trol de las mi­les de lu­mi­na­rias en reali­dad re­sul­ta muy sen­ci­llo. Son Po­wer Links que abren y cie­rran. La úni­ca ne­ce­si­dad es en­cen­der y apa­gar. Al­ter­na­ti­va­men­te se pue­den ges­tio­nar me­dian­te ho­ra­rios, los cua­les se fi­jan en el área de man­te­ni­mien­to y quie­nes son res­pon­sa­bles cuan­do hay ven­tas noc­tur­nas o even­tos es­pe­cia­les.

Ade­más de las lu­mi­na­rias pa­ra la tien­da, exis­ten las que se usan en ofi­ci­nas, bo­de­gas, pa­si­llos, en lo ge­ne­ral se tra­ta de fluo­res­cen­cia li­neal y al­go de LED.

Una vez que se tie­ne el ma­te­rial a usar, el di­se­ña­dor tie­ne que “dar­se to­ques”. Ela­bo­ran el tra­ba­jo ope­ra­ti­vo su­per­vi­san­do que las ins­ta­la­cio­nes eléc­tri­cas cum­plan con el plano de di­se­ño. Es un tra­ba­jo in­ter­dis­ci­pli­na­rio en­tre in­ge­nie­ros y di­se­ña­do­res.

Fi­nal­men­te lle­ga la eta­pa que les gus­ta a los in­terio­ris­tas y a los crea­ti­vos, que es pro­pia­men­te la ge­ne­ra­ción de am­bien­tes que de­ben co­rres­pon­der en cier­to gra­do a los bo­ce­tos a mano al­za­da y a los ren­ders de las pri­me­ras eta­pas. El de­par­ta­men­to de dis­play de El Pa­la­cio de Hie­rro y los jó­ve­nes del des­pa­cho de Noriegga Ilu­mi­na­do­res Ar­qui­tec­tó­ni­cos con­vi­ven en lar­gas jor­na­das pa­ra ha­cer que el di­se­ño fun­cio­ne y bien.

En cuan­to al aho­rro de ener­gía, Ca­sa Pa­la­cio San­ta Fe de­be cum­plir con la nor­ma me­xi­ca­na pa­ra es­pa­cios co­mer­cia­les: un má­xi­mo de 14 watts por me­tro cua­dra­do. Bau­tis­ta apun­ta: “La mez­cla de lám­pa­ras con di­ver­sas tec­no­lo­gías nos per­mi­te es­tar den­tro de pa­rá­me­tros. Como dato, el 40% de la ilu­mi­na­ción de la tien­da vie­ne de LED´s”.

Ca­sa Pa­la­cio es la re­pre­sen­ta­ción más ví­vi­da de un ho­gar con­tem­po­rá­neo. La crea­ción de am­bien­tes re­go­ci­ja los sen­ti­dos y ge­ne­ra el círcu­lo de los ne­go­cios. La ti­tá­ni­ca y apa­sio­na­da la­bor de Noriegga Ilu­mi­na­do­res Ar­qui­tec­tó­ni­cos Me­xi­ca­nos Aso­cia­dos ayu­dó a que el ob­je­ti­vo se lo­gra­ra. La luz cum­ple su pa­pel tea­tral y tien­de el man­to at­mós­fe­ri­co pa­ra la pues­ta en es­ce­na que su­ce­de to­dos los días den­tro de es­ta tien­da. ¡Vi­va el tea­tro vi­vo!

FO­TO­GRA­FÍAS: COR­TE­SÍA NORIEGGA ILU­MI­NA­DO­RES AR­QUI­TEC­TÓ­NI­COS ME­XI­CA­NOS

NORIEGGA Y SAN­TIA­GO

CON LA LE­GIÓN DE JÓ­VE­NES DEL DES­PA­CHO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.