TREIN­TA FRA­SES.

inst:all magazine mexico - - Contenido -

Ar­tu­ro Zo­rri­lla, in­can­sa­ble em­pre­sa­rio me­xi­cano, cul­pa­ble del éxi­to de Mu­zak en nues­tro país.

Don Ar­tu­ro Zo­rri­lla Martínez es un em­pre­sa­rio en to­da la ex­ten­sión de la pa­la­bra. Aman­te de la ra­dio y de las tec­no­lo­gías. Amo­ro­so pa­dre de fa­mi­lia, ha sa­bi­do in­te­grar su éxi­to en la sa­la de con­se­jo y en la me­sa del ho­gar. In­na­to ex­plo­ra­dor, es pre­cur­sor in­dis­cu­ti­ble de la in­dus­tria au­dio­vi­sual en nues­tro país. Enamo­ra­do de Mu­zak, de­ci­dió traer la fran­qui­cia a Mé­xi­co ha­ce más de 40 años. Me­ló­mano irre­den­to, la mú­si­ca clá­si­ca es su ado­ra­ción. Ade­más pla­ti­ca­mos con su hi­ja, Verónica Zo­rri­lla, fla­man­te y di­ná­mi­ca di­rec­to­ra de Pro-Acus­tics, ex­per­ta en mar­ke­ting sen­so­rial. Es­tas son las fra­ses que los de­fi­nen.

Mi pa­dre fue un gran abo­ga­do y me­jor pa­dre de fa­mi­lia. Fue Ma­gis­tra­do del Tri­bu­nal Su­pe­rior de Jus­ti­cia en la ciu­dad de Mé­xi­co. Jun­to con mi ma­dre –una mu­jer apa­sio­na­da del ar­te y la mú­si­ca- cria­ron 7 hi­jos; to­dos pro­fe­sio­nis­tas. Na­da fá­cil si ha­bla­mos de la dé­ca­da de los cin­cuen­ta del si­glo pa­sa­do.

Soy de Mon­te­rrey, sin em­bar­go des­de los 14 años vi­vo en la ciu­dad de Mé­xi­co. Hoy Mon­te­rrey es una gran ciu­dad cos­mo­po­li­ta, pe­ro en los años cua­ren­ta era muy pe­que­ña, sin gran­des opor­tu­ni­da­des pro­fe­sio­na­les ni edu­ca­ti­vas. Es­toy sor­pren­di­do del cam­bio que ha te­ni­do esa ciu­dad en ape­nas cin­co dé­ca­das.

Es­tu­dié dos ca­rre­ras en la UNAM: con­ta­dor pú­bli­co y eco­no­mía. Me gus­tan los ne­go­cios y soy un es­tu­dio­so de los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros. Eso me ha ayu­da­do a desa­rro­llar em­pre­sas exi­to­sas.

Tu­ve la opor­tu­ni­dad de ha­cer una maes­tría en Ad­mi­nis­tra­ción de Ne­go­cios en IMEDE, en Lau­sa­na, Sui­za. Me per­mi­tió en­ten­der los ne­go­cios a es­ca­la glo­bal.

Mu­cha gen­te cree que soy in­ge­nie­ro. Me fas­ci­na la par­te téc­ni­ca y soy muy cla­va­do en­ten­dien­do lo que su­ce­de de­trás de un equi­po. De jo­ven ade­más ar­ma­ba y des­ar­ma­ba com­po­nen­tes. Hoy me gus­ta es­tar a la van­guar­dia en gad­gets y en tec­no­lo­gía pa­ra las em­pre­sas.

Fui con­tra­lor y lue­go vi­ce­pre­si­den­te de la ca­de­na de ra­dio­di­fu­sión Ra­dio Pro­gra­mas de Mé­xi­co ( RPM). Allí me desa­rro­llé y me enamo­ré de la ra­dio. Al po­co tiem­po em­pe­cé como in­ver­sio­nis­ta y so­cio de al­gu­nas es­ta­cio­nes que has­ta la fe­cha son pro­pie­dad de la fa­mi­lia.

Don Cle­men­te Ser­na Martínez era el hom­bre ra­dio. De él apren­dí a ser em­pre­sa­rio. Un hom­bre ex­tra­or­di­na­rio como po­cos en es­te país: au­daz, in­no­va­dor, tra­ba­ja­dor y muy crea­ti­vo.

En los años se­sen­ta tu­ve una es­ta­ción de ra­dio –en so­cie­dad con RPM y afi­lia­dos a la CBS- en la ciu­dad de Mé­xi­co que trans­mi­tía só­lo con­te­ni­dos en in­glés: no­ti­cias, en­tre­te­ni­mien­to, mú­si­ca. 24 ho­ras, to­do en in­glés, fun­cio­nó muy bien va­rios años.

El pro­tec­cio­nis­mo que se dio des­pués des­de los cua­ren­ta y has­ta me­dia­dos de los años no­ven­ta, te­nía su­mi­do a Mé­xi­co en una bur­bu­ja que lo ale­ja­ba de la reali­dad mun­dial en to­do sen­ti­do; la ra­dio­di­fu­sión y la te­le­vi­sión no eran la ex­cep­ción. El Tra­ta­do de Li­bre Co­mer­cio nos des­per­tó.

Al tiem­po que es­ta­ba en la Vi­ce­pre­si­den­cia de RPM con­se­guí la fran­qui­cia de Mu­zak. Era 1973, pa­ra en­ton­ces Mu­zak ya era una em­pre­sa le­gen­da­ria y yo te­nía ga­nas de ha­cer­le un nom­bre en Mé­xi­co.

La mú­si­ca ha es­ta­do siem­pre en to­do mo­men­to de mi vida per­so­nal y pro­fe­sio­nal. No soy mú­si­co, pe­ro he es­ta­do ro­dea­do del ar­te to­do el tiem­po. Soy muy afor­tu­na­do que la mú­si­ca ade­más ha­ya si­do el sos­tén de mi fa­mi­lia y de cien­tos de per­so­nas que tra­ba­jan a mi la­do.

Mu­zak me atra­jo por el te­ma de la pro­duc­ti­vi­dad. Una pla­ta­for­ma mu­si­cal que per­mi­te que los em­plea­dos se sien­tan a gus­to en sus pues­tos de tra­ba­jo, se con­cen­tren y eje­cu­ten me­jor. Eso era –y si­gue sien­do- má­gi­co pa­ra mi.

Mu­cho tiem­po Mu­zak pro­du­jo sus pro­pios ma­te­ria­les mu­si­ca­les. Era una la­bor ti­tá­ni­ca: gra­bar con los más al­tos es­tán­da­res de ca­li­dad, al­ma­ce­nar la mú­si­ca en me­dios fí­si­cos – vi­ni­les, cin­tas, dis­cos du­ros- y lue­go trans­mi­tir­los a los clien­tes me­dian­te lí­nea te­le­fó­ni­ca, mi­cro­on­das, sa­té­li­te o in­ter­net.

No­so­tros en Mé­xi­co hi­ci­mos al me­nos cua­tro gran­des pro­duc­cio­nes dis­co­grá­fi­cas ex­clu­si­vas pa­ra Mu­zak. Hay una gra­ba­ción de mú­si­ca me­xi­ca­na her­mo­sa ba­jo la di­rec­ción del que­ri­do Ro­dol­fo “Popo” Sán­chez.

La mú­si­ca ins­tru­men­tal es la más ade­cua­da pa­ra am­bien­tes de ofi­ci­na, di­ga­mos que de al­gún mo­do es uni­ver­sal. Sin em­bar­go, las em­pre­sas ac­tual­men­te quie­ren ma­yor es­pe­cia­li­za­ción en el ti­po de mú­si­ca que quie­ren y con que fi­nes.

El ser­vi­cio de Mu­zak es pro­por­cio­nar mú­si­ca fun­cio­nal, es de­cir la am­bien­ta­ción mu­si­cal ade­cua­da a ca­da es­ta­ble­ci­mien­to.

Es­toy con­ven­ci­do del con­cep­to de es­ti­mu­la­ción pro­gre­si­va, se tra­ta de ge­ne­rar am­bien­tes so­no­ros que com­pen­sen la ener­gía que los tra­ba­ja­do­res gas­tan en un tiem­po y en un es­pa­cio de­ter­mi­na­do. Pa­ra lle­gar a es­to se ne­ce­si­tan ver­da­de­ros es­tu­dios cien­tí­fi­cos.

Te­le­ren­ta fue otro de los ne­go­cios que hoy si­gue ope­ran­do ba­jo el nom­bre de Pro Lea­sing; en un prin­ci­pio ren­ta­ba TV´s al con­su­mi­dor fi­nal, es­to en la épo­ca en la que las te­les se des­com­po­nían y era una la­ta arre­glar­las. Las épo­cas cam­bia­ron y aho­ra só­lo ren­ta­mos a ho­te­les, res­tau­ran­tes, con­sul­to­rios y al­gu­nas PY­MES.

Siem­pre qui­se que mis hi­jos se in­cor­po­ra­ran al ne­go­cio. Me da mu­cho gus­to de­cir que no só­lo les ha gus­ta­do, sino que lo ha­cen mu­cho me­jor que yo.

Ya te­nien­do Mu­zak, las es­ta­cio­nes de ra­dio y Te­le­ren­ta, cum­plí mi sue­ño de te­ner un sis­te­ma de te­le­vi­sión. Así sur­ge ULTRAVISIÓN ini­cial­men­te en Pue­bla en 1990.

Yo es­cu­cho Mu­zak des­de ha­ce 50 años. To­dos los días sin ex­cep­ción, en mi ca­sa y en la ofi­ci­na. Me gus­ta mu­cho la mú­si­ca ins­tru­men­tal, es real­men­te agra­da­ble y no dis­trae en lo ab­so­lu­to. Ni cuen­ta te das que ahí es­tá la mú­si­ca. Y de pro­duc­ti­vi­dad al­go de­be te­ner de bueno…

Es muy dis­tin­ta la pro­gra­ma­ción que ne­ce­si­ta una fá­bri­ca a la que re­quie­re un res­tau­ran­te. Te­ne­mos que eva­luar a los oyen­tes. Sa­ber que que­re­mos lo­grar con la mú­si­ca.

Ra­dio Ran­chi­to que se trans­mi­te des­de Mo­re­lia, es un ca­so muy es­pe­cial. Te­ne­mos un enor­me au­di­to­rio de pai­sa­nos en los Es­ta­dos Uni­dos que se co­nec­tan con su gen­te. Lo­gra­mos más de 40 mil vi­si­tas úni­cas por mes. Es un fe­nó­meno me­diá­ti­co que no ima­gi­na­mos. Aho­ra te­ne­mos app y la gen­te lo es­cu­cha des­de su smartp­ho­ne.

De ma­ne­ra pro­fe­sio­nal veo con mu­cho in­te­rés el desa­rro­llo del HD Ra­dio, de la per­so­na­li­za­ción di­gi­tal de la pu­bli­ci­dad y de los ser­vi­cios de co­mu­ni­ca­ción por ban­da an­cha. Allí que­re­mos es­tar.

Que­re­mos ofre­cer ser­vi­cios de ban­da an­cha, re­des de da­tos de al­ta ve­lo­ci­dad con ver­da­de­ra tec­no­lo­gía 4G LTE. Nues­tro ser­vi­cio de te­le­vi­sión de pa­ga mi­gra­rá ha­cia un ser­vi­cio com­ple­to de da­tos. Se­rá un par­tea­guas pa­ra la em­pre­sa.

En los ne­go­cios hay que di­ver­tir­se, es vi­tal te­ner bue­na ca­ra y pa­sar­la bien.

La tra­yec­to­ria es lo im­por­tan­te. El fi­nal pue­de ser o no lo que es­pe­ras, pe­ro si el ca­mino fue va­lio­so, con­si­dé­ra­lo un éxi­to.

Me sien­to afor­tu­na­do que mi fa­mi­lia ha­ya sa­bi­do ba­lan­cear el ne­go­cio con las re­la­cio­nes de hi­jos y her­ma­nos.

Me gus­ta es­tar al día en cues­tio­nes tec­no­ló­gi­cas, dis­fru­to mu­cho via­jar, pe­ro to­da­vía par­ti­ci­po en las em­pre­sas, pe­ro aho­ra soy só­lo un coach.

Mé­xi­co ne­ce­si­ta ser más pro­duc­ti­vo; ne­ce­si­ta­mos pro­du­cir más y me­jor e in­ver­tir y fo­men­tar la ge­ne­ra­ción de em­pleos… Só­lo la pro­duc­ti­vi­dad per­mi­ti­rá que Mé­xi­co ten­ga su es­ti­rón de­fi­ni­ti­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.