VERÓNICA ZO­RRI­LLA IBA­RRA

inst:all magazine mexico - - Treinta Frases -

En mis días de in­fan­cia to­do te­nía que ver con Mu­zak, so­bre to­do los via­jes. De pe­que­ña me en­can­ta­ba ir con mi pa­pá a las con­ven­cio­nes a Es­ta­dos Uni­dos. La mú­si­ca y la tec­no­lo­gía me atra­pa­ron des­de muy cha­vi­ta.

En ca­sa siem­pre te­nía­mos lo úl­ti­mo de lo úl­ti­mo en tec­no­lo­gía. Mi pa­pá se en­car­ga­ba real­men­te de pro­bar equi­pos y tec­no­lo­gías pues eran par­te de su tra­ba­jo. A mis ami­gos de la ado­les­cen­cia les fas­ci­na­ba mi ca­sa, era como una gran tien­da de elec­tró­ni­ca con lo más no­ve­do­so que pu­die­ran ima­gi­nar.

De ni­ña mi di­ver­sión en fi­nes de se­ma­na era ir a las pla­zas co­mer­cia­les a ver que bo­ci­nas te­nían las tien­das y que mú­si­ca po­nían. Era al­go na­tu­ral pa­ra mi.

Si bien es cier­to que Mu­zak pro­du­ce mú­si­ca pa­ra ele­var la pro­duc­ti­vi­dad, des­de ha­ce dos dé­ca­das han gi­ra­do ha­cia el bran­ding au­di­ti­vo. Las em­pre­sas y las mar­cas ne­ce­si­tan te­ner una fir­ma mu­si­cal, un cau­dal ar­tís­ti­co que los iden­ti­fi­que y que ten­ga cohe­ren­cia con su fi­lo­so­fía co­mer­cial.

La pro­gra­ma­ción mu­si­cal es­pe­cí­fi­ca la rea­li­zan nues­tros ar­qui­tec­tos de au­dio: gen­te con vas­to co­no­ci­mien­to mu­si­cal y con un agudo sen­ti­do de los efec­tos que la mú­si­ca pro­du­ce en la gen­te. Es una com­bi­na­ción en­tre me­ló­mano, psi­có­lo­go y DJ.

La mú­si­ca ge­ne­ra ex­pe­rien­cias. En una tien­da, por ejem­plo, la gen­te rea­li­za sus com­pras ba­sa­da en emo­cio­nes. La mú­si­ca co­nec­ta ex­pe­rien­cias con emo­cio­nes y re­cuer­dos.

Te­ner mú­si­ca pro­gra­ma­da a con­cien­cia y un sis­te­ma de au­dio de al­ta ca­li­dad real­men­te ayu­da a que la gen­te se sien­ta a gus­to en un lu­gar sea pa­ra in­ter­ac­tuar, co­mer, tra­ba­jar o com­prar.

Ex­pan­di­mos el ne­go­cio cre­yen­do feha­cien­te­men­te en el con­cep­to de ex­pe­rien­cias. Así brin­ca­mos al área de ser­vi­cios pro­fe­sio­na­les de vi­deo, di­gi­tal sig­na­ge y lue­go al te­ma de los aro­mas como es­tra­te­gia de mar­ke­ting, fi­nal­men­te to­do lo arro­pa­mos en nues­tro con­cep­to que de­no­mi­na­mos mar­ke­ting sen­so­rial.

Pue­des ha­cer un play­list pa­ra tu go­ce per­so­nal en iTu­nes, Spo­tify o en YouTu­be, el cual ten­drá la mi­sión de en­tre­te­ner­te o di­ver­tir­te. Eso no es fun­cio­nal pa­ra una em­pre­sa de de­ce­nas, cien­tos o mi­les de em­plea­dos, me­nos si se tra­ta de una com­pa­ñía con va­rias su­cur­sa­les.

Si de­jas que los em­plea­dos pon­gan la mú­si­ca de tu ne­go­cio, se­gu­ra­men­te ten­drás mu­chos pro­ble­mas. Se­rá una to­rre de Ba­bel, un caos. Los gus­tos son tan di­ver­sos que no po­drás ge­ne­rar el sen­ti­do de iden­ti­dad, pe­ro ade­más te ex­po­nes a que lle­gue al­guien con mal de amo­res y te pon­ga “la mal­di­ta pri­ma­ve­ra” y ahu­yen­te efi­caz­men­te a tus clien­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.