Ma­nos al mer­ca­do in­terno, ojos al mun­do

inst:all magazine mexico - - Editorial -

Para es­tas fe­chas que lea u ho­jee es­tá re­vis­ta, ya sa­bre­mos quién se­rá el pró­xi­mo presidente de los Es­ta­dos Uni­dos para el pe­río­do 2017-2020. Nos gus­te o nos gus­te, nos in­tere­se o nos im­por­te po­co, lo cier­to es que es­ta de­ci­sión del pue­blo nor­te­ame­ri­cano ten­drá repercusiones -so­bre to­do po­lí­ti­cas y eco­nó­mi­cas- en to­do el pla­ne­ta. Las elec­cio­nes son un fac­tor en el pre­cio de los me­ta­les, en las bol­sas de va­lo­res, la pa­ri­dad del dó­lar contra otras mo­ne­das, en el mer­ca­do de las bie­nes raí­ces, en el com­por­ta­mien­to del pe­tró­leo y el gas, en las gue­rras y en las in­ver­sio­nes que ha­cen las em­pre­sas pri­va­das es­ta­dou­ni­den­ses en otros te­rri­to­rios. En un mun­do glo­bal, to­do nos afec­ta.

Esas va­ria­bles y even­tos ma­cro­eco­nó­mi­cos por su­pues­to que pue­den de­to­nar o fre­nar di­ver­sas in­dus­trias, en­tre ellas la au­dio­vi­sual y la de in­te­gra­ción de sis­te­mas, las que aquí nos im­por­tan.

Pe­ro más que fac­to­res ex­ter­nos, es pre­ci­so bus­car y en­con­trar so­lu­cio­nes que po­ten­cia­li­cen el mer­ca­do in­terno. Ne­ce­si­ta­mos cir­cu­lar el ca­pi­tal, “mo­ver el di­ne­ro”, pro­mo­ver el gas­to pú­bli­co, cons­truir in­fra­es­truc­tu­ra y mu­chas co­sas más que son del do­mi­nio de los ex­per­tos eco­no­mis­tas.

Po­dría­mos pen­sar que mu­cho de lo an­te­rior es­tá fue­ra de nues­tro al­can­ce co­mo ciu­da­da­nos de a pie y sí efec­ti­va­men­te así es, pe­ro hay al­go en lo que po­de­mos in­ver­tir tiem­po y re­cur­sos por mí­ni­mo que sean: educación y cul­tu­ra.

Lo mis­mo en los cen­tros de tra­ba­jo con ca­pa­ci­ta­ción de ca­li­dad para co­le­gas y aso­cia­dos que en la ca­sa pro­mo­vien­do ac­ti­vi­da­des edu­ca­ti­vas ex­tra es­co­la­res que mu­chas oca­sio­nes no tie­nen cos­to, pe­ro tam­bién con­tri­bu­yen­do con la gen­te “que ha­ce cul­tu­ra” asis­tien­do a con­cier­tos, obras de tea­tro, dan­za, per­for­man­ces; la ver­dad es que en mu­chas oca­sio­nes gas­ta­mos más en el res­tau­ran­te o en el bar.

Apos­te­mos por el mer­ca­do lo­cal, por los ne­go­cios de nues­tra co­mu­ni­dad. Eso nos ha­rá bien a to­dos.

No­so­tros te­ne­mos nues­tras pro­pios de­mo­nios -la co­rrup­ción co­mo nues­tro ma­yor las­tre- con los que ha­bre­mos de lu­char pe­ro no po­de­mos ser ig­no­ran­tes de los pro­ce­sos elec­to­ra­les de nues­tro ve­cino y de nues­tro ma­yor so­cio co­mer­cial, sin em­bar­go de­be­mos prio­ri­zar nues­tras ac­cio­nes ciu­da­da­nas y em­pre­sa­ria­les para em­pe­zar­le a cam­biar la ca­ra a es­te país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.