H

inst:all magazine mexico - - Reporte -

Ja­mes Bu­llough Lan­sing fue un hombre de so­ni­do enamo­ra­do del cine. Su nom­bre ver­da­de­ro fue Ja­mes Mar­ti­ni.

A fi­nal de la dé­ca­da de los años vein­te del si­glo pa­sa­do fun­dó su pri­me­ra com­pa­ñía de­no­mi­na­da Lan­sing Ma­nu­fac­tu­ring Com­pany don­de tra­ba­jó para desa­rro­llar bo­ci­nas para tea­tros, de he­cho par­ti­ci­pó en la crea­ción de los com­po­nen­tes para el pri­mer sis­te­ma de bo­ci­nas para ci­ne­ma es­tán­dar, de­no­mi­na­do Shea­rer Hor­nSys­tem. Su tra­ba­jo en el cine, lo lle­vó a la rea­li­za­ción de su pri­mer mo­ni­tor de es­tu­dio, co­no­ci­do co­mo Ico­nic y así con­ti­nuó co­mo pio­ne­ro in­ven­tor en nue­vas bo­ci­nas para ci­nes co­mer­cia­les, es­tu­dios y para las ins­ta­la­cio­nes de ra­dio­di­fu­sión has­ta prin­ci­pios de los años cua­ren­ta.

En 1941 Al­tec Ser­vi­ces le com­pra su com­pa­ñía pues Ja­mes estaba en ban­ca­rro­ta, fu­sio­nan las dos com­pa­ñías y sur­ge Al­tec Lan­sing don­de per­ma­ne­ce­ría has­ta 1946 co­mo VP de In­ge­nie­ría cuan­do deja esa em­pre­sa ya que su con­tra­to ha­bía ven­ci­do. Al po­co tiem­po na­ce su nue­va com­pa­ñía Lan­sing Sound, In­cor­po­ra­ted, nom­bre que no fue del agra­do de Al­tec Lan­sing, así que an­tes de en­trar en líos le­ga­les, Ja­mes asu­me el nue­vo y de­fi­ni­ti­vo nom­bre para la nue­va fir­ma, la cual lle­va­ría su si­glas: JBL o Ja­mes B. Lan­sing In­cor­po­ra­ted.

Tris­te­men­te Ja­mes B. Lan­sing se sui­ci­dó en 1949, al col­gar­se en su pro­pia re­si­den­cia de San Mar­cos, Ca­li­for­nia, pe­ro su he­ren­cia per­ma­ne­ció en­tre sus co­le­gas que hi­cie­ron de JBL el em­po­rio que hoy es. Men­tes crea­ti­vas co­mo John Black­burn, John Ed­wards, John Hi­lliard, Wi­lliam Tho­mas, Greg Tim­bers, Edmond May o Ar­nold Wolf si­guie­ron sus pa­sos, a fin de cuen­tas Ja­mes Bu­llough Lan­sing fue quien li­de­ró los prin­ci­pios guía para to­das las in­no­va­cio­nes que JBL ha­bría de de­ve­lar en las si­guien­tes dé­ca­das.

En el país de la post-gue­rra, JBL en­con­tró eco en sus in­ven­cio­nes ha­cién­do­lo lí­der in­dis­cu­ti­do de la nue­va in­dus­tria del au­dio. El dri­ver D130 de 15” y con mag­ne­to de Al­ni­co los pu­so con los cuer­nos de la luna. La ra­dio, la te­le­vi­sión, el cine, los es­tu­dios de gra­ba­ción, to­dos que­rían y ne­ce­si­ta­ban te­ner so­ni­do JBL.

En 1968 lan­zan la di­vi­sión pro­fe­sio­nal, de don­de ha­brían de sa­lir jo­yas cono el sis­te­ma de mo­ni­to­reo C50MS7 para Ca­pi­tol Re­cords o los fa­mo­sí­si­mos 4310, los mo­ni­to­res books­helf que eran re­fe­ren­cia ab­so­lu­ta en­tre mú­si­cos e in­ge­nie­ros.

Una de las vir­tu­des de JBL en los años se­sen­ta y se­ten­ta fue el he­cho que bo­ci­nas y com­po­nen­tes po­dían con­for­mar­se co­mo sis­te­mas in­te­gra­les cus­tom, de tal ma­ne­ra que po­dían ins­ta­lar­se en las más di­ver­sas y ex­tra­ñas lo­ca­cio­nes. JBL apro­ve­chó que los se­sen­ta fue­ron la pri­me­ra dé­ca­da don­de el con­cep­to “tou­ring” fue ex­tra­po­la­do por las ban­das de rock, así que se ca­ta­pul­tó co­mo una em­pre­sa ca­paz de desa­rro­llar sis­te­mas es­pe­cia­les y pro­pie­ta­rios para di­ver­sas apli­ca­cio­nes don­de se ne­ce­si­ta­ba in­te­li­gi­bi­li­dad y co­ber­tu­ra. De una u otra ma­ne­ra JBL fue pio­ne­ro tam­bién en el so­ni­do cus­tom para ins­ta­la­cio­nes fi­jas en el ám­bi­to co­mer­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.