L

inst:all magazine mexico - - Diseño -

a luz so­lar nos ha pro­por­cio­na­do la cla­ri­dad ne­ce­sa­ria para ver; nos da sa­lud y bie­nes­tar; po­dría­mos de­cir que sa­tis­fa­ce ne­ce­si­da­des bá­si­cas y ade­más nos re­ga­la sen­ti­mien­tos po­si­ti­vos mien­tras rea­li­za­mos nues­tras ac­ti­vi­da­des dia­rias, pe­ro ya sea por su ubi­ca­ción, su fun­ción o por la ho­ra del día se­rá im­po­si­ble que la luz na­tu­ral es­te en to­dos lados.

Por años ese pro­ble­ma se re­sol­vió uti­li­zan­do ve­las o la que­ma de de­ri­va­dos de pe­tró­leo. La lle­ga­da de la bom­bi­lla y la luz eléc­tri­ca fue el mi­la­gro de la re­vo­lu­ción in­dus­trial que nos per­mi­tió pro­lon­gar nues­tro día de tra­ba­jo. Se ha­bía sa­tis­fe­cho la ne­ce­si­dad pri­mor­dial de po­der ver sin luz so­lar y con la co­mo­di­dad de só­lo pre­sio­nar un bo­tón. Nues­tros abue­los pre­sen­cia­ron esa tran­si­ción y si les pre­gun­tá­ra­mos có­mo ilu­mi­nar nues­tras ca­sas por la no­che se­gu­ro nos di­rían que una lám­pa­ra al cen­tro de la ha­bi­ta­ción se­ría su­fi­cien­te; ¿pe­ro es ese su úni­co co­me­ti­do, que nos per­mi­ta ca­mi­nar por la ha­bi­ta­ción sin pe­li­gro de tro­pe­zar?

De acuer­do al di­se­ña­dor de Ilu­mi­na­ción Isaac Puer­tas de­be­mos to­mar en cuen­ta dos efec­tos cuan­do ha­bla­mos de luz, uno prác­ti­co “la luz que nos per­mi­te ac­tuar y desa­rro­llar di­fe­ren­tes ac­ti­vi­da­des” (no tro­pe­zar­nos) y otro de ti­po es­té­ti­co, “la luz que im­pri­me al es­pa­cio un as­pec­to vi­sual”. La luz ar­ti­fi­cial o eléc­tri­ca des­de ha­ce apro­xi­ma­da­men­te 100 años, se ha con­si­de­ra­do co­mo un “nue­vo ma­te­rial” y su bue­na im­ple­men­ta­ción ha per­mi­ti­do a los es­pa­cios que an­tes ca­re­cían de luz na­tu­ral do­tar­los de un ca­rác­ter es­pa­cial que an­tes no con­ta­ban. De es­to se han en­car­ga­do en las úl­ti­mas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.