G316 PO­LAN­CO, UNA I GLESIA CON SO­NI­DO CE­LES­TIAL

inst:all magazine mexico - - CENTRAL - Si us­te­des quie­ren sa­ber mas acer­ca de lo que ellos ha­cen, pue­den con­sul­tar www.g316po­lan­co.org FO­TO­GRA­FÍAS: MAR­CO ANTONIO LA­RA Y CORTESÍA G316

AU­DI­TO­RIO G316 PO­LAN­CO APOS­TÓ POR UN SIS­TE­MA DE AU­DIO QUE LE OFRECIERA RE­SUL­TA­DOS EMOTIVOS. SUS RE­QUE­RI­MIEN­TOS DENOTABAN PO­TEN­CIA, CLA­RI­DAD, CO­BER­TU­RA E INTELIGIBILIDAD. NE­CE­SI­TA­BAN QUE TO­DOS Y CA­DA UNO DE SUS CONGREGADOS PU­DIE­RAN ES­CU­CHAR LA PA­LA­BRA Y LA MÚ­SI­CA DE CA­DA CE­LE­BRA­CIÓN CON LA MÁ­XI­MA CA­LI­DAD PO­SI­BLE. FI­NAL­MEN­TE EN­CON­TRA­RON LO QUE BUS­CA­BAN: UN SIS­TE­MA DE AU­DIO CON ARRE­GLO LI­NEAL DE NE­XO QUE LES HA EN­TRE­GA­DO EMO­CIO­NES QUE TO­CAN CO­RA­ZO­NES. HOY G316 PO­LAN­CO, TIE­NE UN SO­NI­DO CE­LES­TIAL. HE AQUÍ LA HIS­TO­RIA.

Las ca­sas de ado­ra­ción han evo­lu­cio­na­do en su con­cep­ción y en per­cep­ción. Mu­chos de ellos son es­ce­na­rios don­de ade­más de com­par­tir la pa­la­bra, dis­po­nen de una ver­da­de­ra in­ter­ac­ti­vi­dad en­tre los po­nen­tes y los asis­ten­tes. La ge­ne­ra­ción de ver­da­de­ros víncu­los en­tre la co­mu­ni­dad que asis­te a una ce­le­bra­ción, don­de con­vi­ve el men­sa­je de la Bi­blia con mú­si­ca, para así crear un am­bien­te de es­pe­ran­za y ale­gría por igual.

ADAP­TA­CIÓN AL ES­PA­CIO

Para lo­grar es­to, las ca­sas de ado­ra­ción han trans­for­ma­do sus es­pa­cios para in­cluir sis­te­mas au­dio­vi­sua­les que les per­mi­tan en­tre­gar su men­sa­je al más al­to ni­vel. Así se re­quie­re un sis­te­ma de au­dio que ofrez­ca la má­xi­ma inteligibilidad para la pa­la­bra, po­de­río para de­lei­tar a los asis­ten­tes con la mú­si­ca de ce­le­bra­ción y con un di­se­ño so­no­ro que ten­ga co­ber­tu­ra to­tal para que to­dos y ca­da uno de los fie­les pue­dan dis­fru­tar del even­to por igual.

Au­di­to­rio G316 Po­lan­co tie­ne un es­pa­cio pe­cu­liar. La en­tra­da es pe­que­ña y con­du­ce ha­cia el sa­lón prin­ci­pal abier­to con gran al­tu­ra don­de se ubi­ca el es­ce­na­rio (con es­pa­cio para el gru­po mu­si­cal o el co­ro y por su­pues­to para el li­bre mo­vi­mien­to del pas­tor). Del la­do iz­quier­do del men­cio­na­do es­ce­na­rio, se en­cuen­tra otra área don­de tam­bién hay si­llas para fe­li­gre­ses, es­te es un es­pa­cio de ba­ja al­tu­ra por lo que es evi­den­te que re­sul­ta com­pli­ca­do en tér­mi­nos acús­ti­cos.

En el es­ce­na­rio se ubi­ca ba­te­ría, te­cla­dos y es­pa­cio para de­más ins­tru­men­tos eléc­tri­cos y acús­ti­cos. Tam­bién allí se ubi­ca una te­le­vi­sión Sharp de 80” que cum­ple sus ta­reas co­mo dis­play para grá­fi­cos y fo­to­gra­fías.

Es­te lu­gar ne­ce­si­ta­ba un sis­te­ma de so­ni­do que cum­plie­ra con sus re­que­ri­mien­tos. Es así co­mo ini­ció la bús­que­da del au­dio que los com­pla­cie­ra en to­do sen­ti­do. Ellos re­que­rían un equi­po po­de­ro­so, es­té­ti­co y con ca­pa­ci­dad de adap­tar­se a su es­pa­cio, mis­mo que en su to­ta­li­dad cuen­ta con al­re­de­dor de 300 me­tros cua­dra­dos.

NE­XO, LA OP­CIÓN CON­VIN­CEN­TE

Den­tro de las op­cio­nes para equipar es­te au­di­to­rio, que tam­bién ha si­do se­de de even­tos y con­fe­ren­cias de Goo­gle y pres­ti­gio­sos po­nen­tes y mar­cas co­mer­cia­les, sur­gie­ron di­ver­sas al­ter­na­ti­vas de re­co­no­ci­das mar­cas de al­to ni­vel, La so­lu­ción ideal fue la mar­ca fran­ce­sa NE­XO.

El sis­te­ma prin­ci­pal es­tá com­pues­to por un sis­te­ma li­neal de tres ca­jas por la­do GeoM620, dos sub­woo­fers LS600 y de for­ma adi­cio­nal tres ca­jas de la más re­cien­te se­rie de al­ta­vo­ces dis­cre­tos ID24 co­mo re­fuer­zos en un sa­lón anexo que fun­cio­na para dar ca­bi­da a un ma­yor nú­me­ro de asis­ten­tes.

Una de las pres­ta­cio­nes in­tere­san­tes del sis­te­ma fue la ver­sa­ti­li­dad para adap­tar los arre­glos de tres ca­jas por la­do de GeoM620 y sus sub­woo­fers al es­pa­cio, de­bi­do a las exi­gen­cias de dis­cre­ción y es­té­ti­ca que de­ben pres­tar los sis­te­mas den­tro de es­te re­cin­to, ade­más de su de­fi­ni­ción pre­ci­sa y efi­cien­te ren­di­mien­to. Los subs tam­bién se ins­ta­la­ron “vo­la­dos” an­cla­dos del te­cho por en­ci­ma del es­ce­na­rio.

La ga­ma que tu­vo la for­tu­na de es­tre­nar es­te re­cin­to, fue la se­rie de re­cien­te arri­bo a nues­tro país, las ID24; se tra­ta de un al­ta­voz dis­cre­to pe­ro po­de­ro­so que fue uti­li­za­do co­mo un re­fuer­zo en el sa­lón anexo al au­di­to­rio. De los de­ta­lles a re­sal­tar de es­ta se­rie, que por su si­glas se de­fi­ne co­mo In spa­ce De­fi­ni­tion (De­fi­ni­ción en el es­pa­cio), es su trom­pe­ta ro­ta­to­ria que per­mi­te va­riar rá­pi­da­men­te su dis­per­sión ver­ti­cal y ho­ri­zon­tal en­tre 40° o 120° con ra­pi­dez al gi­rar la trom­pe­ta con una pe­ri­lla in­te­gra­da al al­ta­voz. Un di­se­ño en V de sus 2 dia­frag­mas de 4” que per­mi­ten ha­cer­lo com­pac­to pe­ro muy efi­cien­te.

La am­pli­fi­ca­ción se efec­tuó a tra­vés de dos sis­te­mas que se en­cuen­tran den­tro de la ga­ma de am­pli­fi­ca­ción y pro­ce­sa­mien­to de NE­XO, el NXAMP 4x1 un po­de­ro­so pro­ce­sa­dor que per­mi­te re­gu­lar tem­pe­ra­tu­ra y des­pla­za­mien­to del al­ta­voz, que cuen­tan con los pre­sets ya es­ta­ble­ci­dos por la mar­ca que ade­más in­te­gran 4 ca­na­les de am­pli­fi­ca­ción ca­pa­ces de en­tre­gar has­ta 1300W en ca­da uno de ellos.

Y por el otro la­do, el se­gun­do sis­te­ma es el DTD-Con­tro­ller (Pro­ce­sa­dor) y el DTD-Amp (Am­pli­fi­ca­dor). El pro­ce­sa­dor es una útil he­rra­mien­ta con­tro­la­da a tra­vés del soft­wa­re DORY el cual brin­da op­ción de EQ, de­lay, li­mi­ta­ción y de igual ma­ne­ra los so­fis­ti­ca­dos al­go­rit­mos de con­trol de tem­pe­ra­tu­ra y des­pla­za­mien­to, ca­rac­te­rís­ti­cos de Ne­xo, con la po­si­bi­li­dad de uti­li­zar­lo en el am­pli­fi­ca­dor de NE­XO DTD-AMP o cual­quier otro am­pli­fi­ca­dor que cu­bra con los re­que­ri­mien­tos de los al­ta­vo­ces.

LA PRE­DIC­CIÓN, EL ELE­MEN­TO CLA­VE

La igle­sia es­ta­ba ope­ran­do con un equi­po de au­dio pres­ta­do que ya te­nía más de 10 años de uso. Por tan­to ha­bía una pér­di­da de res­pues­ta en fre­cuen­cia y era no­to­rio prin­ci­pal­men­te en las vo­ces. Así que los mú­si­cos an­he­la­ban te­ner un sis­te­ma pro­pio que les brin­da­ra una ex­ce­len­te ca­li­dad de so­ni­do. Otro de los desafíos era la acús­ti­ca na­tu­ral del lu­gar, lle­na de re­ver­be­ra­cio­nes.

Para el pas­tor y sus fe­li­gre­ses, Ne­xo re­sul­tó la me­jor op­ción, ya que su soft­wa­re de pre­dic­ción NS-1 po­dría ayu­dar a di­se­ñar un arre­glo que se adap­ta­ra al lu­gar. Ca­be aco­tar que el ar­qui­tec­to que di­se­ñó la re­mo­de­la­ción del lu­gar ya ha­bía pro­yec­ta­do en sus ren­ders un li­ne array, así que cuan­do los res­pon­sa­bles pu­die­ron es­cu­char las pri­me­ras prue­bas con Ne­xo que­da­ron ma­ra­vi­lla­dos con las GEO M6. Son pe­que­ñas, es­té­ti­cas y muy po­de­ro­sas, sin sa­cri­fi­car ca­li­dad de so­ni­do. In­me­dia­ta­men­te su­pie­ron que ese era su equi­po.

Ca­be aco­tar que el lu­gar con­tó con la pun­tual y pro­fe­sio­nal ase­so­ría de Ch­ris­top­her Me­na, Fermín Váz­quez y Juan Carlos Ga­mino que ofre­cie­ron su so­por­te téc­ni­co a la igle­sia en to­do mo­men­to.

VER­SA­TI­LI­DAD

Los par­ti­ci­pan­tes lo han de­fi­ni­do có­mo un sis­te­ma po­de­ro­so y cris­ta­lino que cu­bre per­fec­ta­men­te las ne­ce­si­da­des del lu­gar, ade­más de con­si­de­rar­lo co­mo un gran re­torno de in­ver­sión en cuan­to las po­si­bi­li­da­des que ofre­ce el sis­te­ma para que el lu­gar pue­da ser uti­li­za­do ade­más de la ca­sa de ado­ra­ción, co­mo un in­te­re­san­te cen­tro de reunio­nes, pre­sen­ta­cio­nes de pro­duc­tos, con­cier­tos o con­fe­ren­cias en el co­ra­zón de Po­lan­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.