Apun­tes de ve­rano

inst:all magazine mexico - - EDITORIAL -

I. LLU­VIAS Y CAOS

En ple­na tem­po­ra­da va­ca­cio­nal y de llu­vias, mu­chas de nues­tras ciu­da­des me­xi­ca­nas (y la­ti­noa­me­ri­ca­nas) co­lap­san: trán­si­to im­po­si­ble, ca­lles inun­da­das, ba­su­ra blo­quean­do al­can­ta­ri­llas, ba­ches y so­ca­vo­nes… Re­sul­ta­do de fal­ta de vi­sión a lar­go pla­zo, co­rrup­ción ram­pan­te y mí­ni­mo sen­ti­do de ciu­da­da­nía y ci­vis­mo. Com­bi­na­ción fa­tal en­tre so­cie­da­des dis­pli­cen­tes y go­bier­nos ra­pa­ces.

En ciu­da­des don­de se va­lo­ra la pla­nea­ción ur­ba­na, tam­bién se eje­cu­tan es­tra­te­gias de co­mu­ni­ca­ción di­ná­mi­ca don­de la se­ña­li­za­ción di­gi­tal to­ma gran re­le­van­cia. Anun­cios con gran­des dis­plays in­for­man a la po­bla­ción so­bre ca­rre­te­ras o ave­ni­das ce­rra­das o con trán­si­to len­to, co­mu­ni­can cuan­do hay ac­ci­den­tes y otor­gan ru­tas al­ter­nas a tra­vés de se­ña­les de ra­dio FM lo­ca­les. Hoy día, de po­co sir­ven los le­tre­ros es­tá­ti­cos en ciu­da­des de pri­mer mun­do. La ca­pa­ci­dad de adap­tar­se a las con­di­cio­nes me­teo­ro­ló­gi­cas o de trán­si­to, ha­cen que la se­ña­li­za­ción di­gi­tal di­ná­mi­ca sea una ade­cua­da es­tra­te­gia de co­mu­ni­ca­ción en­tre au­to­ri­da­des y po­bla­ción.

¿Cuándo ve­re­mos es­te ti­po de ac­cio­nes en nues­tros paí­ses?

II. HE­RRA­MIEN­TAS PEDAGÓGICAS

Asis­tir a una cla­se en una es­cue­la pri­ma­ria pú­bli­ca en Mé­xi­co, pa­re­ce un enor­me sal­to al pa­sa­do. En 40 años pa­re­ce no ha­ber evo­lu­ción. Los maes­tros dic­tan, los alum­nos es­cri­ben, los pro­fe­so­res arras­tran el gis so­bre el pi­za­rrón ver­de y los ni­ños se li­mi­tan a co­piar. Ca­si igual que ha­ce 40 años. Nos in­va­de una bre­cha tec­no­ló­gi­ca y pe­da­gó­gi­ca que pa­re­ce in­sal­va­ble en­tre los ins­ti­tu­tos pri­va­dos que es­tán apos­tan­do por la in­cor­po­ra­ción de tec­no­lo­gías al ser­vi­cio del ejer­ci­cio edu­ca­ti­vo: re­des Wi­Fi de am­plio al­can­ce, uso ma­si­vo de ta­blets y de apps de­di­ca­das, apro­ve­cha­mien­to de pi­za­rro­nes in­te­li­gen­tes, proyectores, cá­ma­ras de do­cu­men­tos e in­clu­so la im­ple­men­ta­ción de sis­te­mas de vi­deo­con­fe­ren­cia y te­le­pre­sen­cia. Y ya ni di­ga­mos de la en­se­ñan­za de idio­mas, las es­cue­las pri­va­das eje­cu­tan una la­bor im­por­tan­te pa­ra lo­grar que las pró­xi­mas ge­ne­ra­cio­nes ha­blen in­glés con sol­tu­ra.

De ver­dad no hay preo­cu­pa­ción so­bre la edu­ca­ción pú­bli­ca en es­te país? ¿Es que nun­ca va­mos a dar el pa­so ha­cia la mo­der­ni­dad y la ex­ce­len­cia? ¿Es­ta­re­mos ata­dos a gri­llas, sin­di­ca­tos, co­rrup­te­las? La tris­te reali­dad de dos ca­ras: la de las cla­ses des­pro­te­gi­das, va­pu­lea­das por la po­bre­za y la de las cla­ses con po­si­bi­li­da­des pa­ra me­jo­res con­di­cio­nes de vi­da y edu­ca­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.