El Es­tán­dar PISCR

¿Qué es y pa­ra qué usar­lo?

inst:all magazine mexico - - COLABORACIÓN ESPECIAL -

Al día de hoy, mu­cha gen­te se­lec­cio­na los ele­men­tos de un sis­te­ma de pro­yec­ción ba­sa­dos en su ex­pe­rien­cia: “pa­ra una pan­ta­lla de 100” dia­go­na­les y con es­ta ilu­mi­na­ción, un pro­yec­tor de 4,500 lu­mens que­da per­fec­to”. Des­pués de tra­ba­jar en es­ta in­dus­tria por cier­ta can­ti­dad de tiem­po, lo mí­ni­mo que se es­pe­ra es que al­go hu­bié­ra­mos apren­di­do, sin em­bar­go, pu­dié­ra­mos no es­tar con­si­de­ran­do los as­pec­tos ne­ce­sa­rios pa­ra la se­lec­ción de ele­men­tos.

En tér­mi­nos reales, la per­cep­ción de ca­li­dad de ima­gen es­tá re­la­cio­na­do con el con­tras­te de di­cha ima­gen, y el con­tras­te mí­ni­mo acep­ta­ble en un sis­te­ma va­ría com­ple­ta­men­te de acuer­do al ti­po de ac­ti­vi­dad a rea­li­zar con el sis­te­ma pro­pues­to, es de­cir, com­par­tir una ho­ja de cálcu­lo, tie­ne re­que­ri­mien­tos mí­ni­mos com­ple­ta­men­te di­fe­ren­tes a com­pa­ra­ción de una ra­dio­gra­fía.

Aquí pre­ci­sa­men­te es don­de ini­cia el es­tán­dar ANSI/IN­FO­COMM 3M-2011, Re­la­ción de Con­tras­te de Sis­te­ma de Ima­gen Pro­yec­ta­da (PISCR). En el año 2011, In­fo­Comm co­men­zó a desa­rro­llar un es­tán­dar pa­ra el uso de so­lu­cio­nes de pro­yec­ción de imá­ge­nes (fron­tal y tra­se­ra), el cual co­mien­za de­sig­nan­do al con­tras­te co­mo el ele­men­to cla­ve a eva­luar (no en dis­plays de vi­sión di­rec­ta, úni­ca­men­te pro­yec­ción). Co­mo se men­cio­na­ba an­te­rior­men­te, de acuer­do al ti­po de uso del sis­te­ma y la in­for­ma­ción a des­ple­gar, cam­bia ra­di­cal­men­te el re­que­ri­mien­to de con­tras­te del sis­te­ma, por lo que el es­tán­dar de­fi­ne 4 va­lo­res mí­ni­mos acep­ta­dos en re­la­ción de con­tras­te de acuer­do al uso.

ES­TAS 4 CA­TE­GO­RÍAS SON:

Vi­sua­li­za­ción Pa­si­va- El es­pec­ta­dor es ca­paz de iden­ti­fi­car las imá­ge­nes y tex­tos des­ple­ga­dos con res­pec­to al fon­do, te­nién­do­se una vi­sua­li­za­ción in­for­mal o no crí­ti­ca. El con­te­ni­do sue­le ser in­for­ma­ti­vo y no re­quie­re un pro­ce­so de aná­li­sis o re­ten­ción de de­ta­lles o in­clu­so re­pre­sen­ta un re­fuer­zo a otro ti­po de men­sa­jes. En es­te ca­so la ima­gen pro­yec­ta­da tie­ne un pa­pel que pu­die­ra con­si­de­rar­se se­cun­da­rio, por lo que sue­le con­tar­se con ilu­mi­na­ción am­bien­te nor­mal que no ne­ce­sa­ria­men­te ne­ce­si­ta ser con­tro­la­da. Ejem­plos de es­to se­rían el uso de lo­go­ti­pos o tex­tos en­tre pre­sen­ta­cio­nes en un ci­clo de con­fe­ren­cias, pre­sen­ta­cio­nes con vi­ñe­tas o in­for­ma­ción muy con­ci­sa o pre­sen­ta­cio­nes don­de el men­sa­je más re­le­van­te es en­tre­ga­do vía au­di­ble por un pre­sen­ta­dor.

To­ma de De­ci­sio­nes Bá­si­cas- En es­te ca­so el es­pec­ta­dor re­quie­re to­mar de­ci­sio­nes bá­si­cas de acuer­do al con­te­ni­do pre­sen­ta­do, lo que im­pli­ca un pro­ce­so de asi­mi­la­ción y re­ten­ción de in­for­ma­ción y que el ni­vel de in­ter­ac­ción en­tre el con­te­ni­do y el es­pec­ta­dor sea ma­yor. En es­te ca­so lle­ga a exis­tir un con­trol de ilu­mi­na­ción am­bien­te el cual pu­die­ra ser des­de cor­ti­nas o di­se­ño de ilu­mi­na­ción por zo­nas pa­ra fa­vo­re­cer la ca­li­dad de la pro­yec­ción. Un ejem­plo se­ria pre­sen­ta­cio­nes con imá­ge­nes de­ta­lla­das, grá­fi­cos y/o tex­tos, usa­dos en sa­las de jun­tas, sa­las de con­se­jo, etc.

To­ma de De­ci­sio­nes Ana­lí­ti­cas- Pa­ra es­te ca­so, el es­pec­ta­dor re­quie­re rea­li­zar aná­li­sis mi­nu­cio­sos de da­tos o de­ta­lles den­tro de las imá­ge­nes des­ple­ga­das, lo que en­tien­de que el com­pro­mi­so e in­ter­ac­ción con la ima­gen es mu­cho más pro­fun­do. Pa­ra es­tos ca­sos sue­le ser fun­da­men­tal el te­ner buen con­trol de la ilu­mi­na­ción am­bien­tal pa­ra evi­tar bri­llos, re­fle­xio­nes o efec­tos que afec­ten la ima­gen. Ejem­plos de es­to son imá­ge­nes mé­di­cas, di­bu­jos ar­qui­tec­tó­ni­cos o de in­ge­nie­ría a de­ta­lle, prue­bas fo­ren­ses o ins­pec­ción de imá­ge­nes fo­to­grá­fi­cas en­tre otros. Vi­deo full-mo­tion-Pa­ra es­te ca­so se re­quie­re que el es­pec­ta­dor sea ca­paz de dis­tin­guir ele­men­tos cla­ves en la ima­gen, in­clu­yen­do los de­ta­lles cap­tu­ra­dos por el di­rec­tor de fo­to­gra­fía. Sue­le te­ner tan­to uso en en­tre­te­ni­mien­to co­mo pro­fe­sio­nal, y co­mo ejem­plo en­con­tra­mos cines en ca­sa, sa­las de pro­yec­ción de ma­te­rial pu­bli­ci­ta­rio, sa­las de post-pro­duc­ción, etc. Es im­por­tan­te acla­rar que no se con­si­de­ra es­te es­tán­dar pa­ra sa­las de ci­ne co­mer­cia­les, don­de los cri­te­rios sue­len ser más ri­gu­ro­sos a com­pa­ra­ción de apli­ca­cio­nes de uso pri­va­do, y sue­len ser de­fi­ni­dos por otros or­ga­nis­mos.

Es im­por­tan­te men­cio­nar que ca­da una de es­tas ca­te­go­rías son com­ple­ta­men­te in­de­pen­dien­tes a la re­so­lu­ción de ima­gen o ta­ma­ño de la mis­ma, las cua­les for­man par­te de otros es­tán­da­res desa­rro­lla­dos por In­fo­Comm.

Los re­que­ri­mien­tos mí­ni­mos de con­tras­te pa­ra ca­da ca­so son los si­guien­tes:

¿CÓ­MO FUN­CIO­NA LA NOR­MA?

Una vez ex­pli­ca­do el preám­bu­lo, es im­por­tan­te sa­ber có­mo apli­car la nor­ma. La nor­ma co­mien­za con el pro­pio pro­ce­so de di­se­ño de un pro­yec­to o even­to. Cuan­do se rea­li­za un di­se­ño Au­dio­vi­sual de­be par­tir­se de un plano. En las pri­me­ras eta­pas el plano se usa pa­ra aco­tar el es­pa­cio a usar, in­di­car el área de­fi­ni­da pa­ra los es­pec­ta­do­res y los ele­men­tos del sis­te­ma de pro­yec­ción, de don­de se des­pren­den lis­tas de ma­te­ria­les, pre­pa­ra­cio­nes, y múl­ti­ples ac­ti­vi­da­des co­ti­dia­nas en es­te mun­do AV. El pri­mer pa­so pa­ra cum­plir con la nor­ma es rea­li­zar un Plano de Área de Vi­sua­li­za­ción. En di­cho plano es ne­ce­sa­rio iden­ti­fi­car: Al­tu­ra y an­cho de la ima­gen Cen­tro de la ima­gen (lí­nea de cen­tro ho­ri­zon­tal) Plano ver­ti­cal de la pan­ta­lla Al­tu­ra en­tre pi­so y pan­ta­lla Cin­co po­si­cio­nes de vi­sua­li­za­ción Los pri­me­ros 4 pun­tos son ele­men­tos “co­ti­dia­nos”. El quinto re­pre­sen­ta la ubi­ca­ción de los 5 pun­tos de me­di­ción pa­ra eva­luar el es­tán­dar, sien­do es­tos: VL1 Pun­to más cer­cano a la pan­ta­lla en el ex­tre­mo iz­quier­do den­tro del área de es­pec­ta­do­res.

VL2 Pun­to más cer­cano a la pan­ta­lla en el ex­tre­mo de­re­cho den­tro del área de es­pec­ta­do­res.

VL3 Pun­to cen­tral en­tre 1,2 4 y 5. En ca­so de es­tar obs­trui­do o es­tar es­te pun­to en el cen­tro de una me­sa, se to­ma el asien­to dis­po­ni­ble más cer­cano ha­cia el fren­te del es­pa­cio, so­bre el eje cen­tral de la pan­ta­lla.

VL4 Pun­to más le­jano a la pan­ta­lla en el ex­tre­mo iz­quier­do den­tro del área de es­pec­ta­do­res.

VL5 Pun­to más le­jano a la pan­ta­lla en el ex­tre­mo de­re­cho den­tro del área de es­pec­ta­do­res. Una vez con­clui­do el mon­ta­je o ins­ta­la­ción, es el mo­men­to de rea­li­zar la me­di­ción pa­ra va­li­dar si se cum­ple con el es­tán­dar. Di­cha me­di­ción de­be rea­li­zar­se una vez con­clui­do el tra­ba­jo, con la con­fi­gu­ra­ción fi­nal del sis­te­ma, de for­ma que se mi­da la con­di­ción nor­mal de uso del mis­mo. Pa­ra es­to se ne­ce­si­ta: Un pa­trón ti­po ta­ble­ro de aje­drez con 16 casillas blan­cas y ne­gras en dis­tri­bu­ción 4 fi­las x 4 co­lum­nas, un fo­tó­me­tro o me­di­dor de luz re­fle­ja­da (Nits), el Plano de Área de Vi­sua­li­za­ción y el For­mu­la­rio de Re­co­lec­ción de da­tos. El pro­ce­so es muy sen­ci­llo y con­sis­te en me­dir y do­cu­men­tar la lu­mi­nan­cia des­de los 5 pun­tos de me­di­ción de las 8 casillas blan­cas y las 8 casillas ne­gras des­ple­ga­das en la pan­ta­lla. Se pro­me­dian las me­di­cio­nes de blan­cos (lu­mi­nan­cia má­xi­ma) y ne­gros (lu­mi­nan­cia mí­ni­ma) de ca­da uno de los 5 pun­tos de me­di­ción y se di­vi­de el pro­me­dio de blan­cos en­tre el pro­me­dio ge­ne­ral de ne­gros pa­ra ca­da pun­to de me­di­ción. El sis­te­ma cum­ple con la nor­ma cuan­do los 5 pun­tos de me­di­ción cum­plen o ex­ce­den el con­tras­te mí­ni­mo de acuer­do a la Ca­te­go­ría de Vi­sua­li­za­ción pla­nea­do pa­ra el sis­te­ma. El for­mu­la­rio de do­cu­men­ta­ción se uti­li­za pa­ra res­pal­dar la me­di­ción y pue­de en­tre­gar­se al clien­te co­mo con­fir­ma­ción del tra­ba­jo pla­nea­do y rea­li­za­do. Cuan­do re­ca­pi­tu­la­mos so­bre es­te pro­ce­so y lo pen­sa­mos con cal­ma, nos da­mos cuen­ta de que no se tra­ta úni­ca­men­te de es­co­ger el pro­yec­tor co­rrec­to, sino de con­si­de­rar los ele­men­tos ne­ce­sa­rios pa­ra lo­grar cum­plir con el es­tán­dar, tan­to los que no­so­tros pro­por­cio­na­mos, co­mo los que lle­gan a in­fluir o afec­tar so­bre nues­tros re­sul­ta­dos. Es­to nos pue­de ayu­dar a jus­ti­fi­car la ne­ce­si­dad de un sis­te­ma de con­trol de ilu­mi­na­ción, per­sia­nas mo­to­ri­za­das y au­to­ma­ti­za­das, y ha­cer en­ten­der a los clien­tes so­bre la im­por­tan­cia de res­pe­tar los di­se­ños, bus­can­do mi­ni­mi­zar los “ex­tra­ños ca­sos” don­de nos en­con­tra­mos con obs­tácu­los o di­fe­ren­cias en la obra de acuer­do a los pla­nos. Ha­cer uso de do­cu­men­ta­cio­nes, he­rra­mien­tas y en es­te ca­so es­tán­da­res pa­ra jus­ti­fi­car nues­tro tra­ba­jo, nos per­mi­te sa­lir de la per­cep­ción de la ca­te­go­ría de ofi­cios a los ojos de los clien­tes y pro­mue­ve que nos in­vi­ten an­tes a par­ti­ci­par en los pro­yec­tos. Pa­ra acla­rar du­das so­bre es­te u otros es­tán­da­res ge­ne­ra­dos por In­fo­Comm, u otras he­rra­mien­tas, vi­si­ta nues­tro stand du­ran­te nues­tra pró­xi­ma ex­po Tec­no­mul­ti­me­dia In­fo­Comm Me­xi­co 2017, es­te 9, 10 y 11 de Agos­to en el WTC o es­cri­be a sgai­tan@in­fo­comm.org pa­ra sa­ber so­bre las ac­ti­vi­da­des, cur­sos y ofer­tas que ten­dre­mos du­ran­te la ex­po.

¡Nos ve­mos allá!

FO­TO­GRA­FÍA: VIE­WSO­NIC

FO­TO­GRA­FÍA: BAR­CO BOARDROOM

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.