Guía de proyectores de vi­deo

de ti­ro ul­tra cor­to.

inst:all magazine mexico - - CONTENIDO -

Aun­que un mo­ni­tor o un dis­play de 50-60 pul­ga­das pue­de fun­gir co­mo el mo­do de vi­sua­li­zar imá­ge­nes en una sa­la de jun­tas pe­que­ña pe­ro pue­de re­sul­tar in­su­fi­cien­te cuan­do hay más de 6 per­so­nas reu­ni­das al­re­de­dor de una me­sa. Y ni pen­sar­lo en una aula uni­ver­si­ta­ria. Hay lí­mi­tes que es­tán de­ter­mi­na­dos por el ta­ma­ño. Es allí cuan­do un pro­yec­tor se ha­ce ne­ce­sa­rio. Un pro­yec­tor de vi­deo bien im­ple­men­ta­do pue­de ser una gran so­lu­ción cuan­do se ne­ce­si­ta una ima­gen gran­de, lu­mi­no­sa y de al­to con­tras­te.

Tam­bién hay que apun­tar que mu­chos proyectores tie­nen ma­la fa­ma: ima­gen des­la­va­da, ima­gen fue­ra del mar­co de pan­ta­lla (si es que exis­te pan­ta­lla), des­via­ción tra­pe­zoi­dal, imá­ge­nes in­com­ple­tas, des­aco­plo en­tre re­so­lu­cio­nes y as­pec­tos de la ima­gen… to­dos ellos, erro­res de ins­ta­la­ción.

Es un he­cho que la co­mu­ni­ca­ción y la co­la­bo­ra­ción son dos fac­to­res de al­to im­pac­to en la pro­duc­ti­vi­dad de una em­pre­sa, co­mo tam­bién re­sul­ta la apli­ca­ción de téc­ni­cas pedagógicas en es­pa­cios edu­ca­ti­vos. Y en es­te es­fuer­zo, la ima­gen lo es to­do. Las imá­ge­nes nos di­cen co­sas que a las pa­la­bras les cues­tan mu­cho tiem­po. Las imá­ge­nes de­ve­lan re­sul­ta­dos, pro­nós­ti­cos, al­can­ces, ejem­plos. Sea una grá­fi­ca, un tex­to, un vi­deo, una fo­to­gra­fía, una ho­ja de cálcu­lo, las imá­ge­nes nos ro­dean y nos han vuel­to de­pen­dien­tes de ellas.

Tam­po­co po­de­mos ol­vi­dar que los es­pa­cios de ren­ta de cor­po­ra­ti­vos y los te­rre­nos de las uni­ver­si­da­des son ca­da vez más cos­to­sos y por en­de las ofi­ci­na, las sa­la, los sa­lo­nes de cla­ses.. to­do se re­du­ce. En es­pa­cios ca­da vez más com­pac­tos, se re­quie­ren so­lu­cio­nes fle­xi­bles e in­no­va­do­ras. Es así co­mo los proyectores de vi­deo de ti­ro ul­tra cor­to vie­nen a ser el equi­po ideal en au­las, la­bo­ra­to­rios, sa­las de jun­tas y hudd­le rooms.

¿PA­RA QUÉ SIR­VEN LOS PROYECTORES DE TI­RO UL­TRA COR­TO?

Co­no­ci­dos co­mo proyectores de ul­tra gran an­gu­lar o de ul­tra gran al­can­ce, es­tos proyectores son la so­lu­ción a es­pa­cios pe­que­ños que re­quie­ren de una gran ima­gen.

De una u otra for­ma, to­dos he­mos asis­ti­do a la pre­sen­ta­ción don­de el ex­po­si­tor em­plea un pro­yec­tor, mis­mo que co­lo­ca en una mesita a al­gu­nos me­tros de dis­tan­cia de la pan­ta­lla. Tam­bién he­mos vis­to que el haz de luz in­va­de la ca­ra y fas­ti­dia los ojos del pre­sen­ta­dor y si es una per­so­na di­ná­mi­ca que ca­mi­ne du­ran­te su char­la, ve­re­mos con­ti­nuas som­bras pro­vo­ca­das por su cuer­po al ser un obs­tácu­lo an­te la luz del pro­yec­tor. Es­to su­ce­de con proyectores con­ven­cio­na­les y con los proyectores por­tá­ti­les. An­te es­ta pro­ble­ma­ti­ca sur­gie­ron los proyectores de ti­ro ul­tra cor­to, los cua­les eliminan las mo­les­tas som­bras de la gen­te que “blo­quea” mo­men­tá­nea­men­te el haz de luz y eliminan el des­lum­bra­mien­to de los pre­sen­ta­do­res.

¿QUÉ ES EL TI­RO?

Ima­gi­ne­mos una lám­pa­ra de mano en­cen­di­da, si esa lám­pa­ra la acer­ca­mos de­ma­sia­do a una pa­red, ten­dre­mos un haz de luz pe­que­ño y con­cén­tri­co, si la va­mos ale­jan­do ten­dre­mos más su­per­fi­cie de re­fle­xión y con esa lám­pa­ra po­de­mos ilu­mi­nar to­da una pa­red si nos ale­ja­mos lo su­fi­cien­te de ella. Es es el mis­mo prin­ci­pio que apli­ca pa­ra los proyectores de vi­deo: ne­ce­si­tan dis­tan­cia en­tre el len­te y la pan­ta­lla pa­ra ge­ne­rar gran­des ta­ma­ños de ima­gen

Exis­ten proyectores de ti­ro lar­go, me­dio y cor­to. To­do de­pen­de de la apli­ca­ción. Es evi­den­te que los de ti­ro lar­go ne­ce­si­tan más po­ten­cia en la fuen­te de luz, por­que ne­ce­si­tan pro­yec­tar una ima­gen a ma­yor dis­tan­cia; ha­bla­mos de 10,000 lú­me­nes o más, mien­tras que los proyectores de ti­ro ul­tra cor­to ra­ra vez ex­ce­den los 3000 lú­me­nes por­que no ne­ce­si­tan una fuen­te de luz tan po­de­ro­sa pues ra­ra vez pro­du­ci­rán imá­ge­nes ma­yo­res a 100 pul­ga­das dia­go­na­les. De he­cho, 3000 lú­me­nes es un nú­me­ro bas­tan­te ge­ne­ro­so, por lo que in­clu­so pue­den ope­rar con luz am­bien­te o con lu­mi­na­rias ate­nua­das.

Ge­ne­ral­men­te, una pro­por­ción de lan­za­mien­to de me­nos de 1: 1 se con­si­de­ra ti­ro cor­to. Las re­la­cio­nes de lan­za­mien­to más co­mu­nes son 0,5: 1 y 0,3: 1, con el úl­ti­mo cum­plien­do la dis­tin­ción de ser “ti­ro ul­tra­cor­to”. Los proyectores de ti­ro cor­to ca­si nun­ca tie­nen len­tes ob­je­ti­vos con zoom y, en el ca­so de los proyectores de ul­tra cor­to al­can­ce, usan un es­pe­jo so­bre el cual se pro­yec­ta la ima­gen pri­me­ro, an­tes de re­fle­jar­se en la pan­ta­lla. Se an­clan a la pa­red en lu­gar de te­cho de mon­ta­je, y es­tán di­se­ña­dos pa­ra ser ins­ta­la­dos muy cer­ca de la pan­ta­lla: en­tre 45 y 60 cm. Los proyectores de ti­ro cor­to se usan con ma­yor fre­cuen­cia en las au­las, y son idea­les pa­ra em­pa­re­jar­se con pi­za­rras di­gi­ta­les. Uno po­dría ser ten­ta­do a co­lo­car un pro­yec­tor de ti­ro cor­to más atrás que el re­co­men­da­do pa­ra lo­grar una ima­gen muy gran­de en un pe­que­ño es­pa­cio (su­po­nien­do ni­ve­les de luz am­bien­tal su­fi­cien­te­men­te ba­jos, por su­pues­to). Es­to pro­ba­ble­men­te no funcionará, ya que los proyectores de ti­ro cor­to su­fren de des­via­ción por keys­to­ne (tra­pe­zoi­dal) se­ve­ra­men­te cuan­do se usan fue­ra de su ran­go de dis­tan­cia de ti­ro re­co­men­da­do y re­que­ri­rán un mon­ta­je muy crea­ti­vo pa­ra pro­du­cir una ima­gen sin dis­tor­sión. De­bi­do a que es­tán di­se­ña­dos pa­ra ta­ma­ños de pan­ta­lla más pe­que­ños (244 cm de an­cho o me­nos), los proyectores de ti­ro cor­to nor­mal­men­te no su­pe­ran los 3000 lú­me­nes. Si ne­ce­si­ta un pro­yec­tor más bri­llan­te y tie­ne es­pa­cio li­mi­ta­do, ten­drá que bus­car un pro­yec­tor de ins­ta­la­ción fi­ja con len­tes in­ter­cam­bia­bles.

Pon­ga­mos un ejem­plo con un pro­yec­tor de as­pec­to de ima­gen 16:10 y una pan­ta­lla de 85” de an­cho (216 cm): Lo an­te­rior quie­re de­cir que bas­ta una dis­tan­cia de 54 cm en­tre len­te del pro­yec­tor y la pan­ta­lla, pa­red o pi­za­rra pa­ra que un pro­yec­tor de ti­ro ul­tra cor­to ge­ne­re una ima­gen de 100” dia­go­na­les (85” de an­cho, 53” de al­to) en as­pec­to 16:10.

Al­gu­nos proyectores de ti­ro ul­tra cor­to uti­li­zan es­pe­jos pa­ra ha­cer una “re­tro­pro­yec­ción”, mien­tras que otros ocu­pan len­tes más so­fis­ti­ca­dos ti­po gran an­gu­lar que son más cos­to­sos por­que no es­tá per­mi­ti­da dis­tor­sión óp­ti­ca al­gu­na.

¿CÓ­MO ES­CO­GER UN PRO­YEC­TOR DE TI­RO COR­TO?

Por lo tan­to, el pri­mer pa­so pa­ra ele­gir un pro­yec­tor es de­ter­mi­nar el an­cho de la pan­ta­lla y qué tan le­jos pue­de co­lo­car­se el pro­yec­tor ha­cia la pan­ta­lla. Una vez que ha­ya he­cho es­to, sus op­cio­nes se re­du­ci­rán con­si­de­ra­ble­men­te. Por su­pues­to, us­ted pue­de te­ner fle­xi­bi­li­dad. Tal vez su es­pa­cio le per­mi­te mon­tar el pro­yec­tor en cual­quier par­te del te­cho. En es­te ca­so, aun­que téc­ni­ca­men­te pue­de ele­gir cual­quier pro­yec­tor que desee, de­be con­si­de­rar mon­tar el pro­yec­tor lo más cer­ca po­si­ble de la pan­ta­lla. La luz es­tá su­je­ta a la Ley del Cua­dra­do In­ver­so, lo que sig­ni­fi­ca que el bri­llo cae lo­ga­rít­mi­ca­men­te con una ma­yor dis­tan­cia, por lo que cuan­to más cer­ca pue­da mon­tar­lo, me­nos lu­mens ne­ce­si­ta­rá. En el otro ex­tre­mo es un ca­so en el que tie­ne un mon­ta­je exis­ten­te ins­ta­la­do en el te­cho que desea re­uti­li­zar. En es­te ca­so, ne­ce­si­ta­rá en­con­trar un pro­yec­tor que ten­ga la pro­por­ción exac­ta de re­la­ción de ti­ro dic­ta­da por la po­si­ción del so­por­te en re­la­ción con el an­cho de la pan­ta­lla. La luz am­bien­tal com­pi­te con la sa­li­da de de luz pro­yec­tor, pro­vo­can­do que la ima­gen se des­va­nez­ca o se “des­la­ve”. En es­te as­pec­to tam­bién in­ter­vie­ne el ti­po de pan­ta­lla que se uti­li­ce, su “co­lor” y la ga­nan­cia que ofrez­ca. Aun­que es pre­ci­so re­co­no­cer que en el mer­ca­do edu­ca­ti­vo, mu­chas ve­ces la pan­ta­lla es la pa­red o la pi­za­rra blan­ca o ver­de. Si ha de uti­li­zar­se una pan­ta­lla, es vi­tal que sea del ti­po au­to-pen­sio­na­da y que el ins­ta­la­dor o in­te­gra­dor eje­cu­te un es­tu­dio pa­ra sa­ber si se ne­ce­si­ta una pan­ta­lla, blan­ca, gris, pla­tea­da y con que fac­tor de ga­nan­cia. En el mun­do ideal en el que no vi­vi­mos, los proyectores siem­pre se usa­rían en la os­cu­ri­dad to­tal. Cuan­ta más luz am­bien­tal se aña­da, más se re­du­ce el con­tras­te y más se des­la­va la ima­gen. Un pro­yec­tor más bri­llan­te só­lo re­suel­ve par­cial­men­te el pro­ble­ma, ya que la luz am­bien­te se es­tá mez­clan­do con las par­tes más os­cu­ras de la ima­gen, ha­cién­do­las “nu­bla­das”. Si de­be usar un pro­yec­tor con luz am­bien­tal, nun­ca ob­ten­drá una ima­gen per­fec­ta, pe­ro es po­si­ble ob­te­ner al me­nos una ima­gen vi­si­ble.

El bri­llo del pro­yec­tor se mi­de en lú­me­nes ANSI (lú­me­nes pa­ra abre­viar). Pa­ra cal­cu­lar cuán­tos lú­me­nes se ne­ce­si­tan en un pro­yec­tor pa­ra de­ter­mi­na­do es­pa­cio, se re­quie­re co­no­cer la dis­tan­cia de ti­ro, el an­cho de la ima­gen, la can­ti­dad de luz am­bien­tal pre­sen­te en la ha­bi­ta­ción y el con­te­ni­do que mos­tra­rá. La for­ma más sen­ci­lla de ave­ri­guar es­to es uti­li­zar una cal­cu­la­do­ra de pro­yec­ción, una he­rra­mien­ta de soft­wa­re que de­ter­mi­na los nú­me­ros. Mu­chos fa­bri­can­tes de proyectores pro­por­cio­nan cal­cu­la­do­ras en sus si­tios web. Si no, Pro­jec­tor Cen­tral es un gran re­cur­so, y ofre­ce cal­cu­la­do­ras de pro­yec­ción pa­ra ca­si to­dos los mo­de­los de proyectores. Mu­chas de las es­pe­ci­fi­ca­cio­nes de los proyectores pue­den re­sul­tar en­ga­ño­sas, co­mo el ran­go de con­tras­te, el cual nor­mal­men­te re­sul­ta exa­ge­ra­do e inexac­to. In­clu­so la me­di­ción de lu­mi­no­si­dad po­dría no ser ho­mo­gé­nea en­tre di­ver­sos fa­bri­can­tes.

Ade­más ha­brá que te­ner en cuen­ta que la gran ma­yo­ría de es­tos proyectores uti­li­zan lám­pa­ras con­ven­cio­na­les cu­ya du­ra­ción re­sul­ta siem­pre mu­cho me­nor a la es­pe­ci­fi­ca­da y por en­de es pre­ci­so con­si­de­rar un gas­to adi­cio­nal ca­da cier­to tiem­po te­nien­do en cuen­ta las ho­ras de uso del pro­yec­tor. Lo mis­mo apli­ca pa­ra el con­su­mo eléc­tri­co que pue­de re­sul­tar al­to y que el ca­len­ta­mien­to de los proyectores pue­de dis­pa­rar el uso de cli­ma y aire acon­di­cio­na­do. To­do es­to tie­ne que ver con el lla­ma­do Cos­to To­tal de Pro­pie­dad, con­cep­to que no mu­chas em­pre­sas y es­cue­las lo ana­li­zan an­tes de ad­qui­rir unos po­cos, de­ce­nas o cien­tos de proyectores de ti­ro ul­tra cor­to.

Fi­nal­men­te es pre­ci­so con­si­de­rar ser­vi­cio téc­ni­co, man­te­ni­mien­to pre­ven­ti­vo y co­rrec­ti­vo, cláu­su­las de man­te­ni­mien­to y la ga­ran­tía en el equi­po y la fuen­te de luz , así co­mo la dis­po­ni­bi­li­dad de re­fac­cio­nes. Es me­jor com­prar en Mé­xi­co con dis­tri­bui­do­res au­to­ri­za­dos que res­pal­dan la mar­ca, in­clu­so me­ses y años des­pués de la ad­qui­si­ción de al­guno de sus pro­duc­tos. No so­bra de­cir que la be­lle­za en la ima­gen de un pro­yec­tor de­pen­de en gran me­di­da del buen tra­ba­jo de ins­ta­la­ción. No aho­rre di­ne­ro tra­tan­do de ha­cer una ins­ta­la­ción ca­se­ra me­dio­cre, con­tra­te a pro­fe­sio­na­les y exí­ja­les un tra­ba­jo de al­ta ca­li­dad.

Es por los que aquí les pre­sen­ta­mos una guía con los me­jo­res proyectores de vi­deo de ti­ro ul­tra cor­to de ven­ta en Mé­xi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.