Tec­no­mul­ti­me­dia In­fo­comm 2017

inst:all magazine mexico - - CONTENIDO -

Pa­ra es­tas fe­chas que us­ted lee es­ta re­vis­ta, ya ha­brán pa­sa­do 12 o más días des­pués del trá­gi­co te­rre­mo­to que azo­tó la Ciu­dad de Mé­xi­co y el otro pre­vio que es­tre­me­ció Oa­xa­ca y Chia­pas. Es­ta es una nue­va prue­ba pa­ra ciu­da­da­nos y go­bierno, in­clu­so pa­ra la ini­cia­ti­va pri­va­da.

Ca­da quien tu­vo y to­da­vía tie­ne la opor­tu­ni­dad de ayu­dar en el al­can­ce y en la cir­cuns­tan­cia que su en­torno y su vo­lun­tad se lo per­mi­tió.

Aun­que es plau­si­ble el avan­ce en re­gla­men­tos de cons­truc­ción y la ma­si­va or­ga­ni­za­ción ofi­cial de pro­tec­ción ci­vil, nos que­da mu­cho por ha­cer. Los go­bier­nos tie­nen que ser mu­cho más res­pon­si­vos y ági­les pa­ra en­fren­tar la emer­gen­cia sin de­jar­le la pri­me­ra res­pon­sa­bi­li­dad a la po­bla­ción. Las ins­tan­cias po­lí­ti­cas tam­po­co de­ben es­pe­rar que la ayu­da hu­ma­ni­ta­ria lle­gue de la gen­te; en es­te país so­bra di­ne­ro y cuan­do las tra­ge­dias su­ce­den, los re­cur­sos van muy len­tos.

Des­de nues­tra in­dus­tria tam­bién se aplau­de el tra­ba­jo de aque­llos téc­ni­cos, in­ge­nie­ros o em­pre­sas que apo­ya­ron con mi­cró­fo­nos ti­po boom, sis­te­mas de au­dio por­tá­ti­les y más. Pe­ro hoy a se­ma­nas de la tra­ge­dia, tam­bién hay opor­tu­ni­dad de co­la­bo­rar con lo me­jor que sa­be­mos ha­cer. ¿Qué tal do­nar un ci­ne en ca­sa pa­ra un hos­pi­tal in­fan­til? o ¿un sen­ci­llo sis­te­ma de au­dio y vi­deo de emer­gen­cia y eva­cua­ción pa­ra una es­cue­la de su co­mu­ni­dad? ¿re­ga­lar me­gá­fo­nos a la igle­sia de la co­lo­nia don­de se ubi­can sus bo­de­gas? Hay va­rias em­pre­sas que tie­nen la po­si­bi­li­dad eco­nó­mi­ca de ha­cer­lo; no es bueno ne­gar­lo ni ig­no­rar­lo.

Tam­bién vie­nen tiem­pos de re­cons­truc­ción, se­ría bueno que las em­pre­sas pu­die­ran apo­yar con pre­cios pre­fe­ren­tes a otras com­pa­ñías que su­frie­ron pér­di­das de in­fra­es­truc­tu­ra.

La ayu­da pue­de y de­be fluir des­de los más afor­tu­na­dos, los que te­ne­mos vi­da, sa­lud y tra­ba­jo.

No nos que­da más que ex­pre­sar nues­tras con­do­len­cias, nues­tra so­li­da­ri­dad, nues­tras ora­cio­nes y nues­tros pen­sa­mien­tos a aque­llos que un día 19 de sep­tiem­bre per­die­ron la vi­da, lo mis­mo en 1985 que en 2017.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.