El fu­tu­ro de la vi­deo­con­fe­ren­cia

inst:all magazine mexico - - UCC -

Ha­ce al­gún tiem­po, la fir­ma de aná­li­sis de mer­ca­dos Frost

&Su­lli­van pu­bli­có un in­for­me de­ta­llan­do la rá­pi­da ta­sa de cre­ci­mien­to de los ser­vi­cios de vi­deo­con­fe­ren­cia en Amé­ri­ca La­ti­na. Según su in­for­me, se es­ti­ma que el mer­ca­do de ser­vi­cios de con­fe­ren­cias cre­ce­rá un 23% en los pró­xi­mos cua­tro años (has­ta 2021), lo que en úl­ti­ma ins­tan­cia re­pre­sen­ta­rá in­gre­sos anua­les de 138,6 mi­llo­nes de dó­la­res. El cre­ci­mien­to ex­po­nen­cial se­rá im­pul­sa­do por al­tas ta­sas de desa­rro­llo en co­mu­ni­ca­cio­nes vi­sua­les y co­la­bo­ra­ción, cre­ci­mien­to de equi­pos vir­tua­les, re­duc­ción de cos­tos y me­jo­ras en la pro­duc­ti­vi­dad.

Una en­cues­ta con­jun­ta rea­li­za­da por Reds­hif­tRe­search y pa­tro­ci­na­da por Cis­co pro­por­cio­na el con­tex­to pa­ra es­ta de­cla­ra­ción. Según la en­cues­ta, el 87 por cien­to de los jóvenes en­cues­ta­dos pre­fe­ri­rían tra­ba­jar pa­ra una or­ga­ni­za­ción más «ha­bi­li­ta­da pa­ra vi­deo» so­bre una que li­mi­ta su in­ver­sión en vi­deo­con­fe­ren­cia. Ade­más, el 84 por cien­to de los en­cues­ta­dos cree que con­fia­ría en reunio­nes vir­tua­les con vi­deo pa­ra una de ca­da cua­tro in­ter­ac­cio­nes co­mo mí­ni­mo

¿Qué nos es­pe­ra en el fu­tu­ro de la vi­deo­con­fe­ren­cia ? He aquí al­gu­nas pre­dic­cio­nes y ten­den­cias ba­sa­das en tec­no­lo­gías ve­ni­de­ras, así co­mo en da­tos so­bre usos y cos­tum­bres de las di­ver­sas pla­ta­for­mas, al­gu­nas to­ma­das de los blogs “10 Trends Sha­ping the Fu­tu­re of Con­fe­ren­cing Ser­vi­ces” de EZ Talks y “The fu­tu­re of vi­deo con­fe­ren­cing—3 trends breat­hing new li­fe in­to a de­ca­des old in­dustry” de Mi­cro­soft Of­fi­ce.

Los jóvenes mi­lle­nials quie­ren y ne­ce­si­tan ser­vi­cios de vi­deo­con­fe­ren­cia de al­ta ca­li­dad. Es­tán acos­tum­bra­dos a lle­var su vi­da so­cial y fa­mi­liar en vi­deo, así que tie­nen ex­pec­ta­ti­vas al­tas de po­der eje­cu­tar sus la­bo­res pro­fe­sio­na­les con una po­de­ro­sa pla­ta­for­ma de vi­deo­con­fe­ren­cia co­mo he­rra­mien­ta cla­ve en su vi­da la­bo­ral dia­ria.

La ex­pe­rien­cia de usua­rio es cla­ve. Ya no va­le que la vi­deo­con­fe­ren­cia sea so­lo pa­ra eru­di­tos en tec­no­lo­gía o expertos en tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción (TI). Cual­quier per­so­na de­be­rá ser ca­paz de eje­cu­tar una vi­de­con­fe­ren­cia tal cual pue­de ha­cer una lla­ma­da de vi­deo por Fa­ce­book o por What­sApp. La in­ter­faz de usua­rio de­be ser lo más cla­ra y sen­ci­lla po­si­ble.

To­do de­be es­tar ba­sa­do en dis­po­si­ti­vos mó­vi­les. Es un he­cho que ca­da día se ocu­pan me­nos las compu­tado­ras de es­cri­to­rio y las lap­tops. La gen­te quie­re usar su ta­blet y su smartp­ho­ne to­do el tiem­po. La vi­deo­con­fe­ren­cia de­be prio­ri­zar su in­ter­faz en el uso de dis­po­si­ti­vos mó­vi­les.

En to­dos la­dos. Es pre­ci­so que la vi­deo­con­fe­ren­cia pue­da rea­li­zar­se en to­dos los es­pa­cios de una em­pre­sa. Ya no es pre­ci­so te­ner una gran sa­la de jun­tas con to­dos los ar­ti­lu­gios tec­no­ló­gi­cos de mo­da. Las pla­ta­for­mas de vi­deo­con­fe­ren­cia de­be­rían po­der usar­se en sa­lo­nes, hudd­le rooms, ofi­ci­nas pri­va­das o en es­pa­cios abier­tos. In­clu­so en ae­ro­puer­tos, tre­nes, sa­las de es­pe­ra y más. Al ca­bo so­lo se ne­ce­si­ta una ro­bus­ta co­ne­xión de in­ter­net de ban­da an­cha.

To­do es IP. La red te­le­fó­ni­ca con­mu­ta­da (PSTN) se si­gue usan­do pe­ro ya ha cum­pli­do su co­me­ti­do. To­do pa­sa por VoIP, así que es pre­ci­so que las em­pre­sas con­si­de­ran la in­fra­es­truc­tu­ra ne­ce­sa­ria.

To­do es web y to­do es cloud. La vi­deo­con­fe­ren­cia del fu­tu­ro in­me­dia­to (y del pre­sen­te) pre­ci­sa ha­bi­li­tar la co­la­bo­ra­ción en lí­nea. No bas­ta lla­ma­das ca­ra a ca­ra, es obli­ga­to­rio po­der te­ner reunio­nes of­fli­ne y ba­jo de­man­da (pa­ra dos o pa­ra cien­tos de per­so­nas), ade­más de po­der com­par­tir con­te­ni­do sin res­tric­cio­nes.

Ges­tión de con­te­ni­dos. La ges­tión de gra­ba­cio­nes de au­dio y vi­deo, el uso com­par­ti­do de ar­chi­vos y el es­pa­cio de tra­ba­jo co­la­bo­ra­ti­vo es el si­guien­te gran pa­so que los ser­vi­cios de con­fe­ren­cias tie­nen que to­mar pa­ra ma­du­rar sus pro­duc­tos. Es­to se hará más fá­cil con el pa­ra­le­lo cre­ci­mien­to si­mi­lar­men­te ace­le­ra­do de la compu­tación en la nu­be. Los ser­vi­cios de con­fe­ren­cia de­ben ser ca­pa­ces de ha­cer la bús­que­da de in­for­ma­ción, di­ge­ri­ble y fá­cil­men­te dis­po­ni­ble.

Las en­tre­vis­tas de tra­ba­jo. Ade­más del cre­cien­te uso so­cial aso­cia­do con la vi­deo­con­fe­ren­cia, aho­ra se es­tá vol­vien­do más co­mún du­ran­te el pro­ce­so de la en­tre­vis­ta mo­der­na. Las com­pa­ñías glo­ba­les a me­nu­do bus­can ta­len­to glo­bal, pe­ro via­jar fue­ra del es­ta­do o del país pa­ra una en­tre­vis­ta de tra­ba­jo no siempre es el me­jor en­fo­que. De­bi­do a es­to, un es­tu­dio re­cien­te lle­va­do a ca­bo por PGI su­gie­re que el 66 por cien­to de los can­di­da­tos pre­fie­ren las en­tre­vis­tas en vi­deo so­bre via­jar pa­ra cum­plir con un em­plea­dor po­ten­cial. Es­to es in­clu­so más co­mún con los can­di­da­tos lo­ca­les que pue­den ne­ce­si­tar pa­ra cum­plir con un equi­po gran­de cu­yos ho­ra­rios no se ali­nean.

Tra­duc­ción en tiem­po real y co­ne­xión a Lin­ke­dIn. En la mis­ma en­cues­ta de Reds­hift Re­search so­bre vi­deo­con­fe­ren­cia, se pre­gun­tó a los en­cues­ta­dos so­bre las ca­rac­te­rís­ti­cas fu­tu­ras que les ayu­da­rían a me­jo­rar las reunio­nes con la in­te­gra­ción em­pre­sa­rial. Cin­cuen­ta y cua­tro por cien­to de los en­cues­ta­dos mos­tra­ron in­te­rés en per­so­na­li­zar la ex­pe­rien­cia del es­pec­ta­dor con he­rra­mien­tas de in­ter­cam­bio de me­dios so­cia­les. Vein­tiún por cien­to pre­fe­ri­ría la tra­duc­ción de idio­mas en tiem­po real y las bur­bu­jas emer­gen­tes que pro­por­cio­nan in­for­ma­ción de Lin­ke­dIn y Sa­les­for­ce so­bre los par­ti­ci­pan­tes de la reunión.

La reali­dad vir­tual lle­va­rá la vi­deo­con­fe­ren­cia al si­guien­te ni­vel. Los ser­vi­cios de vi­deo­con­fe­ren­cia per­mi­ten a los par­ti­ci­pan­tes co­mu­ni­car­se en mu­chos ni­ve­les más allá de una lla­ma­da de con­fe­ren­cia tra­di­cio­nal. A tra­vés de la vi­sua­li­za­ción de las ex­pre­sio­nes fa­cia­les y el len­gua­je cor­po­ral, los par­ti­ci­pan­tes son ca­pa­ces de ex­pe­ri­men­tar di­fe­ren­tes pis­tas no ver­ba­les, que a me­nu­do cons­ti­tu­yen el 93 por cien­to de la co­mu­ni­ca­ción es­tán­dar. A tra­vés de la reali­dad vir­tual, los par­ti­ci­pan­tes pue­den to­mar reunio­nes vir­tua­les aún más “rea­lis­tas”.

Es­tas ten­den­cias nos mues­tran ha­cia don­de va la vi­deo­con­fe­ren­cia y cuá­les se­rán sus usos en el fu­tu­ro in­me­dia­to. ¿Tú em­pre­sa es­tá pre­pa­ra­da pa­ra es­tos cam­bios?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.