Tea­tro Jai­me To­rres Bo­det: La Tran­si­ción en la cul­tu­ra ta­pa­tía. Por Juan Car­los Flo­res.

inst:all magazine mexico - - PORTADA - POR JUAN CAR­LOS FLO­RES Fo­to­gra­fías cortesía: H Ale­jan­dro Cor­tes Juan Car­los Flo­res Ye­se­nia Zu­bie­ta

La la­bor del es­cri­tor Jai­me To­rres Bo­det (1902-1974) se desa­rro­lló en los pri­me­ros años del Mé­xi­co pos­re­vo­lu­cio­na­rio. Co­mo fun­cio­na­rio pú­bli­co, os­ten­tó di­fe­ren­tes car­gos a lo lar­go de su vi­da, y co­mo es­cri­tor, su obra abar­có la poe­sía, la na­rra­ti­va y el en­sa­yo.

El tea­tro que lle­va su nom­bre, inau­gu­ra­do en los al­bo­res de los años se­sen­ta, es un fo­ro em­ble­má­ti­co de Gua­da­la­ja­ra, cu­ya his­to­ria es­tá gra­ba­da en pie­dra en la co­pio­sa vi­da cul­tu­ral de es­ta ciu­dad, y que des­gra­cia­da­men­te a lo lar­go de los años ha­bía su­fri­do un des­gas­te na­tu­ral ex­tre­mo, que ori­lló a su cie­rre tem­po­ral.

Re­cien­te­men­te el re­cin­to fue ob­je­to de una pro­fun­da re­mo­de­la­ción es­té­ti­ca y téc­ni­ca, rea­li­za­da por la Di­rec­ción de Cul­tu­ra del Ayun­ta­mien­to de Gua­da­la­ja­ra, du­ran­te la ges­tión de Ri­car­do Duar­te y res­pal­da­da por una im­por­tan­te in­ver­sión, com­bi­nan­do fon­dos de di­ver­sas pro­ce­den­cias. Es­ta re­no­va­ción im­pli­có su re­for­za­mien­to es­truc­tu­ral, re­mo­ción de ins­ta­la­cio­nes hi­dro­sa­ni­ta­rias y eléc­tri­cas, ai­re acon­di­cio­na­do, nue­vas bu­ta­cas, ves­ti­do­res, y un mo­derno equi­po de ilu­mi­na­ción, tra­mo­ya y au­dio, ase­so­ra­do por la em­pre­sa es­pe­cia­li­za­da Chem­trol Mé­xi­co S.A. de C.V.

EL EQUI­PO HU­MANO

Ale­jan­dra Ca­sa­no­va, coor­di­na­do­ra ad­mi­nis­tra­ti­va, nos com­par­tió al­go de su ex­pe­rien­cia pro­fe­sio­nal: “Mi ca­rre­ra es bas­tan­te jo­ven. Es­tu­dié ges­tión cul­tu­ral en el ITESO en su pri­me­ra ge­ne­ra­ción, y a ni­vel fa­mi­liar fue un ries­go pa­ra mí, ya que la cul­tu­ra asus­ta a to­dos los pa­pás. Me dí cuen­ta de que la pro­duc­ción es­cé­ni­ca me apa­sio­na­ba, y tu­ve pe­que­ños pro­yec­tos, al­gu­nas pro­duc­cio­nes de tea­tro mías, y co­no­cien­do gen­te en di­fe­ren­tes pro­yec­tos, ter­mi­né tra­ba­jan­do pa­ra Lourdes González, (ex-di­rec­to­ra del Tea­tro To­rres Bo­det y LARVA (La­bo­ra­to­rio de Ar­te Va­rie­da­des)). Es­toy apren­dien­do tan­to en la pro­duc­ción nor­mal, co­mo tra­ba­jar en el ám­bi­to pú­bli­co, que pue­de ser bas­tan­te com­pli­ca­do”.

Ale­jan­dra nos da al­go de la his­to­ria del Tea­tro To­rres Bo­det: “Es­te no era ori­gi­nal­men­te un tea­tro. A prin­ci­pio de los se­sen­ta era una ga­le­ría de ar­te que des­pués se vino a com­ple­men­tar con el mu­seo Raúl An­guiano, jun­to con el cual for­ma el cir­cui­to cul­tu­ral lla­ma­do Pla­za del Ar­te. Pos­te­rior­men­te se

con­fir­mó co­mo un cen­tro cul­tu­ral con un es­ce­na­rio pe­que­ño. A prin­ci­pios de los no­ven­tas le hi­cie­ron una re­mo­de­la­ción es­truc­tu­ral com­ple­ta y fi­nal­men­te le ha­bi­li­ta­ron la in­fra­es­truc­tu­ra de tea­tro. Des­pués de es­to trans­cu­rrie­ron mu­chos años de fal­ta de man­te­ni­mien­to.

Cam­bia la ad­mi­nis­tra­ción en el 2012, y Ri­car­do Duar­te, quien fue el di­rec­tor de cul­tu­ra en ese pe­río­do, vie­ne y se da cuen­ta de que el lo­cal ya es un ries­go pa­ra el pú­bli­co. Se rea­li­za un pe­ri­ta­je de pro­tec­ción ci­vil y se de­ci­de dar­le una ca­ra di­fe­ren­te, y que es­tu­vie­ra más ap­to pa­ra re­ci­bir pro­duc­cio­nes de ma­yor ca­li­dad. Se in­vir­tie­ron más de ocho mi­llo­nes de pe­sos en­tre fon­dos mu­ni­ci­pa­les, es­ta­ta­les y fe­de­ra­les. Fue­ron tres años de re­mo­de­la­ción en lo que se se­guía el pro­ce­so de re­mo­de­la­ción. Lo que se hi­zo en ge­ne­ral fue dar­le una es­té­ti­ca más neu­tral pa­ra que pu­die­ra re­ci­bir cual­quier ti­po de es­pec­tácu­los. To­do el pro­ce­so se reali­zó pa­ra be­ne­fi­ciar al es­pec­ta­dor de ma­ne­ra que tu­vie­ra una bue­na vi­si­bi­li­dad, y dis­fru­tar des­de cual­quier án­gu­lo.”

EL RENACIMIENTO

“Des­de su reaper­tu­ra, en cuan­to se hi­zo pú­bli­ca la inau­gu­ra­ción, to­da la co­mu­ni­dad ar­tís­ti­ca lo­cal vino a re­cla­mar su tea­tro, ya que prác­ti­ca­men­te to­dos los ar­tis­tas lo­ca­les en al­gún pun­to de su vi­da se pre­sen­ta­ron y al­gu­nos ca­si vi­vían aquí, cuan­do ofre­cían tem­po­ra­das. Es­te año lo que más te­ne­mos son pro­duc­cio­nes lo­ca­les que no te­nían un es­pa­cio en don­de pre­sen­tar­se, ya que han es­ta­do ce­rran­do mu­chos es­pa­cios al­ter­na­ti­vos en la ciu­dad, y el To­rres Bo­det vino a lle­nar ese ur­gen­te hue­co. Lo que más se pro­gra­ma es tea­tro pa­ra adul­tos y ado­les­cen­tes, y pa­ra el pú­bli­co in­fan­til, el cual es­tá muy cer­ca del tea­tro. Tam­bién la dan­za ha es­ta­do pre­sen­te, y se ha abier­to la in­vi­ta­ción pa­ra la mú­si­ca, no so­la­men­te de cá­ma­ra (te­ne­mos un piano de tres cuar­tos de co­la) sino tam­bién pa­ra con­cier­tos de rock, folk y otros gé­ne­ros.”

Li­li Ro­jas, di­rec­to­ra del fo­ro, se ha desem­pe­ña­do en le­tras, e ini­ció en la cues­tión de or­ga­ni­za­ción de even­tos en la Fe­ria In­ter­na­cio­nal del Li­bro en dos pro­gra­mas: El Pla­cer de la Lec­tu­ra, muy cer­cano con es­cri­to­res, en el que se les cues­tio­na­ba a los mis­mos co­mo lectores, y el En­cuen­tro In­ter­na­cio­nal de Pro­mo­to­res de la Lec­tu­ra. A par­tir de ahí ha es­ta­do en­fo­ca­da es­pe­cí­fi­ca­men­te en los te­mas de

Tea­tro, es­pe­cí­fi­ca­men­te con el gru­po Lu­na Mo­re­na y el fes­ti­val de tí­te­res or­ga­ni­za­do por es­te.

Ro­jas nos des­cri­be el To­rres Bo­det des­de su pers­pec­ti­va: “Yo in­gre­sé en es­te tea­tro en enero del 2017. An­tes de mí, es­ta­ba Lourdes González, quien se hi­zo car­go de la úl­ti­ma re­mo­de­la­ción que tu­vo el edi­fi­cio en ge­ne­ral. Es un fo­ro pe­que­ño pe­ro muy aco­ge­dor, con ca­pa­ci­dad pa­ra 244 per­so­nas. El equi­po de au­dio e ilu­mi­na­ción se re­no­vó por com­ple­to, con in­fra­es­truc­tu­ra de pun­ta, y to­do en tec­no­lo­gía LED, por lo que es un es­pa­cio eco­ló­gi­ca­men­te com­pro­me­ti­do. Se res­tau­ró la fa­cha­da y se re­no­vó to­da la bu­ta­que­ría. El pi­so del fo­ro se res­tau­ró, y pa­ra even­tos de per­fil mu­si­cal, fun­cio­na de mil ma­ra­vi­llas. An­te­rior­men­te el tea­tro te­nía un per­fil pre­do­mi­nan­te­men­te es­co­lar o aca­dé­mi­co, aun­que a la en­tra­da de Lourdes González, y con las ca­rac­te­rís­ti­cas téc­ni­cas que ad­qui­rió con la re­mo­de­la­ción, el per­fil se am­plió. Es­te es un fo­ro muy ac­ti­vo y la co­mu­ni­dad ar­tís­ti­ca lo ha ca­ta­lo­ga­do co­mo un fo­ro ge­ne­ro­so, con mu­chas cua­li­da­des y con una ca­pa­ci­dad pa­ra al­ber­gar pro­duc­cio­nes de cual­quier ti­po, siem­pre y cuan­do las di­men­sio­nes lo per­mi­tan”

Da­vid Mar­tí­nez, je­fe de fo­ro del To­rres Bo­det, to­ma la pa­la­bra: “Em­pe­cé a los 15 años, en Pue­bla, en una Igle­sia Cris­tia­na de la mano de los In­ge­nie­ros Pepe Her­nán­dez y Ju­lio Car­pin­te­ro, y de ahí una co­sa se dio con la otra. En la igle­sia en la que em­pe­za­mos en­ton­ces em­pe­cé co­la­bo­ran­do con una igle­sia de cin­co mil per­so­nas en los ser­vi­cios del do­min­go. Nun­ca fue mi in­ten­ción ser in­ge­nie­ro de au­dio, pe­ro al es­tar en un con­cier­to en vi­vo, el la­do téc­ni­co me apa­sio­nó, y fue en es­ta igle­sia en la que su­pe que exis­tía una ca­rre­ra y ha­bía don­de es­tu­diar. Mu­dán­do­me al DF fue que co­no­cí al in­ge­nie­ro Da­vid Mar­chand, quien me ayu­dó a lo­grar una be­ca pa­ra es­tu­diar en Ca­na­dá. Ahí per­ma­ne­cí seis me­ses en los que es­tu­dié un di­plo­ma­do en Dis­po­si­ción Es­cé­ni­ca Acús­ti­ca. Re­gre­san­do a Mé­xi­co me que­dé en Puer­to Va­llar­ta un tiem­po, ha­cien­do fies­tas pa­ra nor­te­ame­ri­ca­nos, y fue ahí que co­no­cí a mi es­po­sa. Me pa­sé a Gua­da­la­ja­ra y fui co­no­cien­do a gen­te de la lo­ca­li­dad, co­mo el in­ge­nie­ro Ralph Kai­ser y En­ri­que Mo­ra­les “Ches­ter”, quie­nes es­tán muy in­vo­lu­cra­dos en au­dio e ilu­mi­na­ción res­pec­ti­va­men­te. Gra­cias a ellos ter­mi­né re­la­cio­nán­do­me con las ins­ti­tu­cio­nes más fuer­tes de la lo­ca­li­dad, co­mo

Cul­tu­ra UdG, Cul­tu­ra Mu­ni­ci­pal y Cul­tu­ra del Es­ta­do, con las cua­les pu­de la­bo­rar en pro­duc­cio­nes muy in­tere­san­tes. Fue así que fi­nal­men­te ter­mi­né tra­ba­jan­do aquí”.

Da­vid nos na­rra su en­cuen­tro con el Tea­tro To­rres Bo­det: “Des­pués de ha­cer al­gu­nos fes­ti­va­les de tea­tro, me enamo­ré de es­te, por­que es un mer­ca­do muy di­fe­ren­te y re­pre­sen­ta re­tos téc­ni­cos muy di­ver­sos. Pa­ra mí, el tea­tro re­pre­sen­ta pre­ci­sión.

Cuan­do me in­vi­ta­ron a la en­tre­vis­ta de re­clu­ta­mien­to, de en­tra­da fue co­mo un de­to­nan­te el re­gre­sar a ha­cer es­te tra­ba­jo. La em­pre­sa que se en­car­gó de rea­li­zar la re­mo­de­la­ción (Chem­trol Mé­xi­co S.A. de C.V.) , te­nía muy cla­ro ha­cia dón­de iba es­te tea­tro: que cual­quier per­so­na que vi­nie­ra a pro­du­cir, pu­die­ra es­tar so­bra­da de to­do. En cuan­to a la ilu­mi­na­ción, po­de­mos pre­su­mir que la to­ta­li­dad de es­ta es tec­no­lo­gía LED. Te­ne­mos 25 lu­mi­na­rias con las cua­les po­de­mos lo­grar es­ce­nas bas­tan­te com­ple­jas y ya no ne­ce­si­ta­mos ilu­mi­na­ción tra­di­cio­nal, aun­que nos he­mos en­con­tra­do con que mu­chos de los pro­duc­to­res que lle­gan, aún es­tán pe­lea­dos con es­ta nue­va tec­no­lo­gía. Mi la­bor prin­ci­pal es tra­ba­jar en el dia­lo­go di­rec­to con los pro­duc­to­res y ha­cer esa in­ter­lo­cu­ción en­tre lo nue­vo y lo vie­jo”.

En el as­pec­to de au­dio, Da­vid nos da por­me­no­res: “Te­ne­mos un sis­te­ma li­neal de seis ga­bi­ne­tes de agu­dos y me­dios por la­do y un re­fuer­zo de gra­ves de un ga­bi­ne­te por la­do. Es­tá muy bien adap­ta­do a las exi­gen­cias. Por ejem­plo, aca­ba­mos de te­ner un con­cier­to ho­me­na­je a Ni­na Si­mo­ne, con una gran pro­duc­ción hu­ma­na y téc­ni­ca, y por otro la­do, un ci­clo de lec­tu­ras dra­ma­ti­za­das sin mi­cro­fo­nía. Tra­ta­mos de lo­grar que los re­cur­sos téc­ni­cos no in­flu­yan so­bre la eje­cu­ción”.

Mar­tí­nez fi­na­li­za: “A pe­sar de que es­ta­mos den­tro de un sis­te­ma en el que re­quie­res cier­tos pro­ce­sos pa­ra to­mar de­ci­sio­nes, to­dos nos sen­ti­mos con la li­ber­tad y el res­pal­do de nues­tro je­fe di­rec­to pa­ra to­mar las de­ci­sio­nes téc­ni­cas, de boo­king y programación. Los pla­nes in­me­dia­tos son cla­ros: que la gen­te nue­va co­noz­ca y se enamo­re del fo­ro a cor­to pla­zo. Es­ta­mos en­te­ra­dos de lo que pa­sa en la ciu­dad, y ade­más de lo que su­ce­de a ni­vel tec­no­ló­gi­co y de ten­den­cias de programación. En Gua­da­la­ja­ra es­tán pa­san­do mu­chas co­sas de cor­te mun­dial y el he­cho de te­ner un fo­ro tan lis­to pa­ra tea­tro es un re­to im­por­tan­te: crear una co­ne­xión ver­da­de­ra en­tre in­tér­pre­tes y es­pec­ta­do­res”

s ja Ro li Li

Al ej an dr a C as an ov a

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.