Cons­te­lla­tion de Me­yer trans­for­ma el Cen­tro de Ar­tes Es­cé­ni­cas de la pre­pa­ra­to­ria de Pa­lo Al­to

inst:all magazine mexico - - PORTADA - Fo­to­gra­fías: Tim Ma­lo­ney Cortesía Me­yer Sound

Ubi­ca­da ad­ya­cen­te a la Uni­ver­si­dad de Stan­ford, Pa­lo Al­to High School go­za de una repu­tación es­te­lar por su ex­ce­len­cia aca­dé­mi­ca que abar­ca to­das las áreas de es­tu­dio, des­de al­ta tec­no­lo­gía has­ta be­llas ar­tes. No es de ex­tra­ñar, en­ton­ces, que el nue­vo Cen­tro de Ar­tes Es­cé­ni­cas del cam­pus apro­ve­che la ma­gia di­gi­tal del sis­te­ma acús­ti­co Cons­te­lla­tion de Me­yer Sound pa­ra pro­por­cio­nar un apo­yo óp­ti­mo a los pro­gra­mas so­bre­sa­lien­tes de la es­cue­la de ar­tes, tea­tro mu­si­cal y mú­si­ca ins­tru­men­tal y co­ral.

Mi­chael Na­jar, di­rec­tor co­ral de la es­cue­la y pre­si­den­te del de­par­ta­men­to de ar­tes vi­sua­les e in­ter­pre­ta­ti­vas, se man­tu­vo fir­me des­de el prin­ci­pio de que el nue­vo tea­tro de 583 asien­tos pro­por­cio­na­ra un ni­vel de ca­li­dad acús­ti­ca y fle­xi­bi­li­dad que es­ta­ba au­sen­te en el vie­jo tea­tro que re­em­pla­za­ría.

“Mu­chas obras de mú­si­ca y tea­tro fue­ron crea­das pa­ra ser es­cu­cha­das en un am­bien­te acús­ti­co es­pe­cí­fi­co en cier­to ti­po de es­pa­cio”, ob­ser­va Na­jar. “Pe­ro no ha­bía for­ma de cons­truir una igle­sia de pie­dra del si­glo XVI, una sa­la de jazz y un tea­tro de ca­jas ne­gras. Así que cuan­do es­cu­ché Cons­te­lla­tion, su­pe que se­ría la me­jor op­ción pa­ra es­ce­na­rios co­mo el nues­tro. Pa­ra no­so­tros, ha si­do un cam­bio de jue­go”.

Una so­lu­ción Cons­te­lla­tion fue pro­pues­ta por Jedd de Lu­cia e Ian Hun­ter de Sha­lleck Co­lla­bo­ra­ti­ve, una em­pre­sa de co­la­bo­ra­ción con se­de en San Francisco, con­sul­to­res tea­tra­les y au­dio­vi­sua­les pa­ra el pro­yec­to. Pa­ra con­fir­mar sus re­co­men­da­cio­nes, Na­jar asis­tió a una de­mos­tra­ción de Cons­te­lla­tion en la se­de cen­tral de Me­yer Sound en Ber­ke­ley y tam­bién ex­pe­ri­men­tó una ecléc­ti­ca va­rie­dad de

mú­si­ca trans­for­ma­da por Cons­te­lla­tion en la sa­la de con­cier­tos Soun­dBox de la Sin­fó­ni­ca de San Francisco. “Las di­fe­ren­tes ca­rac­te­rís­ti­cas acús­ti­cas que po­dían lo­grar en la mis­ma ha­bi­ta­ción eran real­men­te in­creí­bles”, di­ce.

Cons­te­lla­tion es un sis­te­ma acús­ti­co ac­ti­vo que au­men­ta la acús­ti­ca fí­si­ca de la sa­la con re­fle­xio­nes tem­pra­nas adi­cio­na­les y re­ver­be­ra­ción pa­ra ayu­dar a per­so­na­li­zar el es­pa­cio de acuer­do con el ren­di­mien­to. La in­ter­pre­ta­ción co­ral se be­ne­fi­cia de una acús­ti­ca muy di­fe­ren­te a la del tea­tro mu­si­cal, por ejem­plo. De­bi­do a que Cons­te­lla­tion ope­ra en con­jun­ción con la sa­la fí­si­ca, la sa­la de­be ser di­se­ña­da con una acús­ti­ca na­tu­ral equi­li­bra­da y con una can­ti­dad re­la­ti­va­men­te ba­ja de re­ver­be­ra­ción. Bill Dohn de Dohn y Aso­cia­dos en Mo­rro Bay, Ca­li­for­nia, tra­ba­jó con los ar­qui­tec­tos pa­ra di­se­ñar el es­pa­cio óp­ti­mo pa­ra Cons­te­lla­tion.

“Ini­cial­men­te tu­ve al­gu­nas preo­cu­pa­cio­nes, ya que era la pri­me­ra vez que di­se­ña­ba una sa­la pa­ra alo­jar a Cons­te­lla­tion”, co­men­ta, “pe­ro es­toy ex­cep­cio­nal­men­te sa­tis­fe­cho con el re­sul­ta­do fi­nal. Me im­pre­sio­nó par­ti­cu­lar­men­te la for­ma en que el sis­te­ma com­bi­na per­fec­ta­men­te el es­ce­na­rio y la sa­la, dan­do a los in­tér­pre­tes la sen­sa­ción de es­tar en un gran au­di­to­rio con el pú­bli­co. Es­to real­za enor­me­men­te las in­ter­pre­ta­cio­nes mu­si­ca­les de una ma­ne­ra que ca­si nun­ca se lo­gra usan­do una con­cha pa­ra or­ques­ta de­trás de un pros­ce­nio”.

En el cen­tro del sis­te­ma Cons­te­lla­tion de Pa­lo Al­to High School se en­cuen­tra una pla­ta­for­ma de au­dio di­gi­tal D-Mi­tri®, que alo­ja los al­go­rit­mos pa­ten­ta­dos VRAS pa­ra ge­ne­rar las pri­me­ras re­fle­xio­nes y re­ver­be­ra­cio­nes tar­días que de­fi­nen las ca­rac­te­rís­ti­cas acús­ti­cas de una ha­bi­ta­ción con un efec­to com­ple­ta­men­te na­tu­ral.

Al­re­de­dor de la sa­la y so­bre el es­ce­na­rio hay 24 mi­cró­fo­nos mi­nia­tu­ra sen­si­bles pa­ra de­tec­tar la acús­ti­ca am­bien­tal, con un to­tal de 52 al­ta­vo­ces de ran­go com­ple­to y 12 sub­woo­fers com­pac­tos co­lo­ca­dos en la par­te su­pe­rior y al­re­de­dor del pe­rí­me­tro pa­ra re­pli­car el am­bien­te au­di­ti­vo desea­do. Me­dian­te un con­tro­la­dor de pan­ta­lla tác­til, el ope­ra­dor del sis­te­ma pue­de se­lec­cio­nar pre­sets op­ti­mi­za­dos pa­ra cual­quier ti­po de in­ter­pre­ta­ción mu­si­cal - des­de co­ro y or­ques­tal has­ta pe­que­ño con­jun­to y jazz de ban­da gran­de - así co­mo pa­ra tea­tro mu­si­cal, dra­ma, co­me­dia y con­fe­ren­cias.

To­dos los al­ta­vo­ces Cons­te­lla­tion em­plean la tec­no­lo­gía In­te­lli­gen­tDC ex­clu­si­va de Me­yer Sound pa­ra pro­por­cio­nar la ven­ta­ja só­ni­ca de los sis­te­mas au­to­ali­men­ta­dos con la

fa­ci­li­dad de ins­ta­la­ción de un so­lo ca­ble que trans­por­ta au­dio ba­lan­cea­do y DC de ba­jo vol­ta­je pa­ra ali­men­tar los am­pli­fi­ca­do­res in­ter­nos. Los mo­de­los re­pre­sen­ta­dos in­clu­yen al­ta­vo­ces UPJu­nior-XP, UP-4XP, HMS-10 y Ste­lla-4C más los sub­woo­fers MM-10XP.

Pa­ra el re­fuer­zo di­rec­to, el lo­cal es­tá equi­pa­do con un sis­te­ma de so­ni­do Me­yer Sound se­pa­ra­do, an­cla­do en el pros­ce­nio por cua­tro al­ta­vo­ces UPQ-1P, con uno a la iz­quier­da y otro a la de­re­cha y un par en el cen­tro. Pa­ra los de­lays, fills, sub­gra­ves y pro­ce­sa­mien­to de al­ta­vo­ces, el sis­te­ma tam­bién in­clu­ye dos al­ta­vo­ces UPJ-1P y 16 MM-4XP, dos sub­woo­fers de 600-HP y un pro­ce­sa­dor Ga­li­leo® 408. La par­te fron­tal del sis­te­ma es­tá com­pues­ta por una con­so­la mez­cla­do­ra di­gi­tal Ya­maha LS9 y una uni­dad de ma­triz y DSP Biamp

Te­si­ra DSP. La ins­ta­la­ción de Cons­te­lla­tion y PA di­rec­ta fue con­tra­ta­da a PCD Au­dio-Vi­deo Sys­tem In­te­gra­tion of San­ta Rosa, Ca­li­for­nia.

El Cen­tro de Ar­tes Es­cé­ni­cas de la Es­cue­la Pre­pa­ra­to­ria Pa­lo Al­to fue di­se­ña­do por Deems Le­wis McKin­ley Ar­chi­tec­tu­re of San Francisco con Gun­kel Ar­chi­tec­tu­re of Emery­vi­lle co­mo ar­qui­tec­to del pro­yec­to. Cons­trui­do a un cos­to de USD $29 mi­llo­nes, el nue­vo lo­cal tam­bién cuen­ta con una cú­pu­la de es­ce­na­rio de 68 pies de al­tu­ra, un fo­so pa­ra or­ques­ta que se pue­de ele­var y ba­jar, y un aula de tea­tro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.