Lar­ga vi­da al coaxial i4K es­tá por to­dos la­dos!

inst:all magazine mexico - - ADVERTORIAL -

La pu­bli­ci­dad, el fut­bol in­clu­so las no­ve­las con más ra­ting ya se lan­za­ron a pro­du­cir en Ul­tra HD pa­ra destacar sus tra­ba­jos en un mar de con­te­ni­dos.

Net­flix lo exi­ge en las pro­duc­cio­nes más re­cien­tes que co­mi­sio­na. Las pla­ta­for­mas de TV pa­ga es­tán ya sa­can­do ca­na­les en UHD. Los fa­bri­can­tes de dis­plays (el mo­du­lo LED que va den­tro del te­le­vi­sor) es­tán dan­do el sal­to des­de HD has­ta los 4,000 pi­xe­les. Tan­to es así que las olim­pia­das de Tok­yo 2020 se van a pro­du­cir en 8K.

PE­RO ¿DE QUÉ HABLAMOS EXAC­TA­MEN­TE CUAN­DO DECIMOS 4K?

Re­cor­de­mos que exis­ten dos es­tán­da­res: la ver­sión broad­cast (UHD: 3840x2160) y la ver­sión “Holly­wood” (DCI: 4096x2160), es­ta úl­ti­ma con un “as­pect ra­tio” li­ge­ra­men­te más pa­no­rá­mi­co.

Si lle­va­mos am­bas re­so­lu­cio­nes a fre­cuen­cia de re­loj, ha­bla­ría­mos de 12 GHz. Es­te es­pec­ta­cu­lar an­cho de ban­da es lo que de­be ser ca­paz de ma­ne­jar un ca­ble pa­ra lle­var 4K de un lu­gar a otro. Te­nien­do en cuen­ta que el ca­ble de ca­te­go­ría CAT6a lle­ga has­ta 10G, ello nos obli­ga­ría a com­pri­mir la se­ñal 4K (con lo que im­pli­ca ade­más en la­ten­cia por el pro­ce­sa­do de co­di­fi­car/des­co­di­fi­car).

Por ello, pen­sa­mos que el coaxial aún tie­ne mu­cha vi­da por de­lan­te. Es un ca­ble sen­ci­llo de co­nec­to­ri­zar, muy no­ble en su desem­pe­ño, y no exis­te nin­gún or­ga­nis­mo que li­mi­te su fun­cio­na­li­dad a cien me­tros. Una nue­va ins­ta­la­ción que quie­ra pre­pa­rar­se pa­ra fu­tu­ros usos (y no tan­to), bien po­dría ins­ta­lar un coaxial que so­por­te 4K.

POR ESE MO­TI­VO, EN BELDEN CREAMOS LA NUE­VA SE­RIE DE COAXIALES PA­RA 4K/UHD.

Por ejem­plo, si te sue­na el có­di­go 1694, aho­ra exis­te una nue­va ver­sión lla­ma­da 4694. Lo mis­mo con otros ta­ma­ños (1855/4855, 1505/4505, et­cé­te­ra). Y tam­bién nue­vos co­nec­to­res BNC que aguan­ten los 12Ghz y no ha­gan de “cue­llo de bo­te­lla”. No es fá­cil sal­va­guar­dar la in­te­gri­dad de tal can­ti­dad de da­tos ¿Co­mo lo con­se­gui­mos?

Fun­da­men­tal­men­te adi­cio­nan­do una ca­pa de pla­ta al con­duc­tor de co­bre. Por el co­no­ci­do “efec­to piel”, la al­ta fre­cuen­cia (y el vi­deo lo es) va siem­pre por la su­per­fi­cie del con­duc­tor. Y una fre­cuen­cia de 12Ghz re­quie­re al­go más que co­bre. Por eso nos de­ci­di­mos por la pla­ta, por­que opo­ne me­nos re­sis­ten­cia. Qui­zás es un ma­te­rial me­nos eco­nó­mi­co que el co­bre, pe­ro fi­nal­men­te so­lo usa­mos una ca­pa fi­na de di­cho mi­ne­ral.

Fi­nal­men­te, nos gus­ta­ría ofre­cer al­gu­nos “tips” so­bre coaxial. Los ins­ta­la­do­res se­gu­ra­men­te ya los co­no­cen, pe­ro nun­ca vie­ne mal re­cor­dar:

El gran pe­li­gro a com­ba­tir en una se­ñal de au­dio/vi­deo es siem­pre el rui­do que me­ten las nu­me­ro­sas fuen­tes de in­ter­fe­ren­cia que nos ro­dean. Es­tas se di­vi­den en RFI (in­ter­fe­ren­cia de RF, o al­ta fre­cuen­cia) y EMI (in­ter­fe­ren­cia elec­tro­mag­né­ti­ca, o ba­ja fre­cuen­cia).

El blin­da­je me­dian­te la­mi­na de alu­mi­nio (“foil”) pro­te­ge la se­ñal con­tra la pri­me­ra, mien­tras que la ma­lla (“braid”) lu­cha con­tra la se­gun­da. Mien­tras el “foil” ga­ran­ti­za un 100% efec­ti­vi­dad (cu­bre com­ple­ta­men­te), la ma­lla pue­de te­ner hue­cos de­pen­dien­do de que tan tu­pi­do sea el en­ma­lla­do (has­ta 98% si usa­mos “do­ble ma­lla”).

Por otra par­te, los fa­bri­can­tes de­ben ser ca­pa­ces de dar el da­to del má­xi­mo ra­dio de cur­va­tu­ra de un coaxial, es de­cir, que tan­to po­de­mos do­blar­lo sin que el con­duc­tor se mue­va del cen­tro exac­to. Si cam­bia la dis­tan­cia en­tre el con­duc­tor y la tie­rra (foil/ma­lla), cam­bia la im­pe­dan­cia (la re­sis­ten­cia que el ca­ble opo­ne a la se­ñal), y en­ton­ces nos en­con­tra­re­mos que la se­ñal ya no al­can­za la dis­tan­cia ga­ran­ti­za­da.

La cla­ve aquí es­tá en el ma­te­rial del die­léc­tri­co o ais­lan­te: si es de­ma­sia­do blan­do (si el fa­bri­can­te no usa una bue­na in­yec­ción de gas ni­tró­geno en el po­li­eti­leno), el con­duc­tor se mo­ve­rá de su lu­gar en cuan­to em­pe­ce­mos a do­blar el coaxial.

Al­go pa­re­ci­do ocu­rre con la “pu­lling ten­sion”, es de­cir, con cuan­ta fuer­za po­de­mos ja­lar un coaxial. Si te­ne­mos el da­to del fa­bri­can­te, nos ase­gu­ra­mos que al me­ter­lo por el duc­to no va­mos a elon­gar el co­bre, a ha­cer­lo más fino, a crear un “va­lle” por don­de se pier­de se­ñal.

Fi­nal­men­te, me gus­ta­ría re­cor­dar­les la pri­me­ra pre­gun­ta que de­be­mos ha­cer­nos a la ho­ra de sa­ber que ca­ble ne­ce­si­ta­mos: ¿cuál es la apli­ca­ción? Y, so­bre to­do, ¿es pa­ra ins­ta­la­ción fi­ja o mó­vil? ¿Lo me­te­mos en el duc­to y nos ol­vi­da­mos? o ¿va­mos a sa­car­lo de la bo­bi­na y a usar­lo en am­bien­tes dis­tin­tos ca­da vez?

El con­duc­tor pue­de ser só­li­do, se­mi- so­li­do, fle­xi­ble o su­per- fle­xi­ble. Ca­da uno tie­ne un cos­to, de­pen­dien­do de cuál ten­ga que ser la vi­da útil de di­cho ca­ble. Me­re­ce la pe­na ad­qui­rir un ca­ble fle­xi­ble si va­mos a “mal­tra­tar­lo” en even­tos. Así evi­ta­mos te­ner que com­prar­lo una y otra vez..

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.