Faith San­ctuary eli­gió Roo­mMatch de Bo­se para me­jo­rar su so­ni­do

inst:all magazine mexico - - Contenido -

Los arre­glos de al­ta­vo­ces Roo­mMatch de Bo­se Pro­fe­sio­nal fue­ron par­te esen­cial de la re­no­va­ción com­ple­ta en in­fra­es­truc­tu­ra de au­dio que ha trans­for­ma­do el so­ni­do de Faith San­ctuary. El Pastor Gran­vi­lle McKen­zie, de la Faith San­ctuary, en To­ron­to, lle­va­ba un tiem­po sin estar sa­tis­fe­cho con el so­ni­do en el in­te­rior del re­cin­to que han ocu­pa­do por los úl­ti­mos 15 años: un edificio al­to es­ti­lo cha­let, con un área de bu­ta­cas am­plia en for­ma de aba­ni­co.

En ese lu­gar, los mu­ros de pie­dra y otras su­per­fi­cies reflejantes dis­mi­nu­yen la in­te­li­gi­bi­li­dad de la voz y ha­cen que se pier­dan ma­ti­ces de la mú­si­ca, ade­más de que te­ner una co­ber­tu­ra con­sis­ten­te era to­do un re­to. La so­lu­ción al pro­ble­ma lle­gó en for­ma de un sis­te­ma de al­ta­vo­ces Roo­mMatch de Bo­se Pro­fe­sio­nal.

El pastor McKen­zie es­ta­ba fa­mi­lia­ri­za­do con Bo­se co­mo una ex­ce­len­te mar­ca de con­su­mo, y te­nía tiem­po de ser par­ti­cu­lar­men­te afi­cio­na­do al sis­te­ma mu­si­cal Bo­se Wa­ve. Así que cuan­do un co­le­ga su­yo en una igle­sia con di­se­ño si­mi­lar le men­cio­nó el sis­te­ma Roo­mMatch, McKen­zie reac­cio­nó de in­me­dia­to.

“Me en­can­ta el sis­te­ma Bo­se Wa­ve y lo uso to­do el tiem­po”, afir­ma McKen­zie. “Nun­ca se me ocu­rrió que hu­bie­ran tras­la­da­do su tec­no­lo­gía a un sis­te­ma pro­fe­sio­nal de au­dio. Pe­ro ba­sán­do­me en la repu­tación que tie­ne la mar­ca y mi pro­pia ex­pe­rien­cia, me emo­cio­nó pro­bar el sis­te­ma Roo­mMatch”.

El ge­ren­te re­gio­nal del es­te de Ca­na­dá pu­so en con­tac­to a la com­pa­ñía de in­te­gra­ción Wes­tBury Na­tio­nal con Ja­son Reynolds, due­ño de An­jel Mu­sic Pro­duc­tions y di­rec­tor téc­ni­co de la igle­sia, para ex­pe­ri­men­tar la ins­ta­la­ción de Roo­mMatch en un Show en Las Ve­gas.

De acuer­do con Reynolds, es­cu­char el sis­te­ma Roo­mMatch en ac­ción en un es­pa­cio con re­tos acús­ti­cos si­mi­la­res re­ve­ló có­mo po­dría ayu­dar en Faith San­ctuary. “Ten­go mu­cha ex­pe­rien­cia co­mo in­ge­nie­ro de sa­la du­ran­te gi­ras y en­tien­do la cien­cia de­trás de Roo­mMatch, que es to­tal­men­te vá­li­da, que­ría pro­bar­la por mí mis­mo”, ex­pli­ca.

“Faith San­ctuary no es una igle­sia ha­bi­tual, te­ne­mos una ban­da con siete in­te­gran­tes y du­ran­te la ce­re­mo­nia, el so­ni­do pue­de al­can­zar ni­ve­les al­tos. Ne­ce­si­ta­ba es­cu­char el Roo­mMatch en ac­ción con una ban­da en vi­vo, no con tracks pre­via­men­te gra­ba­dos, fue una prue­ba de con­cep­to para no­so­tros y Roo­mMatch hi­zo exac­ta­men­te lo que pre­di­je que ha­ría: la cla­ri­dad es­ta­ba ahí, aún a vo­lú­me­nes al­tos”, con­ti­núa Reynolds.

Brock McGin­nis, de Wes­tbury Na­tio­nal, re­cal­có: “Bo­se ha si­do un ex­ce­len­te so­cio en el pro­yec­to Faith San­ctuary. Ha si­do una ma­ra­vi­lla tra­ba­jar con su equi­po de in­ge­nie­ros y sus he­rra­mien­tas, y por su­pues­to, los arre­glos Roo­mMatch sue­nan in­creí­ble. En Wes­tbury Na­tio­nal nos enor­gu­lle­ce­mos de nues­tra ha­bi­li­dad para pro­veer gran­des sis­te­mas para gran­des clien­tes y Bo­se nos ayu­dó a ha­cer jus­ta­men­te eso para el Pastor McKen­zie y su equi­po”.

La pri­me­ra ce­re­mo­nia des­pués de la ins­ta­la­ción del equi­po fue en agos­to pa­sa­do, y tan­to McKen­zie co­mo Reynolds afir­man que ha cam­bia­do to­do para la igle­sia. “Es­ta­mos ex­tre­ma­da­men­te con­ten­tos con el re­sul­ta­do del so­ni­do”, di­ce McKen­zie, “se en­tien­de ca­da pa­la­bra y la mú­si­ca es cla­ra y po­de­ro­sa”

Reynolds es­tá de acuer­do: “He­mos en­con­tra­do el ni­vel óp­ti­mo de vo­lu­men para el es­pa­cio y a par­tir de ahí ha si­do fan­tás­ti­co, a to­dos les en­can­ta có­mo so­na­mos aho­ra”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.