John Pe­llo­we acer­ca de Cons­te­lla­tion para apli­ca­cio­nes cor­po­ra­ti­vas y edu­ca­ti­vas

inst:all magazine mexico - - CENTRAL -

Los sis­te­mas de pro­ce­sa­mien­to de voz Cons­te­lla­tion me­jo­ran la in­te­li­gi­bi­li­dad mien­tras que siem­pre man­tie­nen la ima­gen na­tu­ral. El sonido se per­ci­be co­mo pro­ve­nien­te de la ubi­ca­ción de la per­so­na que ha­bla y no de los al­ta­vo­ces cer­ca­nos, más co­mún­men­te ex­pe­ri­men­ta­do con un PA dis­tri­bui­do”. -John Pe­llo­we Di­rec­tor del Pro­yec­to de Cons­te­la­ción

Co­mo Di­rec­tor de Pro­yec­to de Cons­te­lla­tion, John Pe­llo­we es uno de los miem­bros de un pe­que­ño equi­po que se en­car­ga de la ca­li­bra­ción y el sonido de los sis­te­mas acús­ti­cos ac­ti­vos Cons­te­lla­tion de Me­yer Sound en to­do el mun­do.

An­tes de unir­se a Me­yer Sound en 2006, Pe­llo­we ha­bía ga­na­do la dis­tin­ción co­mo in­ge­nie­ro de gra­ba­ción de mú­si­ca clá­si­ca ga­na­dor de un Grammy para Dec­ca Re­cords en Londres, y tam­bién se desem­pe­ñó co­mo di­rec­tor de in­ge­nie­ría de sonido para las gi­ras mun­dia­les de conciertos de Lu­ciano Pa­va­rot­ti y The Th­ree Te­nors. Una de las ta­reas más desafian­tes y re­cien­tes de Pe­llo­we fue la pues­ta a pun­to de tres sis­te­mas Cons­te­lla­tion en el edi­fi­cio Maersk, una in­no­va­ción tec­no­ló­gi­ca que se su­ma al Ins­ti­tu­to Pa­num para la for­ma­ción mé­di­ca en la Uni­ver­si­dad de Co­pen­ha­gue. En la si­guien­te charla, él dis­cu­te có­mo es­ta ins­ta­la­ción tra­za nue­vas di­rec­cio­nes para el pro­gra­ma Cons­te­lla­tion de Me­yer Sound. Pe­llo­we: El edi­fi­cio Maersk fue di­se­ña­do para ser el cen­tro de for­ma­ción mé­di­ca más eco­ló­gi­co y tec­no­ló­gi­ca­men­te avan­za­do de Eu­ro­pa. Fue un pro­yec­to sin com­pro­mi­sos de­bi­do al pre­su­pues­to gra­cias a la ge­ne­ro­si­dad de la fun­da­ción de la fa­mi­lia Maersk. Que­rían apli­car el en­torno de apren­di­za­je más avan­za­do a to­das y ca­da una de las áreas del edi­fi­cio, lo que su­pu­so la in­cor­po­ra­ción de Cons­te­lla­tion en los tres prin­ci­pa­les tea­tros de con­fe­ren­cias, el más pe­que­ño con una ca­pa­ci­dad apro­xi­ma­da de 130 y el más gran­de con más de 500 asien­tos. Pe­llo­we: Al­gu­nas sa­las de la es­cue­la de me­di­ci­na tie­nen pe­que­ños sis­te­mas de PA y los pro­fe­so­res usan mi­cró­fo­nos con­ven­cio­na­les. To­dos sa­be­mos que es­to es co­mu­ni­ca­ción uni­di­rec­cio­nal: una per­so­na ha­bla y to­dos los de­más es­cu­chan. Aun­que se pue­de ar­gu­men­tar que es­to es­tá bien para sa­las más pe­que­ñas, hay un inevi­ta­ble dis­tan­cia­mien­to en­tre el pro­fe­sor y los es­tu­dian­tes crea­do por la fal­ta de in­ti­mi­dad acús­ti­ca que cre­ce con el ta­ma­ño de la sa­la. Cuan­to más gran­de es el es­pa­cio, más po­co prác­ti­co re­sul­ta man­te­ner con­ver­sa­cio­nes bi­di­rec­cio­na­les que to­dos pue­dan en­ten­der.

En las ha­bi­ta­cio­nes más gran­des, si al­guien en la es­qui­na pos­te­rior iz­quier­da tie­ne una pre­gun­ta, po­cos pue­den en­ten­der lo que se di­ce a me­nos que el asis­ten­te le­van­te la voz. Así que la idea era crear un am­bien­te para sa­las más gran­des don­de, en pri­mer lu­gar, el

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.