A ve­ces que­re­mos vo­lar, cuan­do de­be­mos ca­mi­nar

inst:all magazine mexico - - Editorial -

Atodos -o a ca­si to­dos- nos en­can­ta co­mo la tec­no­lo­gía trans­for­ma es­pa­cios. Bas­ta re­co­rrer un ae­ro­puer­to in­ter­na­cio­nal pa­ra sa­ber co­mo la se­ña­li­za­ción di­gi­tal im­pac­ta y emo­cio­na. O co­mo un even­to pu­bli­ci­ta­rio ya no pue­de so­bre­vi­vir con posters y anun­cios es­tá­ti­cos.

To­dos qui­sié­ra­mos que el país se po­bla­ra de ta­blets y lap­tops, que to­dos los ha­bi­tan­tes ha­bla­ran in­glés y que fué­ra­mos in­he­ren­te­men­te há­bi­les con to­das las pla­ta­for­mas di­gi­ta­les de co­mu­ni­ca­ción y co­la­bo­ra­ción. Es la as­pi­ra­ción de vi­vir en pri­mer mun­do. No­so­tros lo que­re­mos pa­ra nues­tros hi­jos y pa­ra nues­tros nie­tos.

So­lo que pa­ra lo­grar­lo de­be­mos con­for­mar ba­ses só­li­das: te­ner una in­fra­es­truc­tu­ra que ase­gu­re ener­gía eléc­tri­ca, agua co­rrien­te, dre­na­je y con­di­cio­nes hi­gié­ni­cas en ca­da es­cue­la, en ca­da rin­cón de es­te país. Lue­go po­de­mos pen­sar en In­ter­net de ban­da an­cha. Mien­tras es­te país no se aver­güen­ce de la po­bre­za ex­tre­ma y eje­cu­te ver­da­de­ros pla­nes pa­ra erra­di­car­la y no so­lo nu­me­ro­lo­gía, no po­de­mos pen­sar en ser una so­cie­dad van­guar­dis­ta del si­glo XXI. Pa­ra es­tas fe­chas ya ten­dre­mos pre­si­den­te elec­to, pe­ro de­be­mos es­tar cons­cien­tes que no es un ilu­mi­na­do y que su mano san­ta no re­sol­ve­rá los pro­ble­mas de es­te país. En reali­dad se ne­ce­si­ta un go­bierno con­for­ma­do por las men­tes más bri­llan­tes (ca­da quien en su res­pec­ti­va área) que más allá del po­der po­lí­ti­co, ten­gan una vi­sión in­te­gral de es­tra­te­gias pú­bli­cas en be­ne­fi­cio de la po­bla­ción.

No po­de­mos de­jar to­do en ma­nos del go­bierno, nues­tras ac­cio­nes in­di­vi­dua­les y so­cia­les son cau­sa y con­se­cuen­cia de mu­chos de nues­tros ma­les y atra­sos. El te­ma ini­cial pa­sa por la ca­sa y por la fa­mi­lia: ni­ños con va­lo­res cre­cen y se trans­for­man en adul­tos res­pon­sa­bles en te­mas tan di­ver­sos co­mo cui­da­do del me­dio am­bien­te, res­pe­to por los ani­ma­les, ce­ro co­rrup­ción por mí­ni­ma que pa­rez­ca, amor a los an­cia­nos, pa­sión por la cul­tu­ra, las ar­tes o los de­por­tes… co­sas sen­ci­llas que se fo­men­tan to­dos los días.

Pen­se­mos en lo gran­de, pe­ro ac­tue­mos en lo pe­que­ño y co­ti­diano, esa pue­de ser una cla­ve pa­ra te­ner el Mé­xi­co que que­re­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.