HOM­BRE DE ES­TI­LO

Fer­nan­do No­rie­ga

InStyle (México) - - CONTENIDO - fo­tos DIE­GO FIERCE por RE­NA­TA GONZÁLEZ mo­da PA­TRI­CIA AGUIRRE

Pen­só que su fu­tu­ro es­ta­ría en la fo­to­gra­fía, pe­ro lue­go de ha­cer va­rios co­mer­cia­les des­cu­brió que la vi­da fren­te a una cá­ma­ra era igual o más apa­sio­nan­te. De eso ya van 15 años, en los que ha po­di­do ser es­tre­lla de te­le­no­ve­la, actor in­die, artista mul­ti­cul­tu­ral y, úli­ma­men­te, em­pre­sa­rio en el mun­do de la mo­da mas­cu­li­na

AFer­nan­do No­rie­ga siem­pre le han gus­ta­do las cá­ma­ras, por lo mis­mo, pen­só que se ga­na­ría la vi­da co­mo fo­tó­gra­fo; in­clu­so mien­tras es­tu­dia­ba co­mu­ni­ca­ción tra­ba­jó ha­cien­do se­sio­nes de fo­to pa­ra di­fe­ren­tes mo­de­los. Pe­ro un día, un ami­go lo in­vi­tó a ha­cer cas­ting pa­ra un co­mer­cial y se que­dó. Cuan­do se dio cuen­ta, ya lle­va­ba 15 anun­cios, y en­ton­ces des­cu­brió que le gus­ta­ba más es­tar fren­te a la len­te.

“Siem­pre he si­do muy tí­mi­do, y pen­sa­ba que no po­día ser bueno co­mo actor; me da­ba pá­ni­co es­cé­ni­co to­do el tiem­po, pe­ro po­co a po­co em­pe­cé a ven­cer los mie­dos”. De ahí, el actor na­ci­do en León, Gua­na­jua­to, ha­ce 38 años, dio al sal­to a la ac­tua­ción, pri­me­ro en la es­cue­la de TV Azteca, CEFAC, y una vez gra­dua­do, en va­rias te­le­no­ve­las, co­mo Amor en cus­to­dia.

A pe­sar de que le iba bien, que­ría más, y lo desea­ba tan­to que fre­nó su ca­rre­ra pa­ra en­con­trar pro­yec­tos que de­mos­tra­ran que no so­la­men­te sa­bía ha­cer te­le­no­ve­las.

“Hi­ce va­rias pe­lí­cu­las y lue­go me fui a Mon­te­rrey pa­ra una se­rie, Mo­rir en mar­tes. Es­tan­do allá sa­lió la opor­tu­ni­dad de pro­ta­go­ni­zar una película en Estados Unidos, Whe­re the Road Meets the Sun, y no lo du­dé; sa­qué mi per­mi­so, to­mé mis co­sas y me mu­dé”. De ahí si­guió Not­hing Against Li­fe, y po­co a po­co sur­gie­ron los con­tac­tos, las au­di­cio­nes, los pro­yec­tos. Al ver que era po­si­ble vi­vir en Los Án­ge­les y tra­ba­jar allá o en Mé­xi­co, el actor de El Chema y El se­ñor de los cie­los de­ci­dió que­dar­se en Holly­wood, y aho­ra, des­pués de 15 años de tra­yec­to­ria, por fin es­tá co­se­chan­do to­do lo que sem­bró.

“El flu­jo de mi ca­rre­ra ha­bría si­do un po­co más na­tu­ral si me hu­bie­ra que­da­do en Mé­xi­co, pe­ro si hu­bie­ra per­ma­ne­ci­do ha­cien­do no­ve­las to­da mi vi­da, otra his­to­ria hu­bie­ra re­sul­ta­do”.

Su vi­da en Los Án­ge­les es muy dis­tin­ta a la que lle­va­ba en Mé­xi­co. Ca­si no sle de fies­ta y su tiem­po li­bre lo de­di­ca a se­guir su pre­pa­ra­ción o a desa­rro­llar su otra pa­sión: la mo­da. En 2016 lan­zó su mar­ca, Lord & Ani­mal, de­di­ca­da a los ac­ce­so­rios pa­ra tra­jes, co­mo cor­ba­tas, mo­ños, but­to­niers, pins y lentes, y que cuen­ta en­tre sus clien­tes a Ma­lu­ma.

En ese sen­ti­do, Fer es un apa­sio­na­do de la mo­da y se sien­te afor­tu­na­do de vi­vir en Los Án­ge­les, don­de to­do el tiem­po, to­dos los días, pue­de ver nue­vas ten­den­cias.

“En cuan­to a es­ti­lo, me pongo ‘has­ta el mol­ca­je­te’. De­pen­de de có­mo me sien­ta, pe­ro me gus­ta atre­ver­me a usar lo que se me pe­ga la ga­na. Co­mo en­treno to­dos los días, siem­pre es­toy de pants. No quie­ro que to­do mun­do me vea ves­ti­do co­mo ce­le­bri­dad. Tra­to de te­ner mi pro­pio es­ti­lo, pe­ro siem­pre muy na­tu­ral”.

Hu­go by Hu­go Boss su­da­de­ra y te­nis. Cal­vin Klein pan­ta­lón. Louis Vuit­tonbol­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.