YO, MAI­TE

Se­ría fá­cil per­der el pi­so cuan­do se tie­nen 15 mi­llo­nes de se­gui­do­res en re­des o tras vender 50 mi­llo­nes de dis­cos, pe­ro no pa­ra Mai­te Pe­rro­ni, quien nos con­fie­sa que ja­más so­ñó con una ca­rre­ra ar­tís­ti­ca.

InStyle (México) - - CONTENIDO - fo­tos IZACK MO­RA­LES por EN­RI­QUE NA­VA­RRO mo­da PAU­LI­NA ZAS

Con 15 mi­llo­nes de se­gui­do­res en re­des, Mai­te si­gue con los pies en la tie­rra. Fo­to: Izack Mo­ra­les. Cynt­hia But­ten­klep­per

pan­ta­lón. Ma­ri­ka Vera body. Bim­bay Lo­la trench.

La tran­qui­li­dad con la que Mai­te ha­bla so­bre el ini­cio de su tra­yec­to­ria re­sul­ta con­tras­tan­te con lo re­ve­la­dor de su re­fle­xión: “Yo no que­ría ser ni ac­triz ni can­tan­te”, se­ña­la con mi­ra­da serena.

Llue­ve en en Ho­tel Ro­da­ven­to en Va­lle de Bra­vo cuan­do nos lo ase­gu­ra. Es­tá en­vuel­ta en una ba­ta des­pués de ha­ber pa­sa­do ho­ras en una se­sión ex­clu­si­va pa­ra InSty­le y es­tar ex­pues­ta a nu­bes car­ga­das y fríos vien­tos, pe­ro ni la lar­ga jor­na­da ni el cli­ma le han qui­ta­do la son­ri­sa.

Será por­que Mai­te sa­be que es­to es par­te de su tra­ba­jo, que así es co­mo ha con­se­gui­do 15 mi­llo­nes de se­gui­do­res en re­des o ven­di­do más de 50 mi­llo­nes de dis­cos con RBD, su ban­da debut. Será por­que re­cuer­da que no fue ella quien eli­gió la ac­tua­ción, sino al re­vés.

“Ter­mi­né la pre­pa­ra­to­ria e iba a es­tu­diar mer­ca­do­tec­nia y pu­bli­ci­dad en la uni­ver­si­dad, pe­ro an­tes me iba a to­mar un año sa­bá­ti­co pa­ra es­tu­diar in­glés en Estados Unidos. En esos días una ami­ga me in­vi­tó a ha­cer un cas­ting pa­ra con­du­cir Zap­ping Zo­ne de Dis­ney Chan­nel”. Mai­te fue de las fi­na­lis­tas, y pe­se a que Roger González re­sul­tó ele­gi­do co­mo con­duc­tor, le gus­tó la ex­pe­rien­cia. En­ton­ces re­con­si­de­ró una ofer­ta que le ha­bían he­cho en el Cen­tro de Edu­ca­ción Ar­tís­ti­ca (CEA), de Te­le­vi­sa, que con­sis­tía en pro­bar­se co­mo ac­triz, aun­que nun­ca an­tes lo ha­bía con­si­de­ra­do. “¿Y si lo in­ten­to en mi año sa­bá­ti­co, qué pa­sa­ría? Ahí fue cuan­do apos­té por me­ter­me al CEA, me enamo­ré de la ca­rre­ra y ya ja­más me fui”.

No po­dría de­cir­lo de for­ma más li­te­ral. Des­de 2004, cuan­do de­bu­tó en la te­le­no­ve­la Rebelde –de la que sur­gió el gru­po mu­si­cal RBD–, Mai­te ha ga­na­do dis­cos de oro y pla­tino co­mo so­lis­ta y de dia­man­te con su an­ti­gua agru­pa­ción. Tie­ne su pro­pia mu­ñe­ca Bar­bie, y sus te­le­no­ve­las, co­mo An­tes muerta que Li­chi­ta, y se­ries, co­mo La Ga­ta, han lle­ga­do a más de 180 paí­ses. Ade­más, el vi­deo de “Lo­ca”, su pe­núl­ti­mo sen­ci­llo, su­mó más de 172 mi­llo­nes de vis­tas. Pe­ro na­da de es­to le ha mo­vi­do el pi­so. Si­gue sien­do la mis­ma chi­ca ale­gre y te­rre­nal. To­do lo de­be a su fa­mi­lia y a la crian­za que tu­vo en­tre Gua­da­la­ja­ra y la Ciu­dad de Mé­xi­co.

“Mis pa­pás me re­ga­la­ron una vi­da muy lin­da, afor­tu­na­da y de fa­mi­lia”.

“Tu­ve la opor­tu­ni­dad de ser par­te de es­ta in­dus­tria a los 21 años, cuan­do ya te­nía una vi­da nor­mal, co­mo cual­quier per­so­na. Me fui con mis ami­gas de fies­ta, de via­je, tu­ve mi pri­mer no­vio, mi ca­sa, mi pe­rro. Tu­ve una exis­ten­cia nor­mal y no una con to­do es­te mood ar­tís­ti­co. Mis pa­pás me re­ga­la­ron una vi­da muy lin­da, afor­tu­na­da y de fa­mi­lia; eso me dio una ba­se muy só­li­da”.

Su per­so­na­li­dad sen­ci­lla tam­bién se re­fle­ja en su es­ti­lo, por eso pre­fie­re co­lo­res so­brios, pren­das có­mo­das y ma­qui­lla­je y pei­na­do que la ha­cen ver na­tu­ral.

“He pa­sa­do por eta­pas dis­tin­tas y al fi­nal con­clu­yo que de la mo­da lo que te aco­mo­da. Soy muy bá­si­ca en mi día a día, pro­cu­ro te­ner la co­mo­di­dad de sa­ber que a mí lo nor­mal, lo más li­neal y sim­ple es lo que me­jor me va. Cuan­do hay de­ma­sia­do ro­llo, me sien­to dis­fra­za­da”.

Pe­ro que Mai­te ten­ga controlada su per­so­na­li­dad an­te los re­flec­to­res o los mi­les de fans que se reúnen a verla no quiere de­cir que pa­ra lle­gar a es­to no ha­ya te­ni­do que ha­cer mu­chos sa­cri­fi­cios, in­clui­do su tiem­po.

SIEM­PRE HA­CIA ADE­LAN­TE

Cuan­do el fe­nó­meno RBD tras­cen­dió y cru­zó las fron­te­ras de Mé­xi­co, Mai­te sin­tió un ner­vio ge­nuino. Al­go que le su­ce­día, y aún aho­ra le si­gue pa­san­do, es que sien­te que los es­ce­na­rios a ve­ces lle­gan a mo­ver­se. “Has­ta me he caí­do, y más em­pe­zan­do con RBD. En el CEA to­mé cla­ses de vo­ca­li- za­ción co­mo par­te de la pre­pa­ra­ción, pe­ro no te­nía un back­ground mu­si­cal. Cuan­do al prin­ci­pio me subía al es­ce­na­rio con RBD me es­tre­sa­ba mu­cho y pen­sa­ba: ‘¿Qué ha­go aquí? Yo no can­to, voy a des­afi­nar’, pe­ro Eu­ge­nio Co­bo, di­rec­tor del CEA, me de­cía: ‘A ver, ¿eres ac­triz? En­ton­ces ac­túa co­mo si fue­ras can­tan­te. Es una opor­tu­ni­dad in­creí­ble, dis­frú­ta­la”.

Se lo cre­yó y dio to­do por ese pro­yec­to. Tam­bién te­nía cla­ro que se­gui­ría con­tan­do his­to­rias en las pan­ta­llas, pe­ro to­do eso, co­mo su­po­ne la ob­vie­dad, im­pli­ca­ba de­jar va­rias co­sas. “El sa­cri­fi­cio más fuer­te es cuan­do no pue­des es­tar en tiem­po ni en ca­li­dad con la gen­te que quie­res. Pa­ra mí lo más im­por­tan­te es mi fa­mi­lia; eso siem­pre es lo pri­me­ro. Pe­ro no hay más que se­guir tra­ba­jan­do. En el ca­mino no hay que pa­rar­se, sino se­guir cons­tru­yen­do, vi­sua­li­zan­do ha­cia el fu­tu­ro y así ca­mi­nar rum­bo a él”.

Pa­re­ce que el tiem­po le ha da­do la ra­zón. “Lo­ca” ha per­ma­ne­ci­do du­ran­te más de seis me­ses en el top 50 de Spo­tify en Mé­xi­co, y con­si­guió dis­co de oro y pla­tino. Ade­más lo­gró que su dis­que­ra, War­ner Mu­sic, le tu­vie­ra to­da la con­fian­za pa­ra sal­tar del pop a la ba­cha­ta y aho­ra al ur­bano.

Si bien nun­ca so­ñó con ser ac­triz ni can­tan­te, aho­ra son ejes de su vi­da que ja­más va a de­jar. “Se­guir tra­ba­jan­do: eso es lo más im­por­tan­te pa­ra mí por­que de esa for­ma no te das cuen­ta de có­mo pa­sa el tiem­po y si­gues ac­ti­vo y vi­gen­te. Así si­gues ha­cien­do lo que te gus­ta”.

Ma­ri­ka Vera body. Mi­chael Kors bla­zer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.