Per­so­na­li­dad agra­da­ble

la cla­ve de nues­tras re­la­cio­nes

La i Campeche - - FAMILIA - www.cmu­jer.com.mx

La ma­yo­ría de las per­so­nas, nos preo­cu­pa­mos de ma­sia­do por nues­tra ima­gen. En oca­sio­nes, gas­ta­mos de­ma­sia­do en ro­pa, tra­ta­mien­tos, pe­lu­que­ría con el fin de con­se­guir una de dos co­sas: pro­yec­tar una ima­gen pa­ra agra­dar a los de­más o agra­dar­nos a no­so­tros mis­mos.

Por al­gu­na ra­zón, pa­ra con­se­guir al­gu­na de las dos co­sas, nos con­cen­tra­mos en as­pec­tos me­ra­men­te fí­si­cos. Es­to sin po­ner­nos a pen­sar si te­ne­mos una per­so­na­li­dad agra­da­ble o que in­flu­ya en la per­cep­ción que exis­te so­bre nues­tra per­so­na.

De­be­mos te­ner en cuen­ta que, nun­ca va­mos a caer­le bien a to­do mun­do. Por con­si­guien­te, no de­be­mos cam­biar pa­ra la acep­ta­ción de los de­más. Mu­cho me­nos caer en el “yo soy co­mo soy” co­mo si nues­tra per­so­na­li­dad fue­ra obli­ga­da. De­be­mos en­con­trar nues­tro bie­nes­tar, ma­du­rar y cre­cer pa­ra me­jo­rar nues­tras re­la­cio­nes con los de­más. Sin em­bar­go, la re­la­ción que de­be ser prio­ri­dad es con no­so­tros mis­mos.

La re­la­ción con no­so­tros mis­mos: la cla­ve de una per­so­na­li­dad agra­da­ble

Con el pa­so de los años, lo úni­co que que­da de no­so­tros es lo que so­mos, no lo que apa­ren­ta­mos. La per­so­na­li­dad es lo que se man­tie­ne y, en ese sen­ti­do, de­be­ría­mos cui­dar­la y tra­ba­jar­la. Cen­trar­se me­ra­men­te en el as­pec­to fí­si­co, pue­de re­sul­tar muy pe­li­gro­so.

Por eso, es im­por­tan­te es­tar cons­cien­tes de la im­por­tan­cia de la ma­du­rez. De­be­mos asu­mir­la co­mo un pro­ce­so de cre­ci­mien­to per­so­nal y en­con­trar los efec­tos po­si­ti­vos que tie­ne pa­ra ofre­cer­nos.

De he­cho, mu­chos de los con­flic­tos fa­mi­lia­res, la­bo­ra­les y de pa­re­ja a los que nos en­fren­ta­mos, son con­se­cuen­cias de nues­tra re­la­ción con no­so­tros mis­mos. De he­cho, es­tos se dan prin­ci­pal­men­te a cau­sa del ni­vel de sa­tis­fac­ción que te­ne­mos con nues­tra per­so­na­li­dad. Otro as­pec­to que te­ne­mos que con­si­de­rar, es la sen­sa­ción de que no es­ta­mos bien aun­que nos va­ya bien. Es­to se de­be a la au­sen­cia de la ca­pa­ci­dad de cre­ci­mien­to per­so­nal, al­go que le da sen­ti­do y ple­ni­tud a nues­tras vi­das.

El re­to de me­jo­rar nues­tra per­so­na­li­dad

Tra­ba­jar pa­ra con­se­guir una per­so­na­li­dad agra­da­ble, no de­be­ría re­pre­sen­tar un ma­yor es­fuer­zo. Mu­chos es­pe­cia­lis­tas di­cen que es más di­fí­cil to­mar la de­ci­sión de ha­cer­lo, en lu­gar de lle­var­la a ca­bo. Y su­ce­de que, en reali­dad es al­go bas­tan­te sen­ci­llo: si no me sien­to bien con mi per­so­na, ne­ce­si­to desa­rro­llar una ac­ti­tud más sa­na ha­cia mí y mi en­torno.

De he­cho, el pro­ce­so de cam­biar nues­tra per­so­na­li­dad es en­ri­que­ce­dor. Es­to es en parte por­que re­ci­bi­mos emo­cio­nes po­si­ti­vas de las per­so­nas con las que tra­ta­mos. Lo me­jor de cam­biar nues­tra per­so­na­li­dad, es ob­ser­var y ana­li­zar nues­tras emo­cio­nes, lo que nos ayu­da­rá a sa­ber­las ma­ne­jar. Tam­bién es im­por­tan­te, re­co­no­cer nues­tros pun­tos dé­bi­les y me­jo­rar­los. Es­ta me­jo­ra se con­si­gue sa­can­do par­ti­do a nues­tras for­ta­le­zas.

Si quie­res ver más ar­tícu­los co­mo es­te vi­si­ta la pá­gi­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.