Ur­ge “es­cu­char al co­ra­zón”

La i Campeche - - SALUD -

El rit­mo de vi­da, la ali­men­ta­ción, los há­bi­tos en ge­ne­ral y su­ce­sos ines­pe­ra­dos pue­den po­ner al co­ra­zón al lí­mi­te y es­tre­sar­lo a tal pun­to que lle­ga a com­por­tar­se de ma­ne­ra irre­gu­lar da­ñan­do la sa­lud. Apren­der a “es­cu­char a nues­tro co­ra­zón y de­tec­tar cual­quier signo anor­mal en su com­por­ta­mien­to nos pue­de sal­var de una dis­ca­pa­ci­dad y has­ta la vi­da”, men­cio­nó Alex Pa­che­co, car­dió­lo­go elec­tro­fi­sió­lo­go, ads­cri­to al Hos­pi­tal ABC de San­ta Fe. En 2016 fa­lle­cie­ron en Mé­xi­co más de 121 mil per­so­nas a cau­sa de en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res, lo que re­pre­sen­ta 19 por cien­to de to­das las de­fun­cio­nes del país.

Uno de los pa­de­ci­mien­tos car­dio­vas­cu­la­res más fre­cuen­tes es la arrit­mia, de la cual hay prin­ci­pal­men­te cua­tro ti­pos, en­tre ellas la fi­bri­la­ción au­ri­cu­lar (FA) que, lle­gan­do a los 40 años, un cuar­to de la po­bla­ción tie­ne ries­go de desa­rro­llar­la.

Los sín­to­mas más co­mu­nes son pal­pi­ta­cio­nes (sen­sa­cio­nes de que el co­ra­zón la­te con mu­cha fuer­za o mu­cha ra­pi­dez), de­bi­li­dad, do­lor en el pe­cho, in­to­le­ran­cia al ejer­ci­cio, fa­ti­ga y dis­nea (fal­ta de ai­re al res­pi­rar), ma­reos y des­ma­yos.

“Uno de los sín­to­mas de la arrit­mia son los des­ma­yos. Si la per­so­na es­tá ma­ne­jan­do ca­mi­nan­do por la ace­ra o ba­jan­do escaleras y pier­de la cons­cien­cia es ca­si se­gu­ro que se vea en­vuel­to en un ac­ci­den­te que da­ñe se­ve­ra­men­te su sa­lud o la de otros”, aler­tó el es­pe­cia­lis­ta Alex Pa­che­co.

Los ma­les car­dio­vas­cu­la­res, co­mo la arrit­mia, cau­sa­ron la muer­te de 121 mil per­so­nas el año pa­sa­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.