Otras re­co­men­da­cio­nes

La i Campeche - - LAI/FAMILIA -

Re­du­ce el con­su­mo de azú­car re­fi­na­da:

No po­see nu­trien­tes ni mi­ne­ra­les y con­tie­ne a su vez nu­me­ro­sas sus­tan­cias quí­mi­cas que re­sul­tan no­ci­vas pa­ra nues­tro or­ga­nis­mo. Es­te ti­po de azú­car con­tri­bu­ye a la apa­ri­ción de dia­be­tes y afec­ta el pH del cuer­po.

Re­em­pla­za el ca­fé por el té ver­de:

Con­su­mir de­ma­sia­da ca­feí­na pue­de no so­lo al­te­rar cier­tas fun­cio­nes del or­ga­nis­mo, sino tam­bién afec­tar el as­pec­to de tu piel. El té ver­de tam­bién con­tie­ne ca­feí­na, pe­ro en una do­sis bas­tan­te me­nor que la del ca­fé y apor­ta be­ne­fi­cios ta­les co­mo la me­jo­ra en el me­ta­bo­lis­mo y la di­ges­tión.

Ali­via la zo­na con ro­da­jas de pe­pino:

Las ro­da­jas de pe­pino so­bre los ojos brin­dan una fres­cu­ra inigua­la­ble, ayu­dan a dis­mi­nuir la in­fla­ma­ción y me­jo­ran el as­pec­to de la piel can­sa­da. Lo ideal es apli­car­las an­tes de ir a dor­mir. Con so­lo 10 mi­nu­tos al día ya no­ta­rás la di­fe­ren­cia. Di­cen que los ojos son las ven­ta­nas del al­ma… y, por su­pues­to, nin­gu­na quie­re que un ras­go fa­cial tan im­por­tan­te que­de des­lu­ci­do. Afor­tu­na­da­men­te, exis­ten cier­tos há­bi­tos sen­ci­llos que pue­des in­cor­po­rar a tu ru­ti­na dia­ria pa­ra ol­vi­dar­te de una vez por to­das de las oje­ras. Es­pe­ra­mos que to­dos es­tos con­se­jos te sean de mu­cha uti­li­dad y que los pue­das po­ner en prác­ti­ca muy pron­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.