Con­se­jos

Pa­ra una me­mo­ria pro­di­gio­sa

La i Campeche - - LAI/FAMILIA -

La tec­no­lo­gía te ayu­da so­bre­ma­ne­ra, pe­ro tam­bién ha pro­pi­cia­do que los ce­re­bros sean más “pe­re­zo­sos”.

No in­ten­tas re­cor­dar un he­cho: lo bus­cas en in­ter­net. Si a eso le su­mas el ex­ce­so de in­for­ma­ción de to­dos los me­dios y las agen­das re­ple­tas de obli­ga­cio­nes, es fá­cil com­pren­der por qué te ol­vi­das de las co­sas. En el si­guien­te ar­tícu­lo en­con­tra­rás có­mo pue­des te­ner una me­mo­ria pro­di­gio­sa a tra­vés de ejer­ci­cios y nue­vos há­bi­tos.

La me­mo­ria pro­di­gio­sa se bus­ca:

Así co­mo el ce­re­bro “se ol­vi­da” de mu­chas co­sas, tam­bién pue­de re­cu­pe­rar­se en poco tiem­po. Eso quie­re de­cir, que ten­drás una ma­yor ca­pa­ci­dad men­tal al mo­men­to de co­men­zar con cier­tas téc­ni­cas o tru­cos pa­ra una me­mo­ria pro­di­gio­sa. En reali­dad, to­dos tie­nen la ca­pa­ci­dad pa­ra re­cor­dar, pe­ro el pro­ble­ma re­si­de en que la men­te se ha acos­tum­bra­do al me­nor esfuerzo. No pres­tar aten­ción, leer de ma­ne­ra su­per­fi­cial, es­tar pen­san­do en otra co­sa, no re­fle­xio­nar… son to­dos enemi­gos de la me­mo­ria. Ade­más, tie­nes que aña­dir que, cuan­do quie­res acor­dar­te de al­go y no lo lo­gras, el ce­re­bro li­be­ra es­trés.

Por eso, te cues­ta tan­to dar con esa pa­la­bra, esa ce­le­bri­dad o esa fe­cha que tie­nes guar­da­da en lo más pro­fun­do de la men­te.

Por otra par­te, de­bes re­co­no­cer que no per­mi­tes que el ce­re­bro pien­se, ra­zo­ne o re­cuer­de por sus pro­pios me­dios. No de­jas que des­can­se co­mo co­rres­pon­de, ni tam­po­co le das el tiem­po ade­cua­do pa­ra cap­tar in­for­ma­ción im­por­tan­te. ¿Có­mo te­ner bue­na me­mo­ria?

1. Re­cons­truir he­chos: Una bue­na ma­ne­ra de no ol­vi­dar dón­de las de­jas es, ob­via­men­te, es­co­ger un si­tio pa­ra ubi­car­las siem­pre, pe­ro sino, pue­des uti­li­zar la téc­ni­ca de re­cons­truc­ción de los he­chos. Es­to quie­re de­cir, que de­bes to­mar­te unos mi­nu­tos pa­ra re­cor­dar qué has he­cho des­de que lle­gas­te a ca­sa (qué te­nías en las ma­nos, dón­de de­po­si­tas­te otros ob­je­tos, por ejem­plo: la bol­sa de la com­pra, el mó­vil o el pa­ra­guas, qué es­ta­bas ha­cien­do la úl­ti­ma vez que vis­te las lla­ves). De pron­to, vi­sua­li­za­rás la zo­na don­de se en­cuen­tra. 2. Usar re­glas mne­mo­téc­ni­cas:

Qui­zás, cuan­do es­ta­bas en la es­cue­la, los maes­tros te en­se­ña­ron có­mo re­cor­dar fór­mu­las, he­chos o fe­chas uti­li­zan­do las lla­ma­das re­glas mne­mo­téc­ni­cas. Es­tas nos per­mi­ten

re­la­cio­nar in­for­ma­ción con fra­ses cor­tas o ca­de­nas de pa­la­bras. De es­ta ma­ne­ra, se com­pri­men mu­chos da­tos y se pue­de ac­ce­der a ellos de for­ma más sen­ci­lla.

3. Leer en voz al­ta: Mu­chas ve­ces, cuan­do ex­pli­cas al­go a otra per­so­na, los con­cep­tos se fi­jan me­jor. Ade­más de po­ner en pa­la­bras al­go que se ha es­tu­dia­do pa­ra pro­pi­ciar la com­pren­sión, el he­cho de que el ce­re­bro es­cu­che da­tos, le ayu­da en la re­ten­ción de los mis­mos.

4. Des­can­sar y re­la­jar­se: Si des­pués de pa­sar una ma­ña­na es­tu­dian­do vas al cine, mi­ras el in­for­ma­ti­vo o te que­da­mos re­vi­san­do el Fa­ce­book, es pro­ba­ble que no te acuer­des de los con­cep­tos o de los da­tos que ya apren­dis­te.

5. Cam­biar la ru­ti­na: El ce­re­bro ne­ce­si­ta nue­vos há­bi­tos y aven­tu­ras. La mo­no­to­nía lo vuel­ve aún más pe­re­zo­so y des­ga­na­do. Si quie­res re­cor­dar al­go y te­ner una me­mo­ria pro­di­gio­sa de­be­rías cam­biar al­gu­nas de las ac­ti­vi­da­des co­ti­dia­nas o al me­nos ha­cer­las de ma­ne­ra opues­ta. Los ele­men­tos no­ve­do­sos au­men­tan la eficacia men­tal, ya que la men­te tie­ne que pres­tar aten­ción a al­go que no co­no­cía o no es­ta­ba acos­tum­bra­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.