Huer­tos

Lo que ne­ce­si­to pa­ra te­ner uno en ca­sa

La i Campeche - - FAMILIA -

Te­ner un huer­to en ca­sa es una de las ideas que mu­chas te­ne­mos pa­ra te­ner una ac­ti­vi­dad re­crea­ti­va y cla­ro, apren­der a cul­ti­var nues­tros pro­pios ali­men­tos. Pe­se a lo an­te­rior, mu­chas no nos ani­ma­mos a rea­li­zar­lo de­bi­do a dos cues­tio­nes: pri­me­ro el es­pa­cio y se­gun­do la com­ple­ji­dad pa­ra ha­cer­lo.

Pe­se a lo que se cree, te­ner un huer­to en ca­sa (sin im­por­tar si se tra­ta de un de­par­ta­men­to) es po­si­ble. Pe­ro an­tes de to­do, ne­ce­si­ta­mos dis­po­si­ción, de­di­ca­ción y se­guir al­gu­nas re­co­men­da­cio­nes que ayu­da­rán a con­se­guir­lo.

Bus­ca el sol

Dos ele­men­tos se­rán in­dis­pen­sa­bles en tu huer­to: el agua y el sol. De­pen­dien­do de lo que quie­ras cul­ti­var en ca­sa se­rá el gra­do de sol que ne­ce­si­tes y, con ba­se a lo an­te­rior, se­rá el lu­gar que des­ti­nes pa­ra ello.

Ejem­plo: Si lo que bus­cas es cul­ti­var al­gún ve­ge­tal, tie­nes que con­si­de­rar que pa­ra su buen desa­rro­llo, és­tos ne­ce­si­ta­rán de, al me­nos, seis ho­ras de luz so­lar to­dos los días.

Evi­ta los ex­ce­sos: No eli­jas una zo­na que ten­ga mu­cho sol, ya que tam­po­co es bueno, pues co­rres el ries­go de que se que­men las hojas de al­gu­nas plan­tas. Bus­ca un zo­na que cuen­ta con sol y som­bra con el pa­sar de las ho­ras.

La ma­ce­ta co­rrec­ta

Pa­ra un buen cul­ti­vo es ne­ce­sa­rio te­ner la ma­ce­ta co­rrec­ta. Pa­ra sa­ber cuál es la que ne­ce­si­tas de­bes in­ves­ti­gar un po­co so­bre lo que quie­ras cul­ti­var, pues no to­das las plan­tas tie­nen la mis­ma raíz ni cre­cen de la mis­ma for­ma.

Las plan­tas ne­ce­si­tan una bue­na pro­fun­di­dad pa­ra que las raí­ces pue­dan cre­cer, por lo que en re­ci­pien­tes en­tre 7 y 15 cen­tí­me­tros de pro­fun­di­dad se pue­de plan­tar ca­si to­do.

“Tip“: Evi­ta las ma­ce­tas sin agu­je­ros; tus plan­tas ne­ce­si­tan que corra el agua. Si el re­ci­pien­te no trae, haz­los tú.

No le res­tes im­por­tan­cia a la tie­rra

Ele­gir la tie­rra no de­be ser al­go que se to­me a la li­ge­ra, ya que de és­ta apor­ta­rá los nu­trien­tes ne­ce­sa­rios pa­ra el cre­ci­mien­to de los ve­ge­ta­les y fru­tas que de­ci­das co­se­char en tu huer­to.

Lo ideal en es­tos ca­sos, se­gún ex­per­tos co­mo Vi­da­na­tu­ra­lia, es com­bi­nar va­rios ti­pos de abo­nos o sus­tra­tos, de­bi­do a que ca­da uno tie­ne ca­rac­te­rís­ti­cas par­ti­cu­la­res con apli­ca­cio­nes es­pe­cí­fi­cas. La tie­rra que eli­jas de­be te­ner los nu­trien­tes pa­ra per­mi­tir la en­tra­da de oxí­geno y ser ca­paz de man­te­ner una bue­na hu­me­dad.

Se­mi­llas

Mu­chas per­so­nas co­lo­can las se­mi­llas de una fru­ta o ver­du­ra que aca­ban de co­mer, sin em­bar­go, es­to po­dría ser un po­co más tar­da­do. Si quie­res ver re­sul­ta­dos más rá­pi­dos qui­zá lo me­jor se­ría sem­brar los bro­tes di­rec­ta­men­te.

Los ex­per­tos en jar­di­ne­ría acon­se­jan no es­tro­pear las raí­ces, por lo que re­co­mien­dan ha­cer un agu­je­ro lo su­fi­cien­te­men­te grande. Des­pués pre­sio­na li­ge­ra­men­te el sus­tra­to de al­re­de­dor de la plan­ta y rie­ga con una re­ga­de­ra.

Agua

No to­das las plan­tas re­quie­ren de la mis­ma can­ti­dad de agua ni se les pue­de re­gar de la mis­ma for­ma. Unas pre­ci­san que se les ro­cíe las hojas y otras que só­lo se rie­guen las raí­ces. Pa­ra no equi­vo­car­te pre­gun­ta a ex­per­tos có­mo de­be­rías re­ga­lar­la, o bien, re­vi­sa las ins­truc­cio­nes del so­bre de se­mi­llas que com­pras­te.

Otro pun­to que hay que te­ner en cuen­ta es la épo­ca del año, pues de­pen­dien­do de los ni­ve­les de hu­me­dad y la tem­pe­ra­tu­ra en el am­bien­te las plan­tas ne­ce­si­tan de más o me­nos agua.

No le di­gas no al fer­ti­li­zan­te

Ade­más del agua, las plan­tas ne­ce­si­tan de fer­ti­li­zan­te. Los más re­co­men­da­dos son los fer­ti­li­zan­tes ba­lan­cea­dos, (abo­nos NPK) que son bue­nos tan­to pa­ra las flo­res co­mo pa­ra los ve­ge­ta­les. Los abo­nos NPK tie­nen ni­tró­geno, fós­fo­ro y po­ta­sio, com­pues­tos que de­ben es­tar pre­sen­tes en la tie­rra pa­ra que las plan­tas se ali­men­ten y cons­tru­yan sus te­ji­dos.

Ojo con las pla­gas

Las plan­tas ten­drán vi­si­tan­tes, to­do es cues­tión de sa­ber de­tec­tar a tiem­po si se tra­ta de ami­gos o enemi­gos. Los pul­go­nes, in­sec­tos de la fa­mi­lia de los he­míp­te­ros, son una ma­la se­ñal.

Co­mo re­co­men­da­ción fi­nal, em­pie­za con lo que más te in­tere­se o gus­te, por­que así au­men­tas las pro­ba­bi­li­da­des de per­se­ve­rar en el cul­ti­vo de tus ve­ge­ta­les pa­ra tu huer­to en ca­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.