7 de Sep­tiem­bre de 2017

La i Merida - - Salud -

Mu­chas per­so­nas no com­pren­den bien qué son las aler­gias a los ali­men­tos, e in­clu­so los mé­di­cos pue­den es­tar con­fun­di­dos res­pec­to a la me­jor for­ma de diag­nos­ti­car­las, re­ve­la un in­for­me de la Aca­de­mia Ame­ri­ca­na de Pe­dia­tría (Ame­ri­can Aca­demy of Pe­dia­trics, AAP). Es co­mún que la gen­te pien­se que tie­ne una aler­gia a un ali­men­to, pe­ro la reali­dad po­dría ser dis­tin­ta, apun­tó el Dr. Scott Si­che­rer, au­tor lí­der del in­for­me de la AAP. “Si le pre­gun­ta a al­guien por la ca­lle si tie­ne una aler­gia a un ali­men­to, hay mu­chas pro­ba­bi­li­da­des de que di­ga sí”, di­jo Si­che­rer, quien es el di­rec­tor de aler­gias e in­mu­no­lo­gía pe­diá­tri­cas en el Hos­pi­tal Mount Si­nai, en Nue­va York. Pe­ro una ver­da­de­ra aler­gia a un ali­men­to im­pli­ca una reac­ción del sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio con­tra un ali­men­to en par­ti­cu­lar, ex­pli­có. Sim­ple­men­te por­que crea que un ali­men­to le cae mal no sig­ni­fi­ca que sea una aler­gia, di­jo Si­che­rer. Y es esen­cial dis­tin­guir una aler­gia de otras “reacciones ad­ver­sas” a los ali­men­tos, en­fa­ti­zó. “Al­gu­nas per­so­nas po­drían te­ner una in­to­le­ran­cia, por ejem­plo una in­to­le­ran­cia a la lac­to­sa”, se­ña­ló Si­che­rer. “A ve­ces es una reac­ción por una in­to­xi­ca­ción con un ali­men­to. A al­gu­nas per­so­nas sim­ple­men­te se les di­fi­cul­ta co­mer una co­mi­da gran­de”. Los sín­to­mas de las aler­gias a los ali­men­tos abar­can des­de una ur­ti­ca­ria le­ve (por ejem­plo, ur­ti­ca­ria) has­ta una reac­ción po­ten­cial­men­te letal lla­ma­da anafi­la­xia, que pue­de im­pe­dir la res­pi­ra­ción y ha­cer que el cuer­po en­tre en shock. Las per­so­nas con una ver­da­de­ra aler­gia de­ben evi­tar el ali­men­to pro­ble­má­ti­co, y qui­zá lle­var un au­to­in­yec­tor de epi­ne­fri­na (Epi­pen), en ca­so de que su­fran una reac­ción gra­ve. Pe­ro al­gu­nos mé­di­cos no sa­ben cuál es la me­jor for­ma de diag­nos­ti­car una aler­gia a un ali­men­to, se­gún el in­for­me de la AAP. En un es­tu­dio de mé­di­cos de aten­ción pri­ma­ria, un 38% di­je­ron erró­nea­men­te que las prue­bas de pun­ción cu­tá­nea o los aná­li­sis de san­gre son su­fi­cien­tes pa­ra diag­nos­ti­car una aler­gia a un ali­men­to de for­ma de­fi­ni­ti­va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.