10 de Sep­tiem­bre de 2017

La i Merida - - MISTERIOS-CONSULTORIOS -

CA­rran­ca flo­res

Ten­go un ve­cino o ve­ci­na que siem­pre arran­ca las flo­res de mi jar­dín y de­ja su ba­su­ra en la puer­ta de mi ca­sa. Es muy mo­les­to en­con­trar­se con ese ti­po de si­tua­cio­nes y qui­sie­ra sa­ber qué se pue­de ha­cer al res­pec­to, por­que ya es­toy has­ta la co­ro­ni­lla de lo que su­ce­de.

Acu­de al juez de paz

An­tes que na­da, tie­nes que sa­ber quién es la per­so­na que es­tá ha­cien­do to­dos esos he­chos que tan­to te mo­les­tan. Una vez que se­pas quién es, se­ría bueno que ha­bles con ella y le ex­pli­ques que es muy mo­les­to lo que ha­ce y que sino los de­ja de ha­cer, vas a to­mar me­di­das drás­ti­cas. Si esa per­so­na ha­ce ca­so omi­so de tu ad­ver­ten­cia; pue­des acu­dir con el juez de paz y ex­pli­car­le lo que su­ce­de y de pre­fe­ren­cia lle­va al­gu­na prue­ba don­de de­mues­tres que es­ta per­so­na es­tá sien­do mo­les­ta con­ti­go. Ha­bla con al­gún otro ve­cino que ha­ya si­do tes­ti­go de al­go ma­lo que tu otro ve­cino ha he­cho.

Ma­la re­la­ción Me sien­to muy de­pri­mi­da por­que aca­bo de ter­mi­nar una re­la­ción de cin­co años. Sé que fue lo me­jor, ya que mi ex pa­re­ja era una per­so­na muy ce­lo­sa, po­se­si­va y vio­len­ta, pe­ro eso no ha­ce que la de­je de ex­tra­ñar y he pen­sa­do en de­cir­le que re­gre­se­mos ¿Qué de­bo de ha­cer? ¿De­be­ría lla­mar­le?

De­ja las co­sas co­mo es­tán

Lo me­jor que pu­dis­te ha­ber he­cho fue de­jar a esa per­so­na, lo di­go por las ca­rac­te­rís­ti­cas que me co­men­tas. No ne­ce­si­tas es­tar con una per­so­na po­se­si­va, ce­lo­sa y vio­len­ta. Tó­ma­te un tiem­po pa­ra dar­te cuen­ta que lo me­jor fue es­tar le­jos de esa per­so­na y que pue­des te­ner una me­jor ca­li­dad de vi­da sin ella. Bus­ca con que dis­traer­te, es de­cir, sal con tus ami­gas, ve a vi­si­tar a un fa­mi­liar, haz ejer­ci­cio, ve al cine, en­tre otras mu­chas op­cio­nes. Si és­ta per­so­na te bus­ca, con mu­cha edu­ca­ción di­le que es ne­ce­sa­rio que te de tu es­pa­cio. uen­ta la le­yen­da que en los años 50 y du­ran­te lain­ter­ven­ción fran­ce­sa en Mé­xi­co, una mon­ja de nom­bre “Bea­triz“, quién vi­vía en un pe­que­ño con­ven­to a las afue­ras del es­ta­do de Du­ran­go, se enamo­ró de un sol­da­do fran­cés, cu­yo cuar­tel mi­li­tar es­ta­ba cer­ca de ese lu­gar. To­das los días y a la mis­ma ho­ra el jo­ven sol­da­do pa­sa­ba en com­pa­ñía de su tro­pa por la ave­ni­da prin­ci­pal fren­te al con­ven­to y Bea­triz siem­pre lo veía des­de una ven­ta­na de su dor­mi­to­rio. Un día, el sol­da­do de nom­bre “Fer­nan­do” lle­ga a las puer­tas del con­ven­to pi­dien­do ayu­da a la mon­ja por que el ejér­ci­to me­xi­cano los ha­bía em­bos­ca­do y en­tre el in­ter­cam­bio de dis­pa­ros sa­lió he­ri­do. En ese mo­men­to y al ver la de­ses­pe­ra­da si­tua­ción del com­ba­tien­te fran­cés, Bea­triz de­ci­de dar­le asi­lo por un par de días mien­tras re­cu­pe­ra su es­ta­do de sa­lud. Con el pa­so de los días, Bea­triz y Fer­nan­do se enamo­ra­ron uno del otro. Po­co des­pués, el sol­da­do tu­vo que re­ti­rar­se, ya que era el fin de la con­su­ma­ción de la in­ter­ven­ción fran­ce­sa, no sin an­tes des­pe­dir­se tris­te­men­te de su ama­da, a quien le pro­me­tió re­gre­sar Ex­pe­ri­men­tar Mi es­po­sa quie­re ex­pe­ri­men­tar en la ca­ma con ali­men­tos, co­mo co­mer fre­sas, un­tar­nos y la­mer cho­co­la­te, dis­fru­tar de le­che ba­ti­da, etc. Pe­ro sin­ce­ra­men­te es al­go que no me lla­ma la aten­ción ade­más que se me ha­ce ri­dícu­lo y cur­si. Eso no va con­mi­go y no sé co­mo de­cír­se­lo.

Deberías in­ten­tar­lo

Creo que tie­nes una men­te muy cua­dra­da y no te das la opor­tu­ni­dad de ex­pe­ri­men­tar nue­vas co­sas en la ca­ma. Yo te acon­se­jo que lo in­ten­tes, mí­ni­mo pa­ra de­cir que no te gus­tó o que no es lo tu­yo. Da­le esa pe­que­ña sa­tis­fac­ción a tu pa­re­ja de ha­cer co­sas nue­vas a la ho­ra de in­ti­mi­dar. Ella es­ta bus­can­do for­mas de rein­ven­tar­se o no caer en la mo­no­to­nía, así que pon tú tam­bién de tu par­te y pro­pón­le co­sas nue­vas pa­ra di­ver­tir­se. Pue­den ser idea co­mo ha­cer­lo en la pla­ya, ir a un mo­tel, com­prar al­gún jue­gue­te se­xual, etc. Ten en cuen­ta que to­do se ba­sa en la co­mu­ni­ca­ción. al­gún día. Mien­tras su tro­pa bus­ca­da un lu­gar en don­de es­con­der­se, el ejer­ci­to me­xi­cano dio con su pa­ra­de­ro y fu­si­ló a to­dos los sol­da­dos, en­tre ellos, Fer­nan­do. Bea­triz no sa­bía que ha­bía pa­sa­do con su enamo­ra­do por que ya te­nía me­ses des­de su par­ti­da. En nin­gún mo­men­to ella per­dió las es­pe­ran­zas y to­dos los días iba has­ta el cam­pa­na­rio de la ca­te­dral del pue­blo a es­pe­rar el re­gre­so de su ama­do. La­men­ta­ble­men­te su­ce­dió al­go trá­gi­co, una ma­ña­na mien­tras el sa­cer­do­te abría la puer­ta prin­ci­pal del tem­plo re­li­gio­so, se per­ca­tó del cuer­po de una mu­jer que ya­cía sin vi­da, al pa­re­cer ha­bía caí­do des­de el cam­pa­na­rio des­de una al­tu­ra de más de 30 me­tros. Días des­pués se des­cu­brió la iden­ti­dad de la vic­ti­ma, Bea­triz, quién se­gu­ra­men­te es­pe­ra­ba co­mo de cos­tum­bre el re­torno de su enamo­ra­do. Des­de ese trá­gi­co su­ce­so, al­gu­nos ha­bi­tan­tes que ca­mi­nan por los al­re­de­do­res de la ca­te­dral de Du­ran­go, ase­gu­ran ver to­das las no­ches la si­lue­ta de una mu­jer en el cam­pa­na­rio, ¿Se­rá la di­fun­ta Bea­triz que to­da­vía si­gue im­plo­ran­do la lle­ga­da de su ama­do?. Ca­fé He tra­ta­do de de­jar el ca­fé, ya que no me ha­ce bien por que pa­dez­co de gas­tri­tis, pe­ro sien­to que me es ne­ce­sa­rio to­mar­lo o mí­ni­mo te­ner al­go de ca­feí­na en mi sis­te­ma pa­ra sen­tir­me ac­ti­vo y con ener­gía. ¿Es men­tal o mi en reali­dad mi cuer­po lo ne­ce­si­ta? ¿Qué pue­do ha­cer al res­pec­to?

Sus­ti­tú­ye­lo por té ver­de.

Las prin­ci­pa­les ven­ta­jas de cam­biar del ca­fé al té ver­de es­tán re­la­cio­na­das con los con­te­ni­dos de ca­feí­na, la aci­dez y los an­ti­oxi­dan­tes. Hay mu­chos otros be­ne­fi­cios de cam­biar el ca­fé por el té ver­de, in­clu­yen­do un alien­to más fres­co, el au­men­to de la ta­sa me­ta­bó­li­ca, me­jo­ras en la in­mu­ni­dad y en la me­mo­ria, un me­jor flu­jo de san­gre al ce­re­bro, la re­duc­ción de ries­go de nu­me­ro­sas en­fer­me­da­des y me­nor do­lor pro­vo­ca­do por con­di­cio­nes in­fla­ma­to­rias ta­les co­mo la ar­tri­tis. Es por to­do eso que te re­co­mien­do ele­gir por el té ver­de pa­ra su­plan­tar el con­su­mo de ca­fé.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.