Pro­mue­ven la te con len­gua­je de se­nas

pa­ra ni­ños y jó­ve­nes sor­dos

La i Merida - - PORTADA -

En el mun­do de los si­len­tes ha­bi­ta Dios, y una mues­tra de es­te amor ce­les­tial se da to­dos los sá­ba­dos en la Ca­te­dral, en el ser­vi­cio de ca­te­cis­mo, pa­ra ni­ños y jó­ve­nes. Siem­pre les po­ne­mos de ejem­plo la pa­rá­bo­la de la cu­ra­ción de la per­so­na sor­da que ha­ce Je­sús y les de­ci­mos que el Hi­jo de Dios es el pri­mer ca­te­quis­ta de per­so­nas sor­das y el pri­me­ro que uti­li­za la len­gua de se­ñas, ex­pli­ca Cris­ti­na Pu­ga May, coor­di­na­do­ra en la Arquidiócesis de la ca­te­que­sis pa­ra dis­ca­pa­ci­dad au­di­ti­va. Dios los com­pren­de en len­gua­je de se­ñas, sub­ra­ya. Cris­ti­na Pu­ga re­cuer­da que el 4 de enero de 2018 cum­pli­rán 15 años de ser­vi­cio de ca­te­que­sis y ser­vi­cio de in­ter­pre­ta­ción de mi­sa, y que la Ca­te­dral fue pio­ne­ra en es­te ser­vi­cio, y del má­xi­mo tem­plo ca­tó­li­co se ex­ten­dió, a otras igle­sias co­mo Cris­to Rey de Pa­cab­tún, de es­ta ciu­dad; Acan­ceh y Pro­gre­so. Cris­ti­na Pu­ga ex­pli­ca que es­te ser­vi­cio ini­ció an­te la ne­ce­si­dad de dar aten­ción y for­ma­ción en la fe a per­so­nas sor­das los cua­les se han ex­ten­di­do a tra­duc­ción de mi­sas, ce­le­bra­ción de pri­me­ras co­mu­nio­nes, en­tre otros. La coor­di­na­do­ra re­cuer­da que ini­cia­ron el ser­vi­cio cuan­do el pa­dre Joel Tuz Ca­nul era rec­tor de la Ca­te­dral. El ar­zo­bis­po (Emi­lio Car­los Ber­lie Be­laun­za­rán) nos in­vi­tó a in­te­grar­nos a es­te es­pa­cio, de la Ca­te­dral que no te­nía ca­te­cis­mo, re­cuer­da de es­te ser­vi­cio, en el que han te­ni­do bue­na res­pues­ta. En Ca­te­dral tie­ne gru­po de cer­ca de 30 ni­ños. El ser­vi­cio es­tá abier­to pa­ra oyen­tes y sor­dos, a par­tir de 4 años de edad, por­que va­rios de los par­ti­ci­pan­tes acu­den, con sus her­ma­nos. Da­mos ca­te­que­sis en len­gua­je de se­ñas me­xi­ca­nas y ora­li­za­mos, reite­ra Cris­ti­na Pu­ga. El ca­te­cis­mo pa­ra dis­ca­pa­ci­dad au­di­ti­va se rea­li­za, con el ma­te­rial de la Arquidiócesis. La di­fe­ren­cia es ma­yor uso de ma­te­rial vi­sual. Los ca­te­quis­tas usan rom­pe­ca­be­zas, di­bu­jos, compu­tado­ras, pro­yec­cio­nes, to­do pa­ra los ni­ños, en­tre otros. Las ins­crip­cio­nes pa­ra el ca­te­cis­mo es­tán abier­tas los sá­ba­dos del mes, a las 4 p.m., en la Ca­te­dral, con en­tra­da so­bre la ca­lle 58. El ser­vi­cio es gra­tui­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.