13 de Sep­tiem­bre de 2017

La i Merida - - MISTERIOS-CONSULTORIOS -

In­sa­lu­bre

Hay un res­tau­ran­te que me gus­ta­ba mu­cho, pe­ro la úl­ti­ma vez que fui vi que la co­mi­da que se les caía al pi­so la se­guían uti­li­zan­do. Tam­bién re­ci­cla­ron co­mi­da de un clien­te que no se co­mió to­do y creo que no es sano que ha­gan es­tas co­sas. ¿Dón­de pue­do de­nun­ciar es­ta cla­se de fal­tas?

Es un pe­li­gro pa­ra la sa­lud

El lu­gar al que tie­nes que ir es la Co­mi­sión Fe­de­ral pa­ra la Pro­tec­ción Con­tra Ries­gos Sa­ni­ta­rios que es par­te de la Se­cre­ta­ría de Sa­lud. Las De­nun­cias Sa­ni­ta­rias tie­nen dan co­no­ci­mien­to a es­ta au­to­ri­dad los he­chos, ac­tos u omi­sio­nes en ma­te­ria sa­ni­ta­ria, que se­gún la pers­pec­ti­va del de­nun­cian­te, le re­pre­sen­te un ries­go a la sa­lud de la po­bla­ción. Ahí te da­rán ase­so­ría de es­tos te­mas en los que la in­dus­tria res­tau­ran­te­ra cae. Es muy im­por­tan­te que las per­so­nas se creen es­te há­bi­to de de­nun­ciar aque­llo que po­dría aten­tar con­tra su sa­lud.

Dé­ja­lo ir

No pue­do de­jar de pen­sar en mi ex. He in­ten­ta­do sa­lir con otros chi­cos, pe­ro la ver­dad es que sien­to

Tie­nes que de­jar­lo ir

Al­go es cier­to: cuan­do una per­so­na te quie­re a su la­do, ha­rá lo que sea pa­ra lo­grar­lo. Tu ex só­lo es­tá apro­ve­chán­do­se de ti, pues real­men­te si só­lo te ha­bla de vez en cuan­do, no es que le preo­cu­pe có­mo es­tás. Lo más re­co­men­da­ble es que cor­tes cual­quier cla­se de re­la­ción que ten­gas con él y pien­ses so­la­men­te en ti, pues de otra for­ma no po­drás ol­vi­dar­lo. Di­ces que to­do te re­cuer­da a él, pe­ro ¿có­mo vas a de­jar­lo atrás si cons­tan­te­men­te es­tás pen­dien­te de lo que le pa­sa? Lo de us­te­des ya no pue­de ser.

LFal­ta de res­pe­to

Mis ami­gos to­do el tiem­po me es­tán di­cien­do pi­ro­pos muy su­bi­dos de tono. A mí no me gus­ta que me ha­blen así, pues sien­to que em­pie­zan a to­mar­me co­mo una chi­ca fá­cil o que es­tán es­pe­ran­do a ver con quién cai­go pri­me­ro. ¿De­be­ría de­cir­les que no me gus­ta có­mo ac­túan o lo de­jo pa­sar?

Siem­pre de­bes de­cir lo que pien­sas

Si a ti no te gus­ta lo que te di­ces, cla­ro que de­bes de­cír­se­los. Des­pués de to­do, si son tus ami­gos, no de­be­rían mo­les­tar­se. Al con­tra­rio, se su­po­ne que sa­ben po­ner­se en tu lu­gar y evi­tar aque­llas co­sas que pu­die­ran ha­cer­te da­ño. Mu­chas ve­ces, cuan­do es­ta­mos en un gru­po de ami­gos, ol­vi­da­mos que hay un lí­mi­te de res­pe­to. Es­tá en ti ha­cer que lo to­men en cuen­ta. No es­tás mal o no es que no aguan­tes sus jue­gos, sim­ple­men­te que tu hu­mor es di­fe­ren­te. No de­bes so­por­tar que ha­gan bro­mas so­bre tu in­te­gri­dad. a ma­ña­na del 26 de di­ciem­bre de 1996, Patsy des­cu­brió que su hi­ja ha­bía des­apa­re­ci­do des­pués de ha­llar una car­ta de res­ca­te, de dos pá­gi­nas y me­dia de lon­gi­tud, en la es­ca­le­ra de la co­ci­na. En la no­ta exi­gían 118.000 dó­la­res, una su­ma si­mi­lar a un bono que John, su es­po­so, ha­bía re­ci­bi­do a co­mien­zos de ese año. Los Ram­sey lla­ma­ron a la po­li­cía, a pe­sar de las ins­truc­cio­nes que se­ña­la­ban que no de­bían con­tac­tar ni a las au­to­ri­da­des ni a nin­gún fa­mi­liar o ami­go. En el só­tano, ocho ho­ras des­pués de per­ca­tar­se de su des­apa­ri­ción, en­con­tra­ron el cuer­po de la ni­ña cu­bier­to por una sá­ba­na blan­ca. John qui­tó la cin­ta ad­he­si­va que cu­bría la bo­ca del ca­dá­ver de su hi­ja e in­ten­tó desatar la cuer­da que te­nía ama­rra­da en los bra­zos, co­sa

Gas­tri­tis

Cons­tan­te­men­te sien­to dolores de gas­tri­tis. Me da mu­cha flo­je­ra ir al mé­di­co, pe­ro quie­ro sa­ber qué ali­men­tos de­be­ría evi­tar pa­ra no ha­cer­me más da­ño. No ten­go una die­ta ba­lan­cea­da, pues siem­pre es­toy fue­ra de ca­sa, así que co­mo lo que en­cuen­tro en al­gún pues­to de la ca­lle.

Vi­gi­la lo que co­mes

Es im­por­tan­te ha­cer cam­bios en tu es­ti­lo de vi­da pa­ra ayu­dar a pre­ve­nir la gas­tri­tis y sus com­pli­ca­cio­nes. El he­cho de que es­tés siem­pre fue­ra de ca­sa no quie­re de­cir que vi­vi­rás sin cui­dar tu sa­lud, es im­por­tan­te que ha­gas un plan de lo que co­me­rás al día si­guien­te a fin de que el ham­bre no te to­me por sor­pre­sa y te en­cuen­tres co­mien­do cual­quier co­mi­da. Lo más re­co­men­da­ble es que evi­tes ali­men­tos áci­dos y pi­can­tes. Evi­ta los ali­men­tos re­fi­na­dos. Mo­de­ra el con­su­mo de be­bi­das co­mo el ca­fé, el al­cohol y be­bi­das car­bo­na­ta­das. que di­fi­cul­tó pos­te­rior­men­te el es­tu­dio de la es­ce­na del cri­men. La cau­sa ofi­cial de la muer­te de la ni­ña fue es­tran­gu­la­mien­to, me­dian­te un ga­rro­te que ha­bía si­do con­fec­cio­na­do con una co­rrea de nailon y el man­go de una bro­cha. Su crá­neo te­nía una fi­su­ra de ocho pul­ga­das de lon­gi­tud, co­mo con­se­cuen­cia de va­rias con­tu­sio­nes, y pre­sen­ta­ba trau­mas ce­re­bra­les. Ha­bía si­do abu­sa­da se­xual­men­te. La cau­sa de muer­te ofi­cial fue as­fi­xia por es­tran­gu­la­mien­to, aso­cia­do con trau­ma crá­neo-ce­re­bral. A par­tir de ese mo­men­to co­men­zó un in­fierno y, a pe­sar de las tor­men­tas me­diá­ti­cas, las acu­sa­cio­nes fa­mi­lia­res, las fal­sas con­fe­sio­nes, las teo­rías de in­tru­sos y va­rias au­dien­cias con el gran ju­ra­do, el ca­so, a 20 años de la muer­te de su hi­ja, aun no ha si­do re­suel­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.