14 de Sep­tiem­bre de 2017

La i Merida - - Noticias -

Ha­bla con ella Bru­je­ría

Des­cu­brí que mi ve­ci­na me es­tá ha­cien­do bru­je­ría. Yo no creo en esas co­sas, pe­ro la ver­dad me gus­ta­ría sa­ber si la pue­do de­nun­ciar le­gal­men­te pa­ra que me de­je de fas­ti­diar y se de­je de es­tar me­tien­do con mi fa­mi­lia y con­mi­go. Yo nun­ca le he he­cho na­da, na­da más es muy en­vi­dio­sa.

Le­gal­men­te no la pue­des de­nun­ciar por esas prác­ti­cas, ya que la ley es ob­je­ti­va y no sub­je­ti­va co­mo es el ca­so de la bru­je­ría. Lo más con­ve­nien­te es ha­blar con tu ve­ci­na y acla­rar las co­sas. En to­do ca­so igual pue­des acu­dir a un Juez de Paz, si ella te ha agre­di­do o si con­si­de­ras que ne­ce­si­tas li­mar as­pe­re­zas, pe­ro con un me­dia­dor pre­sen­te. Si tie­nes al­gu­na prue­ba de una agre­sión, po­drías pre­sen­tar­la. Es el pri­mer paso pa­ra que pue­dan con­ci­liar y así lle­gar a un sano es­par­ci­mien­to, ya que pues es tu ve­ci­na y la se­gui­rás vien­do to­dos los días.

Em­plea­da

Es­toy enamo­ra­do de una her­mo­sa mu­cha­cha que tra­ba­ja en la ca­sa de mi tía co­mo em­plea­da doméstica. Me en­can­ta co­mo me tra­ta, co­mo es y so­bre to­do lo bien que me la paso con ella. Sé que mi fa­mi­lia nun­ca la acep­ta­ría por­que no es de mi mis­mo círcu­lo so­cial, pe­ro es­toy muy enamo­ra­do.

Ha­bla con el co­ra­zón, lu­cha por ella

Pa­ra el amor no exis­ten las cla­ses so­cia­les, así que en ti es­tá el lu­char por ese amor que sien­tes. No importa si ella se desem­pe­ña co­mo doméstica en ca­sa de tu tía, si tra­ba­ja en una za­pa­te­ría o en una fru­te­ría... lo importante es que es una per­so­na va­lio­sa por ser quien es, una mu­jer in­de­pen­dien­te que lu­cha to­dos los días por el pan de ca­da día. Si real­men­te la quie­res co­mien­za a tra­ba­jar en el her­mo­so ro­man­ce que pue­de sur­gir. No se­rán ni los pri­me­ros ni los úl­ti­mos que rom­pan las re­glas.

Una fa­mi­lia se tras­la­dó a una man­sión en el mo­men­to en que el pin­tor dió la úl­ti­ma pin­ce­la­da, co­lo­ca­ron un cua­dro que ha­bían com­pra­do de re­ga­lo de cum­plea­ños a una de sus hi­jas en el sa­lón, el cua­dro mos­tra­ba un pa­ya­so vis­to de cin­tu­ra pa­ra arriba que tenia los de­dos de las ma­nos es­ti­ra­das, les gus­ta­ba mu­cho y ade­más ha­bía si­do muy ba­ra­to. Cuan­do lle­va­ban unos po­cos días vi­vien­do allí Cloe la es­po­sa) fue a des­per­tar a una de sus hi­jas que dor­mía so­la en una ha­bi­ta­ción cuan­do vió que es­ta­ba muer­ta, Cloe dio un chi­lli­do e his­té­ri­ca fue a lla­mar a su ma­ri­do y le exi­gió que se de­bían mar­char de allí en el ac­to, que no le gus­ta­ba la ca­sa y que es­ta­ban ocu­rrien­do co­sas

Po­si­cio­nes

Ne­ce­si­to sa­ber si es ade­cua­do prac­ti­car di­fe­ren­tes po­si­cio­nes con mi es­po­so. Él me lo ha pro­pues­to, pe­ro no es­toy muy se­gu­ra de que sea co­rrec­to, yo soy una mu­jer muy con­ser­va­do­ra y con­si­de­ro que eso es pa­ra las mu­je­res de la ca­lle, pe­ro mi ma­ri­do di­ce que es lo más nor­mal en­tre las pa­re­jas.

Ha­bla con tu ma­ri­do

No hay na­da más nor­mal que los es­po­sos quie­ran ex­pe­ri­men­tar nue­vas co­sas en la in­ti­mi­dad. Pro­ba­ble­men­te ten­gas un pen­sa­mien­to arrai­ga­do y muy con­ser­va­dor, lo cual es muy res­pe­ta­ble, por eso lo me­jor que pue­des ha­cer es ha­blar con tu pa­re­ja y ase­gu­rar­te de que es lo que real­men­te quie­re y si a ti te convence o sino, de to­das for­mas son un ma­tri­mo­nio y si es­tán jun­tos es por el gran amor que se tie­nen. Lo que si pue­des ha­cer es des­in­hi­bir­te un po­co de tus pen­sa­mien­tos pa­ra po­der dis­fru­tar un po­co más de tu in­ti­mi­dad. ex­tra­ñas. El pa­ya­so del cua­dro ha­bía ba­ja­do un de­do, ahora so­lo mos­tra­ba nue­ve (no lo no­ta­ron). Dos días des­pués mis­te­rio­sa­men­te uno de sus hi­jos ado­les­cen­tes se es­tre­lló con la mo­to y fa­lle­ció. La mu­jer vol­vió a exi­gir mar­char­se, pe­ro se que­da­ron, no te­nían di­ne­ro pa­ra pa­gar una mu­dan­za. Así fue­ron pa­san­do los días y ca­da po­co mo­ría un hi­jo. La mu­jer se co­men­zó a vol­ver lo­ca, de te­ner ocho hi­jos, so­lo les que­da­ban cin­co, pe­ro su ma­ri­do pen­sa­ba que era ma­la suer­te. Una no­che de­ci­dió que al día si­guien­te se mar­cha­ría de la ca­sa y de­ja­ría ahí a su ma­ri­do. A la ma­ña­na si­guien­te ella es­ta­ba muer­ta. El hom­bre vio que eso ya era mu­cha coin­ci­den­cia y se fi­jó de ca­sua­li­dad en el

Re­pe­len­tes

Quie­ro sa­ber qué tan efec­ti­vos son los re­pe­len­tes na­tu­ra­les que es­tán re­co­men­dan­do por los doc­to­res, ya que ten­go mu­cho mie­do que a mí o a al­guno de mi fa­mi­lia los va­ya a pi­car el mos­co que trans­mi­te esas en­fer­me­da­des tan feas que es­tá pa­de­cien­do la ma­yo­ría de la gen­te

Son to­tal­men­te se­gu­ros

Los re­pe­len­tes na­tu­ra­les son muy efi­ca­ces, ya que la ma­yo­ría de los que se co­mer­cia­li­zan es­tán he­chos de es­tos in­gre­dien­tes. No des­con­fíes y por el con­tra­rio aho­rra mu­cho di­ne­ro al pre­pa­rar tú mis­ma los re­pe­len­tes na­tu­ra­les, tam­bién pue­des ha­cer tu in­sec­ti­ci­da na­tu­ral y ro­sear to­da tu ca­sa. De esa for­ma, es­ta­rás li­bre de mos­qui­tos y de quí­mi­cos que da­ñan tu sa­lud. Las re­ce­tas de es­tos re­pe­len­tes na­tu­ra­les las pue­des en­con­trar en In­ter­net. Son muy fá­ci­les y so­bre to­do muy eco­nó­mi­cas de pre­pa­rar. Pon ma­nos a la obra pa­ra pre­pa­rar tus pro­pios re­pe­len­tes. cua­dro, que ahora so­lo mos­tra­ba seis de­dos pa­ra arriba, por lo que de­ci­dió in­ves­ti­gar acer­ca de él. Al día si­guien­te los ge­me­los apa­re­cie­ron aho­ga­dos en la ori­lla del río, el pa­ya­so mos­tra­ba ahora cuatro de­dos. El mis­mo día mu­rió otra de las hi­jas por so­bre­do­sis de dro­ga. El pa­ya­so ba­jó otro de­do. El hom­bre ju­ró por su vi­da que pro­te­ge­ría a los dos ni­ños que le que­da­ban, uno de 2 años y otro de 6, pe­ro por mu­cho que ju­ra­ra y per­ju­ra­ra no con­se­gui­ría nun­ca que esas des­gra­cias pa­ra­sen pues cin­co días des­pués mu­rió al me­nor de los ni­ños y el pa­ya­so ya so­lo mos­tra­ba dos de­dos. Una se­ma­na des­pués mu­rie­ron los dos pa­dre e hi­jo en un in­cen­dio que des­tro­zó la ca­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.