17 de Sep­tiem­bre de 2017

La i Merida - - COMUNIDAD -

El Te­xano, es un in­di­gen­te que afir­ma te­ner 69 años de edad, ser ori­gi­na­rio de Man­te, Ta­mau­li­pas, lo aban­do­nó su es­po­sa y de­cep­cio­na­do se de­di­có a be­ber has­ta con­ver­tir­se en un al­cohó­li­co, vi­ve en la ca­lle de­ba­jo de un ár­bol en las afue­ras del ran­cho San Pe­dro en la co­lo­nia Be­ni­to Juá­rez al orien­te del puer­to de Pro­gre­so. Ma­rio Sa­li­nas Monroy, di­ce lla­mar­se “El Te­xano”, cuen­ta que su apo­do es por­que vie­ne del Nor­te del país, sa­lió de su ciudad ha­ce 34 años, tra­ba­jó en Cancún y des­pués vino a tra­ba­jar en la zo­na ve­ra­nie­ga como ve­la­dor de ca­sas. Se ca­só, di­jo con Claudia Ya­di­ra Cen Cruz, con quien tu­vo dos hi­jas, y todas vi­ven en la Ciudad de Mé­xi­co, a él lo aban­do­na­ron, de­jó el tra­ba­jo que te­nía de ve­la­dor de ca­sas y se de­di­có a la be­bi­da. -Le sol­té la rien­da tan­to a mi es­po­sa que se fue con su aman­te, ha­ce tres años que me aban­do­nó, me de­cep­cio­né y me de­di­qué a be­ber, no ten­go a na­die en la vi­da, es­toy solo-, ex­pli­có a Ai­dé Re­yes Agui­lar, coor­di­na­do­ra de Aten­ción a Per­so­nas Vul­ne­ra­bles del DIF mu­ni­ci­pal quien acu­dió a la ca­lle 30 en­tre 31 y 33 de la co­lo­nia Be­ni­to Juá­rez don­de “El Te­xano” de­ba­jo de un ár­bol es­ta­ba ins­ta­la­do vi­vien­do. Tam­bién acu­dió la Tra­ba­ja­do­ra So­cial Pal­mi­ra Buen­fil Fi­gue­roa y el en­fer­me­ro Ro­dol­fo Fi­gue­roa Ji­mé­nez, de la mis­ma ins­ti­tu­ción, para pres­tar­le aten­ción al in­di­gen­te quien ya es­tu­vo dos ve­ces en el al­ber­gue de an­cia­nos San Joa­quín, pe­ro se ha es­ca­pa­do y re­tor­nó a las be­bi­das. Las ve­ci­nas que lo co­no­cen y le dan ali­men­tos ex­pli­ca­ron que “El Te­xano” tie­ne como un año vi­vien­do por ese rum­bo de la ciudad, an­tes ocu­pa­ba una ca­sa en cons­truc­ción don­de se reunían otros be­be­do­res con­sue­tu­di­na­rios, pe­ro el due­ño ce­rró la ca­sa y el in­di­gen­te co­men­zó a ron­dar por la co­lo­nia. Ai­dé Re­yes le ex­pli­có a Ma­rio Sa­li­nas que no po­día se­guir vi­vien­do de­ba­jo de un ár­bol, se ex­po­ne a las in­cle­men­cias del tiem­po, así que aun­que se ne­ga­ba a que lo lle­va­ran a otro lu­gar, fi­nal­men­te lo tras­la­da­ron a un al­ber­gue para al­cohó­li­cos cró­ni­cos para que lo ayu­den a su reha­bi­li­ta­ción, le ofre­cie­ron con­tac­tar con su fa­mi­lia para que se lo lle­ven.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.