Isi­do­ro

Una his­to­ria que no se ol­vi­da

La i Merida - - NOTICIAS -

Es­te 22 de sep­tiem­bre se cum­plen 15 años de la lle­ga­da del hu­ra­cán “Isi­do­ro” a Yu­ca­tán el cual en­tró por la cos­ta de Tel­chac con ca­te­go­ría 3 en la es­ca­la Saf­fir-sim­pson, vien­tos sos­te­ni­dos de 177 ki­ló­me­tros por ho­ra y ra­chas que al­can­za­ron has­ta los 220 kph. Al día si­guien­te se des­pla­zó a la zo­na más po­bla­da y de ma­yor in­fra­es­truc­tu­ra in­dus­trial y co­mer­cial del Es­ta­do, de­jan­do gra­ves da­ños que su­pe­raron por mu­cho los cau­sa­dos en 1988 por “Gilberto”, el lla­ma­do “hu­ra­cán del si­glo”. Sin ce­lu­la­res, ta­ble­tas, re­des so­cia­les, la so­cie­dad pa­só va­rios días de in­cer­ti­dum­bre, de com­pras de pá­ni­co, fal­ta de ener­gía eléc­tri­ca y ca­lles si­mi­la­res a un “bom­bar­deo”, por la can­ti­dad de ca­bles, ár­bo­les, pos­tes y de­más ob­je­tos que cu­brían las ca­lles de la ca­pi­tal yu­ca­te­ca y mu­ni­ci­pios del in­te­rior. Los re­cuer­dos aún es­tán pre­sen­tes, pa­ra quie­nes vi­vie­ron y pa­de­cie­ron es­te fe­nó­meno me­teo­ro­ló­gi­co, así lo de­mos­tra­ron los en­tre­vis­ta­dos que com­par­tie­ron su ex­pe­rien­cia Las anéc­do­tas bro­tan de in­me­dia­to al pre­gun­tar­les: ¿Qué es lo pri­me­ro que te vie­ne a la men­te al men­cio­nar la pa­la­bra Isi­do­ro? Jo­sé Sil­vei­ra Sa­las. Bom­be­ro de la Se­cre­ta­ría de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca (SSP): Co­mo de­par­ta­men­to de bom­be­ros cum­pli­mos una im­por­tan­te fun­ción an­te un fe­nó­meno na­tu­ral co­mo lo fue Isi­do­ro. Lo que es­cu­chá­ba­mos en las no­ti­cias era que se tra­ta­ba de un hu­ra­cán gran­de y de­vas­ta­dor. Nos ha­bía­mos preparado pa­ra te­ner mu­cha des­truc­ción, mu­chos in­ci­den­tes, en ese en­ton­ces éra­mos Se­cre­ta­ría de Pro­tec­ción y Via­li­dad y por in­di­ca­cio­nes del se­cre­ta­rio to­do el cuer­po de bom­be­ros se acuar­te­ló n dis­tin­tas ba­ses, por la mag­ni­tud del hu­ra­cán que ve­nía. A mí me en­via­ron a la ba­se 3 en Ciu­dad In­dus­trial. En el trans­cur­so de la no­che, cuan­do ya em­pe­za­ba lo fuer­te de la llu­via, se es­cu­cha­ban los di­fe­ren­tes ser­vi­cios que la gen­te so­li­ci­ta­ba. Por ejem­plo, pre­dios del pri­mer cua­dro de la ciu­dad que ya em­pe­za­ban a co­lap­sar, por­que son pre­dios an­ti­guos. Te­nía­mos pos­tes y ár­bo­les caí­dos. Hu­bo un mo­men­to en que el vien­to ya azo­ta­ba muy fuer­te y el se­cre­ta­rio or­de­nó que ya no sa­lie­ra nin­gún vehícu­lo más, por­que ya es­tá­ba­mos en lo peor del hu­ra­cán y las uni­da­des se que­da­ron en las ba­ses. So­lo se aten­dían los ser­vi­cios re­le­van­tes, en Ciu­dad In­dus­trial nos re­por­ta­ron que se ha­bía de­rrum­ba­do un pre­dio y que ha­bía per­so­nas atra­pa­das, se au­to­ri­zó la sa­li­da de un vehícu­lo, era ne­ce­sa­rio atra­ve­sar un puen­te, y la fuer­za del vien­to era tal que no nos de­ja­ba avan­zar cuan­do subía­mos el puen­te, el vien­to em­pu­ja­ba la uni­dad ha­cia un cos­ta­do del puen­te. Al día si­guien­te, con los pri­me­ros ra­yos del sol, ve­ri­fi­ca­mos nues­tro sec­tor, te­nía­mos fá­bri­ca, bo­de­gas, el vien­to ha­bía abier­to por­to­nes, lá­mi­nas, mu­chas ve­ces tu­vi­mos que en­trar a co­la­bo­rar con los vi­gi­lan­tes y afor­tu­na­da­men­te no ha­bía le­sio­na­dos, so­lo da­ños ma­te­ria­les. Tras el hu­ra­cán, pro­ce­di­mos a des­pe­jar de pos­tes y ár­bo­les des­de el puen­te de la CFE has­ta lo que es el área del ae­ro­puer­to y de la ex Co­ca Co­la. Tam­bién fue muy di­fí­cil no te­ner co­mu­ni­ca­ción con la fa­mi­lia, en esos mo­men­tos las co­mu­ni­ca­cio­nes se pier­den, y en ese en­ton­ces no ha­bía co­mo aho­ra, Fa­ce­book, in­ter­net, re­des so­cia­les, so­lo te­nía­mos el te­lé­fono con­ven­cio­nal y si se caían los pos­tes se per­día la co­mu­ni­ca­ción. A los cua­tro días lo­gré lle­gar a mi ca­sa en Lin­da­vis­ta, afor­tu­na­da­men­te to­dos es­ta­ban bien, asus­ta­dos, pe­ro bien, ya con to­da la cul­tu­ra que traía­mos des­de el hu­ra­cán Gilberto, les de­jé con agua, co­mi­da, lám­pa­ras, ve­las y to­do lo ne­ce­sa­rio. Por for­tu­na no he­mos vuel­to a te­ner otro hu­ra­cán así , por­que aho­ra hay edi­fi­cios más al­tos en el nor­te de la ciu­dad. A Jor­ge Al­fre­do So­lís To­rre, mé­di­co Ge­ne­ral y vo­lun­ta­rio de la Cruz Ro­ja: lo pri­me­ro que le vie­ne a la men­te cuan­do re­cuer­da el pa­so de Isi­do­ro por a en­ti­dad yu­ca­te­ca es la pa­la­bra fa­mi­lia, ello por el con­jun­to de per­so­nas que tra­ba­ja­ron con él día. En ese en­ton­ces (2002), So­lís To­rre es­ra coor­di­na­dor Es­ta­tal de Desas­tres de la Cruz Ro­ja y te­nía la res­pon­sa­bi­li­dad de sa­car un ope­ra­ti­vo. “La gen­te te­nía en la men­te que la Cruz Ro­ja lo iba a ha­cer to­do, y re­cuer­do con cla­ri­dad to­do ese con­jun­to de jó­ve­nes que ahí es­tu­vie­ron, que sin ne­ce­si­dad de es­tar­les di­cien­do ven­te, se pre­sen­ta­ron, gen­te nue­va, alum­nos que di­je­ron "yo quie­ro tra­ba­jar". Fue una fa­mi­lia que for­ma­mos du­ran­te esos seis me­ses y me­dio que es­tu­vi­mos tra­ba­jan­do jun­tos. Por el te­mor de que Isi­do­ro fue­ra otro Gilberto, la gen­te se pre­pa­ró más, hu­bo co­sas que se hi­cie­ron mal, por­que so­mos hu­ma­nos y hu­bo sus erro­res, hay que re­co­no­cer­lo, pe­ro sí nos pre­pa­ra­mos, aun­que al prin­ci­pio veía­mos que iba a pa­sar le­ji­tos, pe­ro al fi­nal de cuen­tas en­tró di­rec­to. En reali­dad to­da la ciu­dad de Mé­ri­da es­ta­ba he­cha un desas­tre com­ple­to y to­dos, ciu­da­da­nía y em­plea­dos pú­bli­cos tra­ba­ja­mos muy fuer­te pa­ra po­der li­be­rar las ca­lles de to­do ti­po de obs­tácu­los, pen­san­do tam­bién en có­mo la ha­brían pa­sa­do nues­tras fa­mi­lias, que por for­tu­na es­ta­ban bien. Fue al­go que no se nos ol­vi­da.— Re­cor­dó.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.