23 de Sep­tiem­bre de 2017

La i Merida - - MISTERIOS-CONSULTORIOS -

Pa­tria po­tes­tad

Ho­la ¿a que edad pue­de un ni­ño de­ci­dir con cual de sus pa­dres quie­re vi­vir tras el di­vor­cio? He in­ves­ti­ga­do y me han di­cho que a par­tir de los 12 años el juez pue­de to­mar en cuen­ta su opi­nión, pe­ro no es de­fi­ni­ti­va. Mi hi­jo tie­ne esa edad y quie­re vi­vir con­mi­go, su pa­dre.

No hay una edad es­pe­cí­fi­ca

No exis­te una edad ofi­cial pa­ra tu pre­gun­ta, pe­ro le­gal­men­te se ca­ta­lo­ga la edad en di­fe­ren­tes eta­pas en las cua­les el ser hu­mano va ad­qui­rien­do cier­tos co­no­ci­mien­tos cog­ni­ti­vos que le per­mi­ten to­mar de­ci­sio­nes pro­pias, pues se cree va ma­du­ran­do. Si tu hi­jo pre­sen­ta cier­tos ras­gos que pue­den ase­gu­ran su ma­du­rez pue­de so­li­ci­tar­se al juez que ten­ga una plá­ti­ca con él y se de­ter­mi­ne quién pue­de te­ner su guar­dia y cus­to­dia le­gal, pues no só­lo hay que to­mar en cuen­ta lo que él lo quie­ra, sino tam­bién que sea lo que él ne­ce­si­ta y que con quien es­té, se le cui­de.

Enamo­ra­do

Me de­cla­ré a una chi­ca pe­ro el tiem­po que me ha pe­di­do me es­tá ma­tan­do. Es una muy bue­na ami­ga, re­sul­ta que la co­no­cí ha­ce un año pe­ro en ese en­ton­ces no le in­tere­sé por­que es­ta­ba aún do­li­da por una re­la­ción an­te­rior. Aho­ra que me de­cla­ré me di­jo que por aho­ra no, que só­lo co­mo ami­gos y que ne­ce­si­ta tiem­po pa­ra or­de­nar sus ideas y al­gu­nos pro­ble­mas.

No de­bes pre­sio­nar­la más

Por lo que di­ces, en ver­dad lo sien­to, pe­ro el asun­to no pin­ta bien. En­tien­do tu po­si­ción por­que to­dos de al­gu­na u otra ma­ne­ra he­mos es­ta­do allí, con esa in­cer­ti­dum­bre. Pe­ro la sen­sa­ción que me da es que ella no te ve más que co­mo un ami­go (y te lo di­jo li­te­ral­men­te), es di­fí­cil cam­biar las co­sas en cuan­to a la na­tu­ra­le­za de la re­la­ción. Y te pue­do ase­gu­rar que la pre­sión ha­cia ella só­lo em­peo­ra las co­sas. Me pa­re­ce que la res­pues­ta ya la tienes.

HMie­do al se­xo

Ho­la ¿Por qué le ten­go mie­do al se­xo? Ten­go 19 años y ya me ha pa­sa­do que en una re­la­ción me han pe­di­do ha­cer el amor y cuan­do es­ta­mos en ple­na ac­ción, me da mu­cho mie­do ¿Por­qué me pa­sa eso? Es­pe­ro pue­dan ayu­dar­me con ello pues me preo­cu­pa que pue­da ser al­go ma­lo, les man­do mu­chos sa­lu­dos.

Acu­de con un psi­có­lo­go

Pues yo creo que la ma­yo­ría de las per­so­nas coin­ci­den en que la primera vez siem­pre da mie­do, pe­ro pu­die­ra ser la edu­ca­ción que re­ci­bis­te en ca­sa en cuan­to al se­xo, ya que si te hi­cie­ron creer que es­te era ma­lo, cre­cis­te con cier­to te­mor ha­cia él. Si crees que pu­die­ra ser es­to o al­go pa­re­ci­do, creo que la úni­ca ma­ne­ra de que es­te mie­do des­apa­rez­ca es vi­si­tan­do a un psi­có­lo­go; él te po­dría ayu­dar. Otra co­sa que pu­die­ra ser, es que las per­so­nas con las que has es­ta­do no han sa­bi­do de­mos­trar­te con­fian­za, ana­li­za las 2 si­tua­cio­nes. ace va­rios días ya que al­go ex­tra­ño vie­ne ocu­rrien­do en ca­sa, te­ne­mos esa sen­sa­ción de que siem­pre nos ob­ser­van, un gran pe­so se po­sa so­bre nues­tros hom­bros. Cuan­do vol­tea­mos a ve­ces se pue­de ver co­mo si una per­so­na sa­lie­ra co­rrien­do. Mis hi­jos di­cen que ven pá­li­dos ni­ños aso­mán­do­se por las ven­ta­nas. Yo no he que­ri­do de­cir lo que me su­ce­dió, pues se pue­den asus­tar más; pe­ro en una oca­sión, me des­per­tó una luz que en­tra­ba por la ven­ta­na, lle­ga­ba di­rec­to a mis ojos, así que fui a co­rrer la cor­ti­na, cuan­do me acer­qué, en­con­tré con una ho­rri­ble ca­ra arru­ga­da y re­se­ca, cu­yos ojos co­lor ro­jo vi­drio­so se mo­vían de un la­do a otro, mi­ran­do con to­tal de­li­rio. Tu­ve que ob­ser­var ese per­tur­ba­do ros­tro por lar­go tiem­po, por­que mis ex­tre­mi­da­des se ne­ga­ban a res­pon­der, pa­re­cía una es­ta­ca bien cla­va­da al sue­lo; mis ma­nos pe­san to­ne­la­das, no pu­de ni si­quie­ra mo­ver un so­lo de­do pa­ra co­rrer la cor­ti­na, ni dar un par de pa­sos atrás. So­lo es­ta­ba ahí pa­ra­do, vien­do co­mo el me mi­ra­ba. Te­nía su de­men­te mi­ra­da cla­va­da en

Al­cohol etí­li­co

Ten­go una du­da so­bre el al­cohol etí­li­co. Con un fa­mi­liar que te­nía mu­cha gri­pe y fie­bre me re­co­men­da­ron usar el al­cohol etí­li­co co­mo re­fres­can­te pa­ra ba­jar­le la fie­bre, pe­ro me preo­cu­pó la in­ha­la­ción de va­po­res al mo­men­to de usar­lo. Mi pre­gun­ta se­ría si el al­cohol etí­li­co es tó­xi­co pa­ra la sa­lud en do­sis mo­de­ra­das (in­ha­la­ción) o pue­de cau­sar al­gún ti­po de da­ño al ce­re­bro u otros ór­ga­nos.

No es na­da re­co­men­da­ble

No me pa­re­ce una prác­ti­ca mé­di­ca acep­ta­ble. Per­so­nal­men­te no ten­go ex­pe­rien­cia en el uso de esa sus­tan­cia con ese fin. Si el pa­cien­te tie­ne fie­bre y ma­les­tar ge­ne­ral, en la ac­tua­li­dad ha­bi­tual­men­te se re­co­mien­da la uti­li­za­ción de pa­ra­ce­ta­mol co­mo anal­gé­si­co y an­ti­pi­ré­ti­co. Si eso no re­sul­ta lo más re­co­men­da­ble es acu­dir al mé­di­co. Es­pe­ran­do ha­ber po­di­do ser de al­gu­na ayu­da re­ci­ba un cor­dial sa­lu­do. mis ojos, pue­do ju­rar que son­reía con pla­cer al cau­sar­me tan­to mie­do. De ese es­ta­do de pe­tri­fi­ca­do, pa­sé rá­pi­da­men­te a sen­tir­me in­ver­te­bra­do, no pu­de sos­te­ner mi cuer­po en pie cuan­do una mano se po­só en mi hom­bro. Si no hu­bie­ra es­cu­chan­do a con­ti­nua­ción la voz de mí es­po­sa y en­ten­di­do que ella me to­có, pu­de ase­gu­rar que ahí ter­mi­na­ba mi vi­da. Los días si­guien­tes, me ne­gué a te­ner la luz apa­ga­da, fin­gía leer has­ta que ella se que­da­ba dor­mi­da, pe­ro en reali­dad es­ta­ba muer­to de mie­do, no que­ría dor­mir, ca­da vez que ce­rra­ba los ojos, ahí es­ta­ba aquel feo ros­tro, en ca­da par­pa­deo se acer­ca­ba más a mi ca­ra, po­día sen­tir sus ma­nos so­bre mí… por las ma­ña­nas se per­ci­bía en la ha­bi­ta­ción un fé­ti­do olor, ras­tros de pol­vo en­su­cia­ban las sa­ba­nas y mis mu­ñe­cas te­nían ras­pa­du­ras. Has­ta hoy, es­to so­lo me ha pa­sa­do a mí, o tal vez los de­más tam­bién lo es­tán ocul­tan­do pa­ra no em­peo­rar las co­sas. ¡cie­los!, ten­go que sa­car a mi fa­mi­lia de aquí, es­pe­ro que no sea tar­de pa­ra li­brar­nos de es­te mal y de­jar atrás tan ho­rri­bles apa­ri­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.