24 de Sep­tiem­bre de 2017

La i Merida - - MISTERIOS-CONSULTORIOS -

UBie­nes se­pa­ra­dos

Me ca­sé ha­ce tres años, pe­ro las co­sas no van bien en mi ma­tri­mo­nio, qui­sie­ra que me ase­so­ren pa­ra di­vor­ciar­me. Me ca­sé por bie­nes se­pa­ra­dos, mi es­po­sa tra­ba­ja des­de que nos uni­mos, no cum­ple con sus obli­ga­cio­nes en ca­sa du­ran­te el ma­tri­mo­nio, ad­qui­rí un au­to que es­toy pa­gan­do, ¿me po­día pe­dir el 50% del va­lor del au­to? o ¿me sa­ca­ría di­ne­ro por el di­vor­cio?

No pue­de pe­dir­te na­da

Si se ca­sa­ron por bie­nes se­pa­ra­dos, lo que ad­qui­rió ca­da uno es úni­ca y ex­clu­si­va­men­te de quien lo com­pró, res­pec­to a la pen­sión pa­ra ella no apli­ca ya que es­tu­vo tra­ba­jan­do du­ran­te el ma­tri­mo­nio, el di­vor­cio sin hi­jos y sin bie­nes es mas fá­cil de lo que se cree, si re­quie­res ase­so­ría más com­ple­ta, se­ría bueno que acla­res tus du­das con un abo­ga­do pa­ra que és­te pue­da ayu­dar­te en los de­más pro­ce­sos ju­rí­di­cos ade­cua­dos que se lle­va­rían a ca­bo con el di­vor­cio. na nu­bla­da ma­ña­na, Juan re­co­rría la sie­rra por los lu­ga­res que él aún no co­no­cía de és­ta, en­con­tran­do así una ca­sa so­la y aban­do­na­da en su ca­mino. Por sim­ple cu­rio­si­dad, Juan en­tra en ella y ve que la ca­sa es­tá com­ple­ta­men­te va­cía, por lo tan­to, de­ci­de sa­lir y con­ti­nuar con su ca­mino. Pe­ro al tra­tar de ha­cer­lo, cree es­cu­char un le­ve mur­mu­llo que lo de­tie­ne. Des­con­cer­ta­do y al­go asus­ta­do por es­to; Juan pien­sa que se de­be de tra­tar de una áni­ma en pe­na que re­quie­re de su ayu­da, tal co­mo en las his­to­rias que su abue­la le con­ta­ba cuan­do era un ni­ño. Así pues no pier­de más el tiem­po y se po­ne a ex­ca­var el sue­lo de la ca­sa, pues­to que és­te, era el úni­co lu­gar po­si­ble en don­de po­dría ha­ber al­go ocul­to.mien­tras que Juan con­ti­nua­ba ex­ca­van­do la tierra, en el cie­lo co­men­za­ron a apa­re­cer nu­bes ne­gras que de­ja­ron la ca­sa en com­ple­ta pe­num­bra. Ha­cien­do que el am­bien­te en ge­ne­ral se sin­tie­ra ca­da vez más frío.des­púes de va­rios mi­nu­tos, Juan Pre­gun­ta de mis ex Ho­la, les es­cri­bo pues ten­go una du­da que me gus­ta­ría que me acla­ren, el chi­co que me gus­ta me pre­gun­ta por mis ex, las pri­me­ras ve­ces fui muy cor­tan­te, pues me re­sul­ta­ba in­có­mo­do ha­blar de ello. En reali­dad ¿qué sig­ni­fi­ca?, ¿que­rrá al­go con­mi­go?, ¿de­bo con­tar­le?

Quie­re al­go más con­ti­go

Es muy pro­ba­ble que es­té in­tere­sa­do en ti; el ha­blar so­bre re­la­cio­nes del pa­sa­do, no es al­go usual ni tí­pi­co pa­ra un hom­bre, y si el te­ma sa­le a re­lu­cir, es por­que al­go más quie­re, apar­te de la amis­tad (sal­vo que la con­ver­sa­ción ha­ya sur­gi­do por al­go en par­ti­cu­lar, in­du­ci­da por al­guien más, por al­go que ha­yan re­cién leí­do, etc..., pe­ro de to­das ma­ne­ras al­go más hay). O sea, de par­ti­da el que te pre­gun­te por tus ex sig­ni­fi­ca que es­tá in­tere­sa­do en tu vi­da per­so­nal, más allá de lo que se pue­de sa­ber en cual­quier re­la­ción. por fin en­cuen­tra lo que es­ta­ba en­te­rra­do en el sue­lo; es­to era un vie­jo ataúd de ma­de­ra car­co­mi­da.sin pen­sar­lo dos ve­ces, Juan abrió el ataúd, lle­nan­do su al­ma de te­rror al ha­cer­lo; pues en el in­te­rior de es­te, ya­cía el ca­dá­ver de una an­cia­na que apa­ren­ta­ba ha­ber muer­to re­cien­te­men­te, es de­cir, no te­nía nin­gún ras­tro de des­com­po­si­ción, a pe­sar de que for­zo­sa­men­te de­be­ría de te­ner mu­cho tiem­po allí en­te­rra­da.sin sa­lir de su asom­bro, Juan ob­ser­vó que la an­cia­na te­nía las dos ma­nos ata­das con un ro­sa­rio de aba­lo­rios ne­gros, an­te es­to, él de­ci­de re­ti­rar­lo de ahí y co­lo­car­lo al­re­de­dor del cue­llo de la an­cia­na que ves­tía de for­ma muy si­mi­lar a la usa­da por las mu­je­res ma­yo­res de su pro­pio pue­blo.en el mo­men­to en el que Juan ter­mi­na de qui­tar el ro­sa­rio de las ma­nos de la an­cia­na, un fuer­te y gé­li­do vien­to en­tra por la puer­ta y las ven­ta­nas de la ca­sa, arro­jan­do a Juan en con­tra de una de las pa­re­des.lue­go de un ra­to de ha­ber per­di­do el co­no­ci­mien­to, Juan lo­gra po­ner­se nue­va­men­te No sien­to pla­cer Ho­la soy una chi­ca de 23 años y a pe­sar de que he te­ni­do va­rias ela­cio­nes ín­ti­mas, nun­ca pe­ro nun­ca he lle­ga­do a sen­tir pla­cer, aho­ra ten­go una nue­va pa­re­ja y ten­go mie­do de per­der­lo si se lo con­fie­so. Re­sul­ta que tu­ve una in­fan­cia bas­tan­te fea por así de­cir­lo y creo que por eso ten­go es­te pro­ble­ma. Es­pe­ro pue­dan apo­yar­me con mi ca­so, por­que sé que no es nor­mal, mu­chas gra­cias por su aten­ción.

Ve con un se­xó­lo­go

La anor­gas­mia es una dis­fun­ción bas­tan­te fre­cuen­te en las mu­je­res. En es­tos ca­sos sue­lo re­co­men­dar una te­ra­pia se­xual que pue­da es­cla­re­cer las va­ria­bles in­flu­yen­tes. Pue­de ser que con­si­gas or­gas­mos por otras vías que no sean la pe­ne­tra­ción. De­bes acu­dir con al­gún se­xó­lo­go que sin du­da te guia­rá de la me­jor ma­ne­ra al ca­mino de una vi­da se­xual más pla­cen­te­ra, no te preo­cu­pes y sa­lu­dos. en pie y se pre­gun­ta a sí mis­mo qué fue lo que le aca­ba de pa­sar. Al ir a ver nue­va­men­te el ca­dá­ver de la an­cia­na, Juan cre­yó ha­ber en­con­tra­do la res­pues­ta, pues es­te se ha­bía le­van­ta­do e ido por sí mis­mo mien­tras que él es­ta­ba aún in­con­cien­te, al igual que una de las his­to­rias de su abue­la que tra­ta­ba so­bre...juan nun­ca vol­vió a pro­nun­ciar pa­la­bra al­gu­na a par­tir de ese día. No só­lo eso, la de­ses­pe­ra­ción y el mie­do por no ser ca­paz de de­jar de es­cu­char una y otra vez aquél mal­di­to mur­mu­llo, no le per­mi­tían dor­mir por las no­ches.y es que cuan­do Juan tra­tó de sa­lir a to­da prisa de la ca­sa ol­vi­da­da en la sie­rra, re­cor­dó el mur­mu­llo que ha­bía es­cu­cha­do en un prin­ci­pio y fi­nal­men­te en­ten­dió la pa­la­bra en cues­tión, la cual era: "Li­be­ra­me".aqué­lla vez, mien­tras que Juan re­cor­da­ba es­to, se es­cu­chó una es­pan­to­sa ri­sa ale­ján­do­se del lu­gar.la mis­ma que és­ta no­che de llu­via, Juan ha vuel­to a es­cu­char afue­ra de una de sus ven­ta­nas. Si­nu­si­tis agu­da Me diag­nos­ti­ca­ron una si­nu­si­tis agu­da tras una gri­pe. ¿Qué de­bo y no de­bo de ha­cer pa­ra su cu­ra­ción? Es de­cir, ¿Es bueno su­dar, ca­mi­nar, es­tar en ca­ma, te­ner la gar­gan­ta ca­lien­te, to­mar ali­men­tos ca­lien­tes, etc?

Re­po­so re­la­ti­vo

La si­nu­si­tis agu­da es una com­pli­ca­ción fre­cuen­te tras un ca­ta­rro de vías al­tas o pro­ce­so gri­pal y re­quie­re, a me­nu­do, un tra­ta­mien­to an­ti­bió­ti­co, co­mo el que le han pro­pues­to, du­ran­te al me­nos una se­ma­na, pa­sa­do el pro­ce­so, sue­le cu­rar­se. Por lo de­más, re­co­men­da­mos re­po­so re­la­ti­vo, anal­gé­si­cos o an­ti­in­fla­ma­to­rios du­ran­te unos días y be­ber abun­dan­tes lí­qui­dos. Nor­mal­men­te sue­le cu­rar sin de­jar se­cue­las de nin­gún ti­po, aun­que al­gu­nos pa­cien­tes tie­nen cier­ta pre­dis­po­si­ción a desa­rro­llar si­nu­si­tis agu­da de re­pe­ti­ción tras los ca­ta­rros o desa­rro­llan­do una si­nu­si­tis cró­ni­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.