A sie­te dias del sis­mo

A una se­ma­na del sis­mo de 7.1

La i Merida - - PORTADA -

No ca­be du­da de que el 19 de sep­tiem­bre es una fe­cha que se que­da­rá mar­ca­da en la men­te y en los co­ra­zo­nes de to­dos los me­xi­ca­nos. No so­la­men­te por las gran­des tra­ge­dias que oca­sio­nó el sis­mo de 7.1 gra­dos, sino por la enor­me so­li­da­ri­dad, fuer­za y ga­nas que de­mos­tra­ron mi­les de per­so­nas pa­ra ayu­dar a los afec­ta­dos, ya sea re­co­gien­do es­com­bros, re­ga­lan­do co­mi­sa o a mu­chos ki­ló­me­tros de ahí, do­nan­do ví­ve­res sin pe­dir na­da a cam­bio. A una se­ma­na de la tra­ge­dia, tan so­lo en Yu­ca­tán se abrie­ron más de 100 cen­tros de acopio y mu­chas per­so­nas ofre­cie­ron su tra­ba­jo a cam­bio de ví­ve­res. Fue una se­ma­na in­ten­sa, lle­na de mo­men­tos ins­pi­ra­do­res, dra­má­ti­cos y tam­bién fe­li­ces. Es­tu­vo lle­na de his­to­rias co­mo la de Fri­da, la pe­rri­ta res­ca­tis­ta que se ha da­do a co­no­cer en to­do el mun­do gra­cias a la gran la­bor que ha rea­li­za­do pa­ra res­ca­tar a per­so­nas con vi­da en­tre los es­com­bros. Mu­chos fa­mo­sos tam­bién die­ron de que ha­blar con sus ac­cio­nes. Co­mo Belinda, quien dio el ejem­plo al lle­var ví­ve­res y acu­dir a lim­piar las zo­nas afec­ta­das, ga­nán­do­se la ad­mi­ra­ción de mu­chos. La ayu­da in­ter­na­cio­nal tam­bién se hi­zo no­tar. El go­bierno ja­po­nés en­vió una bri­ga­da res­ca­tis­ta con­for­ma­da por 72 per­so­nas de dis­tin­tas de­pen­den­cias del país asiá­ti­co, ade­más de cua­tro pe­rros y ma­te­rial de res­ca­te. Es­pa­ña, Sui­za, Is­rael, Pa­na­má, Chi­le, Gua­te­ma­la, Ecua­dor, en­tre otros, hi­cie­ron lo pro­pio. No to­do fue bueno, ya que tam­bién se re­gis­tra­ron mu­chos ro­bos, des­con­fian­za de par­te de mu­chos me­xi­ca­nos que ase­gu­ra­ban que la ayu­da no lle­ga­ría a los afec­ta­dos, en­tre otras co­sas que mo­les­ta­ron a mu­chos. Pe­ro al­go es cier­to, no ca­be du­da de que du­ran­te la úl­ti­ma se­ma­na Mé­xi­co se vol­vió uno so­lo. Por unos días, los me­xi­ca­nos ol­vi­da­ron sus di­fe­ren­cias y sus eti­que­tas y se unie­ron pa­ra dar­le la mano a los afec­ta­dos. La re­cu­pe­ra­ción to­ma­rá tiem­po, pe­ro lle­ga­rá.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.