30 de Sep­tiem­bre de 2017

La i Merida - - Misterios-Consultorios -

LA­me­na­zas

Bue­nas tar­des, lle­vo una se­ma­na re­ci­bien­do ame­na­zas de muer­te de mi ex no­vio ha­cia mi ac­tual pa­re­ja, me di­ce que lo ma­ta­rá si no es­toy una no­che más con él o si no que pu­bli­ca­rá fotos ín­ti­mas de no­so­tros en re­des so­cia­les, ¿qué pue­do ha­cer en es­te ca­so? Me man­dó fo­to de una pis­to­la ame­na­zan­do que lo bus­ca­ría e iría a tro­nar­lo.

De­nún­cia­lo in­me­dia­ta­men­te

No de­bes preo­cu­par­te, lo que de­bes ha­cer es ac­tuar in­me­dia­ta­men­te de ma­ne­ra le­gal an­te es­tas ame­na­zas, pues él no tie­ne nin­gún de­re­cho en ha­cer­te sen­tir así de preo­cu­pa­da. En si­tua­cio­nes co­mo la tu­ya in­me­dia­ta­men­te de­bes de­nun­ciar an­te el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co. De­nún­cia­lo por ame­na­zas, aco­so se­xual y lo que re­sul­te an­te el MP; si re­quie­res de asis­ten­cia ju­rí­di­ca apó­ya­te con un pro­fe­sio­nal, en su ca­so un abo­ga­do que po­dría darte la ase­so­ría que ne­ce­si­tas. as cria­tu­ras de la no­che han per­tur­ba­do el sue­ño de mu­chos, pe­ro so­bre to­do exis­te una que ha ins­pi­ra­do mu­chos re­la­tos de te­rror, co­mo es­te... La le­yen­da cuen­ta que una her­mo­sa con­de­sa ha­bi­ta­ba en un cas­ti­llo cer­cano a un fron­do­so bos­que del nor­te de In­gla­te­rra en el si­glo XVII, una no­che de lu­na lle­na, la mu­jer, se aden­tró en la es­pe­su­ra del bos­que don­de fue ata­ca­da por un lo­bo gi­gan­te, con he­ri­das po­co pro­fun­das re­gre­só a su cas­ti­llo sin de­cir na­da a na­die de lo ocu­rri­do aque­lla no­che. Un mes más tar­de la ser­vi­dum­bre del cas­ti­llo em­pe­zó

In­fi­de­li­dad Mi no­vio dia­ria­men­te me acu­sa de in­fi­de­li­dad; te­ne­mos ya 4 años de re­la­ción y un año vi­vien­do jun­tos. Me se­ña­la cons­tan­te­men­te, cree que es­toy con otro, me in­sul­ta y ame­na­za. Tam­bién me ha di­cho que to­me mis co­sas y me va­ya, que es­ta­ría más tran­qui­lo sa­bien­do que na­die lo es­tá en­ga­ñan­do. Di­ce que me quie­re, pe­ro no pue­de con­fiar en mí.

Tu no­vio de­be ir al psi­có­lo­go

De par­ti­da de­bes darte cuen­ta que él tie­ne un pro­ble­ma, y que la cul­pa de lo que es­tás vi­vien­do no es tu­ya. Es tu no­vio quien de­be apren­der a li­diar con sus pro­ble­mas emo­cio­na­les. Hay un pro­ble­ma, y es la in­se­gu­ri­dad de tu no­vio. Apar­te de con­ver­sar con él, no hay mu­cho que ha­cer. No pue­des se­guir per­mi­tien­do que te tra­ten de esa ma­ne­ra. Tie­nes dos op­cio­nes, o lo de­jas, o le plan­teas que si real­men­te te ama, de­be con­se­guir ayu­da psi­co­ló­gi­ca. a des­apa­re­cer mis­te­rio­sa­men­te du­ran­te las no­ches de lu­na lle­na, sus apo­sen­tos apa­re­cían re­ple­tos de san­gre y sig­nos de una enor­me bru­ta­li­dad, al­gu­nos tes­ti­gos que en­con­tra­ron los res­tos de los cuer­pos en las cer­ca­nías ase­gu­ra­ban que avis­ta­ron una ex­tra­ña cria­tu­ra me­ro­dean­do por la zo­na; un lo­bo de gran­des di­men­sio­nes. Har­to de to­do lo que es­ta­ba ocu­rrien­do el du­que del cas­ti­llo, es­po­so de la con­de­sa, y un gru­po de al­dea­nos ar­ma­dos se aden­tra­ron en las pro­fun­di­da­des del bos­que de­ci­di­dos a en­con­trar a la bes­tia, des­pués de un lar­go pe­rio­do de bús­que­da el ex­tra­ño ani­mal se apa­re­ció an­te ellos, arre­me­tien­do con­tra los al­dea­nos y en un acto de va­len­tía el con­de pro­pi­nó un ha­cha­zo al ani­mal y és­te au­lló de do­lor mien­tras es­ca­pa­ba des­apa­re­cien­do en la os­cu­ri­dad. Al se­guir­lo, el du­que ob­ser­vó ho­rro­ri­za­do la mano cer­ce­na­da de su ama­da es­po­sa, te­mien­do lo peor se di­ri­gie­ron al cas­ti­llo don­de en­con­tra­ron a la con­de­sa en la co­ci­na con el bra­zo me­ti­do en un cu­bo de agua ro­ji­za por la san­gre que bro­ta­ba. An­te es­to la con­de­sa fue tor­tu­ra­da, de­ca­pi­ta­da y fi­nal­men­te que­ma­da. Se­xo o amor Mi pre­gun­ta po­dría re­sul­tar un po­co ton­ta, pe­ro es que la ver­dad siem­pre he te­ni­do es­ta pre­gun­ta en mi men­te y sin­ce­ra­men­te no en­cuen­tro cual se­ría la res­pues­ta a ello ¿Qué di­fe­ren­cia hay en­tre te­ner se­xo y ha­cer el amor? Es lo mis­mo o tie­ne sig­ni­fi­ca­dos di­fe­ren­tes ¿Es­tá co­rrec­to em­plear­lo de am­bas ma­ne­ras pa­ra la mis­ma si­tua­ción? Les man­do un gran sa­lu­do y mu­chas gra­cias.

Sí exis­te una di­fe­ren­cia

Mu­cha gen­te sue­le em­plear am­bas pa­ra nom­brar el acto se­xual. Sin em­bar­go, si exis­te una di­fe­ren­cia. Te­ner se­xo es al­go que no im­pli­ca sen­ti­mien­tos es de­cir, no sen­ti­rás na­da, en cam­bio al ha­cer el amor te en­tre­gas con el cuer­po, al­ma y co­ra­zón, el mun­do se de­tie­ne en ese mo­men­to y só­lo exis­ten esas dos per­so­nas, haz el amor y no só­lo ten se­xo ex­pe­ri­men­ta­rás sen­ti­mien­tos muy bue­nos con esa per­so­na es­pe­cial.

Rui­dos es­to­ma­ca­les Ha­ce dos años que pa­dez­co de un rui­do muy exa­ge­ra­do en el es­tó­ma­go, me ocu­rre to­dos los días, mu­chas ve­ces al día, sin in­te­rrup­ción des­de ha­ce dos años. Fui a es­pe­cia­lis­tas dis­tin­tos, que me han diag­nos­ti­ca­do des­de una dis­pep­sia has­ta co­lon irri­ta­ble, he to­ma­do los me­di­ca­men­tos que se me re­ce­ta­ron du­ran­te me­ses y no he no­ta­do me­jo­ría, sino to­do lo con­tra­rio.

Co­lon irri­ta­ble o es­pás­ti­co

Des­gra­cia­da­men­te no le pue­do ayu­dar de­ma­sia­do. Tie­ne fun­da­men­tal­men­te un pro­ble­ma es­té­ti­co, es de­cir, rui­dos in­có­mo­dos por ser in­ten­sos e in­con­tro­la­bles, de­ri­va­dos de una ac­ti­vi­dad fi­sio­ló­gi­ca nor­mal que es el pe­ris­tal­tis­mo in­tes­ti­nal, que en su ca­so, de­be de ser enor­me­men­te di­ná­mi­co y pa­ten­te. Lo que pue­do de­cir­le es que es­to, es muy tí­pi­co en al­gu­nas per­so­nas que pa­de­cen de co­lon irri­ta­ble o es­pás­ti­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.