1 de Oc­tu­bre de 2017

La i Merida - - Misterios-Consultorios -

UMen­ti­ras

Ha­ce unos días asis­tí a una fies­ta de em­plea­dos en don­de asis­tió mi je­fe. Al día si­guien­te pre­sen­tó unas fo­tos en don­de su­pues­ta­men­te yo me pu­se bo­rra­cho y la ver­dad es que no to­mé na­da por­que sa­bía que es­ta­ba él y ade­más era de la em­pre­sa sin em­bar­go, me qui­so de­jar maly eso no me pa­re­ce por­que no es cier­to ¿Pue­do de­man­dar­lo?

De­bes de­man­dar­lo

Me ima­gino que en la fies­ta fue­ron los com­pa­ñe­ros con los que la­bo­ras, así que tra­ta de uti­li­zar­los co­mo tes­ti­gos a tu fa­vor. Con res­pec­to a las fo­tos que pre­sen­to tu je­fe, de­bes sa­ber si son au­tén­ti­cas por­que tal vez te quie­ra per­ju­di­car uti­li­zan­do “fo­to­mon­ta­jes”, aun­que no lo creas exis­ten ca­sos tan ex­tre­mis­tas co­mo ese pa­ra que pier­das tu tra­ba­jo. Una vez que jun­tes los ar­gu­men­tos ne­ce­sa­rios, em­pie­za con la de­man­da de di­fa­ma­ción. Con­sul­ta con tu abo­ga­do de los mo­vi­mien­tos que va­yas ha­cer. na pa­re­ja de re­cién ca­sa­dos rea­li­za­ba un mo­des­to via­je de lu­na de miel. Aun­que sus pla­nes se veían un po­co aus­te­ros, en ver­dad lo es­ta­ban dis­fru­tan­do. Al lle­gar al hos­tal, re­ci­bie­ron una ad­ver­ten­cia al­go ex­tra­ña por par­te de la en­car­ga­da, pues ase­gu­ró que en ese lu­gar las al­mas pe­na­ban y de­bían per­ma­ne­cer en sus ha­bi­ta­cio­nes des­pués de las diez de la no­che. Los chi­cos to­ma­ron eso co­mo una bro­ma, aun­que no rie­ron al mo­men­to, am­bos pen­sa­ban que era una ton­te­ría. Al dar las diez de la no­che, una ex­tra­ña mú­si­ca co­men­zó a so­nar en el lu­gar, lue­go se acom­pa­ñó de mur­mu­llos, pa­sos y ri­sas, pa­re­cía que afue­ra se es­ta­ba lle­van­do a ca­bo una fies­ta. Sin em­bar­go a ellos, so­lo les im­por­ta­ba se­guir dis­fru­tan­do de sus

Mu­jer ma­yor

Es­toy enamo­ra­do de una mu­jer mu­cho ma­yor que yo. La ver­dad si me gus­ta mu­cho y has­ta he pen­sa­do en ca­sar­me con ella. Me di­ce que me quie­re mu­cho y me lo ha de­mos­tra­do, pe­ro mis ami­gos no me apo­yan ¿Qué es lo que de­be­ría ha­cer o qué me re­co­mien­dan? Agra­dez­co su in­te­rés en mi pre­gun­ta

De­bes or­de­nar lo que sien­tes

Creo que es­tás en una con­fu­sión im­pre­sio­nan­te en­tre que­rer y amar. Tal vez lo que tu sien­tes no es amor, sino una ob­se­sión. De­bes te­ner cuen­ta que sien­do ma­yor que tú, es una mu­jer ex­pe­ri­men­ta­da y que a una edad en la que ya tie­ne hi­jos, no le in­tere­sa te­ner una re­la­ción for­mal. Te re­co­mien­do que tra­tes de or­de­nar tus sen­ti­mien­tos y pon­gas en cla­ro la idea de si es­tás enamo­ra­do o la amas. Si es­tás con es­ta per­so­na, tra­ta de lle­var con cal­ma las co­sas por­que si te si­gues ilu­sio­nan­do, te pue­de las­ti­mar mu­cho.

Co­mu­ni­ca­ción

Lle­vo 6 años con mi pa­re­ja y en to­do es­te tiem­po nun­ca le he pre­gun­ta­do si le gus­ta te­ner re­la­cio­nes con­mi­go. Cuan­do es­toy con ella veo que lo dis­fru­ta, pe­ro en reali­dad no sé si es real o fin­gi­do. ¿De­bo pre­gun­tar­le?

La co­mu­ni­ca­ción es im­por­tan­te en la pa­re­ja

No sé por qué de­jas­te pa­sar mu­cho tiem­po, si no tie­ne na­da de ma­lo que le ha­gas una pre­gun­ta tan sim­ple co­mo esa. De­bes creer en los he­chos y no en las su­po­si­cio­nes que tie­nes en la men­te, si en reali­dad cuan­do tie­nes re­la­cio­nes ves que lo dis­fru­ta, en­ton­ces es por­que de ver­dad si le gus­ta la in­ti­mi­dad con­ti­go, si no crée­me que se ne­ga­ría a te­ner re­la­cio­nes con­ti­go. Lo más re­co­men­da­ble es que tra­tes de co­mu­ni­car­te más con tu pa­re­ja y ha­blen de la for­ma en que más les agra­da ha­cer­lo a am­bos. Ex­pre­sen sus sen­ti­mien­tos y las emo­cio­nes pa­ra que las co­sas flu­yan de me­jor ma­ne­ra. va­ca­cio­nes. Aquel es­cán­da­lo, se pro­lon­gó has­ta la ma­dru­ga­da, fue en­ton­ces cuan­do los enamo­ra­dos no pu­die­ron re­sis­tir más. Sa­lió el hom­bre dis­pues­to a ave­ri­guar lo que su­ce­día y se en­con­tró los pa­si­llos com­ple­ta­men­te va­cíos, pe­ro sen­tía una in­co­mo­di­dad des­co­no­ci­da, mu­cho es­ca­lo­frió, se le di­fi­cul­ta­ba la res­pi­ra­ción y por mo­men­tos te­nía la sen­sa­ción de que le apu­ña­la­ban el pe­cho, y le ro­ba­ban al­go de sí. Su ros­tro se pu­so pá­li­do, co­mo si hu­bie­se en­fer­ma­do de pron­to. Y así fue, tres días pa­só en ca­ma, con fie­bre, alu­ci­na­cio­nes, y vol­vien­do el es­tó­ma­go. El doc­tor cul­pó a la co­mi­da, pe­ro la se­ño­ra del hos­tal te­nía otra teo­ría, pues se­gún su ex­pe­rien­cia, un so­lo mi­nu­to en el pa­si­llo bas­ta­ba pa­ra que los

Pie plano

Des­de chi­qui­to he su­fri­do por­que ten­go el pie plano. Aho­ra ten­go 18 y me he me­ti­do a ju­gar fút­bol. Siem­pre ten­go mo­les­tias y mis tenis se de­for­man, ¿có­mo po­dría ha­cer pa­ra sa­car la cur­va de mi pie, sin te­ner que usar plan­ti­llas?

De­bes ir con es­pe­cia­lis­tas

An­tes que na­da de­bes vi­si­tar a un es­pe­cia­lis­ta. El 80 por cien­to del pro­ble­ma de pie plano se co­rri­ge con di­ver­sos ejer­ci­cios, ya que la ma­yo­ría de las ve­ces se de­be a que los múscu­los del pie no tie­nen la su­fi­cien­te fuer­za pa­ra que és­te se for­me, he ahí la im­por­tan­cia de que acu­das a un es­pe­cia­lis­ta. Son im­por­tan­tes los mo­vi­mien­tos pa­ra for­ta­le­cer los múscu­los de las pier­nas, los pies y los to­bi­llos, ta­les co­mo ca­mi­nar apo­yan­do el pe­so en los cos­ta­dos ex­ter­nos, y al re­vés, en los in­ter­nos; sen­tar­se y ex­ten­der las ro­di­llas pa­ra man­te­ner­las así por lo me­nos cin­co mi­nu­tos, ba­jar­las, y ha­cer 30 re­pe­ti­cio­nes. es­pí­ri­tus que va­ga­ban por ahí atra­ve­sa­ran su cuer­po una y otra vez, ro­bán­do­le un po­co de su vi­da y de­jan­do a cam­bio, un alien­to de muer­te. To­do a cau­sa de que an­tes de que se le­van­ta­ra el hos­tal, se vi­vió en ese si­tio una tra­ge­dia, cien­tos de per­so­nas mu­rie­ron que­ma­das, cuan­do un ca­mión de com­bus­ti­ble se ac­ci­den­tó en la ca­rre­te­ra con­ti­gua, mien­tras ellos ce­le­bra­ban la fies­ta tra­di­cio­nal del pueblo. Cla­ro que es­tas ex­pli­ca­cio­nes so­bra­ban, el chi­co so­lo sa­bía que su cuer­po ha­bía si­do in­va­di­do por fan­tas­mas, que en­tra­ron y sa­lie­ron de él, que ca­si lo ma­tan, no te­nía in­ten­cio­nes de que­dar­se a ave­ri­guar más. La es­tan­cia fue cor­ta, tan so­lo por no sa­ber se­guir ins­truc­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.