5 de Oc­tu­bre de 2017

La i Merida - - Misterios-Consultorios -

No se de­jen. De­man­da

Mi je­fe se bur­la de mí y mis com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo, al­gu­nas ve­ces nos hu­mi­lla, in­sul­ta y se da el cré­di­to por nues­tro tra­ba­jo. Él nos es­tá ame­na­zan­do con des­pe­dir­nos. ¿Po­de­mos de­man­dar­lo por abu­so de au­to­ri­dad? y a ¿Dón­de tenemos que ir pa­ra in­ter­po­ner al­gu­na que­ja?

El de­li­to de abu­so de au­to­ri­dad úni­ca­men­te se apli­ca cuan­do se tra­ta de ser­vi­do­res pú­bli­cos o fun­cio­na­rios pú­bli­cos. Sin em­bar­go, el mal­tra­to que re­ci­bes se de­be de­nun­ciar an­te la Pro­cu­ra­du­ría Fe­de­ral del Tra­ba­jo (Mé­xi­co), los cua­les le da­rán se­gui­mien­to a tu de­nun­cia de mal­tra­to y da­rán las me­di­das de apre­mio co­rres­pon­dien­tes. En ca­so que lle­ga­rá a des­pe­dir­te, pue­des em­pren­der tam­bién una de­man­da de des­pi­do in­jus­ti­fi­ca­do, adu­cien­do que las con­di­cio­nes de tra­ba­jo fue­ron cam­bia­das y ob­te­ner una in­dem­ni­za­ción.

NEl novio de mi hi­ja

Es­toy enamorada del novio de mi hi­ja y no sé qué ha­cer. Es 10 años me­nor que yo pero es un hom­bre muy de­ta­llis­ta, ro­mán­ti­co y muy bue­na on­da. No pue­do evi­tar sus­pi­rar por él. ¿Qué de­bo ha­cer? ¿Le di­go que me in­tere­sa? o lo de­jo así.

Tu hi­ja es pri­me­ro

Sue­na muy du­ro de­cir­lo, pero es­tás muy mal. Ima­gí­na­te que tu hi­ja se en­te­re de es­to, lo di­fí­cil que se­ría pa­ra ella. Sin­ce­ra­men­te por un hom­bre no va­le la pe­na per­der a una hi­ja. Hom­bres po­drás en­con­trar a lo lar­go de tu vi­da, pero el amor y apre­cio de una hi­ja di­fí­cil­men­te. Ade­más lo pro­ba­ble es que no es­tés enamorada de esa per­so­na, con la que no has con­vi­vi­do di­rec­ta­men­te y só­lo lo co­no­ces por fue­ra. Lo me­jor es que te ol­vi­des de él, por tu bien y el de tu hi­ja. Sal a la calle que de se­gu­ro hay al­guien a quien amar, sin las­ti­mar a na­die. ues­tra cos­tum­bre fa­mi­liar, era re­unir­nos en el cam­po ca­da seis me­ses. A los ni­ños les en­can­ta­ba porque la pa­sa­ban muy bien en el la­go. Y no­so­tros po­día­mos re­la­jar­nos un po­co. La ma­ña­na si­guien­te de nues­tra lle­ga­da, uno de mis hijos en­tró al cuar­to llo­ran­do, porque su her­mano no quería jugar con él, y ha­bía pa­sa­do ho­ras ha­blan­do con un vie­jo ár­bol del jar­dín, mi­ran­do fi­ja­men­te ha­cia una de las ra­mas. Cuan­do fui­mos has­ta ahí, no nos pres­tó aten­ción, así que mi es­po­so lo lle­vó aden­tro car­gan­do. Estaba ner­vio­so, an­sio­so vien­do por la ven­ta­na, con­tan­do una his­to­ria de su ami­go del ár­bol y cuan­to es­te se mo­les­ta­ría por ha­ber­lo aban­do­na­do. Tras ho­ras de in­te­rro­ga­to­rio, ter­mi­nó llo­ran­do in­con­so­la­ble­men­te, por lo que, de­ci­di­mos mos­trar­le que los ni­ños no vi­ven en los ár­bo­les. Pron­to to­dos los de­más vi­nie­ron a cu­rio­sear, no les men­cio­na­mos nin­gu­na pa­la­bra, pero los más pe­que­ños de in­me­dia­to co­rro­bo­ra­ron la his­to­ria de mi

Can­di­dia­sis

No soy muy ex­per­ta en es­to, pero por lo que he leí­do en in­ter­net ten­go can­di­dia­sis va­gi­nal. Qui­sie­ra sa­ber cuá­les son las cau­sas y si só­lo se con­ta­gia por trans­mi­sión se­xual, ya que yo aún no he te­ni­do re­la­cio­nes.

Va­rían las cau­sas

No to­das las en­fer­me­da­des va­gi­na­les se dan por man­te­ner re­la­cio­nes se­xua­les. La can­di­dia­sis no es una in­fec­ción de trans­mi­sión se­xual. Se de­be a la pro­li­fe­ra­ción de un hon­go que for­ma par­te de la flo­ra va­gi­nal. Es­to pue­de de­ber­se a múl­ti­ples fac­to­res co­mo por ejem­plo ha­ber to­ma­do an­ti­bió­ti­cos, lle­var con fre­cuen­cia ro­pa ajus­ta­da, no se­car la zo­na ge­ni­tal des­pués de du­char­se, etc. Te su­gie­ro que va­yas al mé­di­co pa­ra que te diag­nos­ti­que si real­men­te se tra­ta de can­di­dia­sis y te pon­ga el tra­ta­mien­to ade­cua­do pa­ra que de­jes de sen­tir mo­les­tias res­pec­to a tu zo­na ín­ti­ma.

Gas­tri­tis

Pa­dez­co de gas­tri­tis y siempre ter­mino au­men­ta­do el do­lor de­bi­do a que es­toy mal in­for­ma­da y no sé qué co­mer cuan­do ten­go es­te mal. Me po­drían ayu­dar pa­ra sa­ber qué ali­men­tos con­su­mir cuan­do ten­go gas­tri­tis.

Con­su­me ali­men­tos li­via­nos

Ge­ne­ral­men­te a los pa­cien­tes con gas­tri­tis se les re­co­mien­da to­mar an­ti­áci­dos, re­gu­la­do­res de aci­dez y de se­cre­ción gás­tri­ca; sin em­bar­go, la die­ta se­rá fun­da­men­tal pa­ra me­jo­rar. Los ali­men­tos que pue­des con­su­mir cuan­do tie­nes gas­tri­tis son: Le­che o yo­gurt, que­sos, ver­du­ras (de pre­fe­ren­cia co­ci­das y sin cás­ca­ra), fru­tas, ce­rea­les co­mo ave­na y ce­real de maíz, pan tos­ta­do, tor­ti­lla de maíz, so­pa de arroz o pas­ta, po­llo, pes­ca­do, atún, ma­ris­cos, car­ne sua­ve y sin gra­sa, cal­dos de ver­du­ras, agua­ca­te, nue­ces, al­men­dras, y agua pa­ra be­ber. hijo, afir­man­do que ha­bía al­guien en el ár­bol. Al­gu­nos sa­lie­ron co­rrien­do, otros más gri­ta­ron es­pan­ta­dos, de­cían que el pe­que­ño estaba des­nu­do, que su piel era blan­ca, sus ojos gran­des y com­ple­ta­men­te ne­gros. Ade­más le mo­les­ta­ba que lo es­tu­vie­ran vien­do, por lo que gru­ñía y mos­tra­ba sus afi­la­dos dien­tes. La ver­dad yo no lo hu­bie­se creí­do, a no ser porque dos de mis so­bri­nos em­pe­za­ron a ele­var­se, sus ca­be­llos se le­van­ta­ban co­mo si al­guien los es­tu­vie­se to­man­do de ahí, va­rios de no­so­tros los aga­rra­mos de los pies, pero la fuer­za con la que iban ha­cia arri­ba era de­ma­sia­da. Fi­nal­men­te lo­gra­mos li­be­rar­los, y en­tra­mos a la casa. Des­de ahí pu­di­mos ver co­mo los ár­bo­les se agi­ta­ron por lar­go ra­to. Me es­for­cé mu­cho por ver lo que los otros veían, pero pa­ra mi suer­te, no lo lo­gré, y lo agra­dez­co, porque des­de aquel día, nin­guno de los pre­sen­tes pue­de ni si quie­ra acer­car­se a un ár­bol, mu­cho me­nos vol­ver al cam­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.