9 de Octubre de 2017

La i Merida - - FAMILIA -

El ros­tro di­ce mu­cho de las per­so­nas. No se tra­ta de be­lle­za, sino de sa­lud. Por suer­te o por des­gra­cia, se llegan a mu­chas con­clu­sio­nes cuan­do mi­ras a al­guien a los ojos. Y no por la mi­ra­da. Es­to no ocu­rre so­lo al ob­ser­var a los de­más. Tam­bién in­flu­ye en lo que per­ci­bes de ti. Mi­rar­te al es­pe­jo y ver una piel gra­sa, con pun­tos ne­gros y des­hi­dra­ta­da no es la me­jor ma­ne­ra de em­pe­zar el día. Al con­tra­rio, lo ideal es con­tem­plar una ima­gen sa­lu­da­ble y es­plen­do­ro­sa. De nue­vo, no se ha­bla de be­lle­za, sino de vi­ta­li­dad, de ga­nas de lu­char. Y eso es lo que se des­pren­de de una ca­ra lim­pia y cui­da­da.

Mas­ca­ri­llas fa­cia­les pa­ra eli­mi­nar las im­pu­re­zas de tu piel:

La avena tie­ne la ca­pa­ci­dad de suc­cio­nar la su­cie­dad de la piel. Al mis­mo tiem­po, equi­li­bra el PH de la piel y la hi­dra­ta. Ade­más, tie­ne esa tex­tu­ra só­li­da que bus­cas pa­ra ex­fo­liar­te. Es ri­ca en vi­ta­mi­nas que ali­men­tan la epi­der­mis, ace­le­ra la crea­ción de co­lá­geno y sus li­po­pro­teí­nas fa­ci­li­tan que los nu­trien­tes se in­tro­duz­can en la tez. In­gre­dien­tes: —Una cu­cha­ra­da de avena (10 g) —Me­dio va­so de le­che (100 ml) Preparación: —Mez­cla la avena con la le­che y re­mue­ve bien has­ta que que­de una pas­ta sin gru­mos. —Si es­tá de­ma­sia­do es­pe­sa, pue­des po­ner un po­co más de le­che. Apli­ca­ción: —Ex­tien­de la mez­cla por to­da la ca­ra, con mo­vi­mien­tos cir­cu­la­res, ya que fa­vo­re­cen la cir­cu­la­ción. Evi­ta el con­tac­to con los ojos. —Es­pe­ra 15 minutos an­tes de re­ti­ra la mas­ca­ri­lla pa­ra eli­mi­nar las im­pu­re­zas de la piel. —Pa­sa­do el tiem­po in­di­ca­do, so­lo tie­nes que eli­mi­nar­la con agua tem­pla­da. —Pa­ra ter­mi­nar, pue­des apli­car la cre­ma hi­dra­tan­te que sue­las usar. 2. Agua­ca­te y miel pa­ra eli­mi­nar las im­pu­re­zas de la piel: Co­mo su­ce­día con los pro­duc­tos an­te­rio­res, el agua­ca­te es per­fec­to pa­ra hi­dra­tar la piel. Es ri­co en an­ti­oxi­dan­tes, por lo que re­tra­sa el en­ve­je­ci­mien­to y la apa­ri­ción de arru­gas. Asi­mis­mo, al in­tro­du­cir­se en los po­ros, ab­sor­be las im­pu­re­zas pre­sen­tes en la piel. Por otra par­te, su gra­sa sa­lu­da­ble ge­ne­ra un pe­lí­cu­la que te pro­te­ge de los efec­tos de la con­ta­mi­na­ción. Por des­gra­cia, el ai­re en la ca­lle es muy per­ju­di­cial pa­ra la sa­lud de tu piel, así co­mo pa­ra pa­ra tu bie­nes­tar ge­ne­ral. En cuan­to a la miel, tie­nes que re­cor­dar su fuer­za co­mo an­ti­bió­ti­co. In­gre­dien­tes: —3 cu­cha­ra­das de miel (75 g) —½ agua­ca­te Preparación: —Ca­lien­ta la miel, vi­gi­lan­do que no es­té de­ma­sia­do ca­lien­te pa­ra no que­mar­te. —Ma­cha­ca el agua­ca­te. —Mez­cla am­bos in­gre­dien­tes has­ta con­se­guir una pas­ta. Apli­ca­ción: —An­tes de usar es­ta mas­ca­ri­lla de­bes ase­gu­rar­te de te­ner la piel lim­pia y se­ca. —Apli­ca la mas­ca­ri­lla me­dian­te mo­vi­mien­tos cir­cu­la­res y de­ja que ac­túe du­ran­te unos quin­ce minutos. —Pa­sa­do el tiem­po, co­mo se tra­ta de una lo­ción un tan­to pe­ga­jo­sa, uti­li­za una toa­lla hu­me­de­ci­da en agua ca­lien­te pa­ra que sea más fá­cil lim­piar­te. —Pa­ra ter­mi­nar, apli­ca un tó­ni­co. A ve­ces las mu­je­res pre­fie­ren al­ter­na­ti­vas far­ma­co­ló­gi­cas, pe­ro mu­chas son de­ma­sia­do agre­si­vas. Otras pue­den ata­car la su­per­fi­cie pa­ra crear la apa­rien­cia de sa­lud, pe­ro no ac­túan so­bre la cau­sa del pro­ble­ma. Sin em­bar­go, con es­tas dos mas­ca­ri­llas te ase­gu­ra­rás de com­ba­tir esos fac­to­res que pro­vo­can que apa­rez­ca su­cie­dad y gra­sa en tu piel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.