Adic­cio­nes

Cul­pa­bles de pro­ble­mas emo­cio­na­les o sa­lud men­tal

La i Merida - - NOTICIAS -

Gran par­te de las per­so­nas que tie­nen pro­ble­mas emo­cio­na­les o de sa­lud men­tal es de­bi­do a al­gu­na adic­ción, so­bre to­do por el al­coho­lis­mo. Al­re­de­dor del 10% de la po­bla­ción yu­ca­te­ca pa­de­ce de al­gún con­flic­to re­la­cio­na­do con la sa­lud men­tal, prin­ci­pal­men­te la de­pre­sión in­di­ca­ron par­ti­ci­pan­tes del fo­ro “Adic­cio­nes, vio­len­cia y sa­lud men­tal co­mu­ni­ta­ria“, que ayer se reali­zó en un ho­tel de Pa­seo de Mon­te­jo por el Día Mun­dial de la Sa­lud Men­tal, que or­ga­ni­zó la Se­cre­ta­ría es­ta­tal de Sa­lud. En la ma­yo­ría de las ca­sos, las adi­cio­nes es­tán de­trás de un aten­ta­do a la vi­da, de una agre­sión, de la vio­len­cia o sui­ci­dio, ma­ni­fes­tó Ma­nuel Ruiz Men­do­za, sub­di­rec­tor de Sa­lud Men­tal de la SSY. Asi­mis­mo, afir­mó que los pro­ble­mas de sa­lud men­tal es­tán re­la­cio­na­dos con las adic­cio­nes, par­ti­cu­lar­men­te con el con­su­mo del al­cohol, uno de los fac­to­res que pue­de com­pli­car y al­te­rar el tra­ta­mien­to de un pa­cien­te con pro­ble­mas de sa­lud men­tal. Es­ti­mó que al­re­de­dor de un 10%-15%, pa­de­ce de al­gu­na en­fer­me­dad men­tal, prin­ci­pal­men­te la de­pre­sión. En ese sen­ti­do, di­jo que tam­bién se tra­ba­ja con em­pre­sa­rios y cá­ma­ras em­pre­sa­ria­les pa­ra cons­cien­ciar a es­tos gru­pos de que ha­ya más cui­da­do en la ven­ta y con­su­mo de al­cohol. Aun­que en es­te as­pec­to, se tra­ta de un pro­ble­ma que no com­pe­te y la de­pen­den­cia de Sa­lud Men­tal, sino es al­go que se de­be tra­ba­jar en la pre­ven­ción des­de tem­pra­na edad. Por su par­te, Ami­ra León Pin­to, di­rec­to­ra de la Es­cue­la de Sa­lud, de la Uni­ver­si­dad Mo­de­lo, opi­nó que el he­cho de te­ner un con­trol de la can­ti­dad de ne­go­cios que ven­den al­cohol fa­vo­re­ce la dis­mi­nu­ción del con­su­mo, sin em­bar­go se sa­be que las adic­cio­nes son una res­pues­ta a otras si­tua­cio­nes del con­tex­to emo­cio­nal por el que pue­da es­tar atra­ve­san­do el ser hu­mano. Ac­tual­men­te, agre­gó, exis­ten ca­ren­cias de víncu­los, em­pa­tía, de mu­cha so­le­dad en la per­so­nas. Apa­ren­te­men­te, apun­tó, vi­vi­mos co­nec­ta­dos por medio de la tec­no­lo­gía por­que to­do el día es­ta­bas co­mu­ni­can­do y res­pon­dien­do por medio men­sa­jes en el ce­lu­lar, o al­gún apa­ra­to tec­no­ló­gi­co. Pe­ro es­te ti­po de co­mu­ni­ca­ción, aña­dió, no per­so­nal, no es su­fi­cien­te pa­ra po­der sa­tis­fa­cer es­ta ne­ce­si­dad, co­mo se­res hu­ma­nos, de vin­cu­lar­nos y de em­pa­ti­zar a ma­ne­ra más per­so­nal. “El al­coho­lis­mo es una con­se­cuen­cia de es­ta fal­ta de vincu­lo de los se­res hu­ma­nos ac­tua­les“, pre­ci­só. Pa­ra evi­tar es­ta si­tua­ción, la aca­dé­mi­ca in­di­có que se de­be tra­ba­jar en la fa­mi­lia que se fo­men­ta la co­mu­ni­ca­ción per­so­nal y no por medio de es­tos apa­ra­tos tec­no­ló­gi­cos, co­mo el ce­lu­lar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.