12 de Oc­tu­bre de 2017

La i Merida - - Salud -

Can­sa­do de li­brar una ba­ta­lla de vo­lun­ta­des ca­da vez que le pre­sen­tas un ali­men­to nue­vo a tu hi­jo? El mie­do a lo des­co­no­ci­do tam­bién es­tá pre­sen­te a la ho­ra de la co­mi­da. Tan­to que has­ta tie­ne nom­bre pro­pio: neo­fo­bia. No obs­tan­te, los cien­tí­fi­cos han es­tu­dia­do có­mo com­ba­tir­la.

Ju­gar con la co­mi­da

La tex­tu­ra de un ali­men­to pue­de ju­gar un rol im­por­tan­te a la ho­ra de pro­vo­car el re­cha­zo de un ni­ño. Que sea pe­ga­jo­so, cru­jien­te, es­pon­jo­so o con gru­mos pue­de re­sul­tar de­ter­mi­nan­te. Se­gún los cien­tí­fi­cos, de­jar que los más pe­que­ños jue­guen con su co­mi­da uti­li­zan­do sus ma­nos in­cre­men­ta las po­si­bi­li­da­des de que lue­go acep­ten in­ge­rir­la de bue­na ga­na.

Un con­tex­to so­cial

El com­por­ta­mien­to de los ni­ños al co­mer es­tá fuer­te­men­te in­fluen­cia­do por el con­tex­to so­cial. Los pe­que­ños no só­lo en­cuen­tran sa­tis­fac­ción en el sa­bor sino tam­bién en la com­pa­ñía y las in­ter­ac­cio­nes so­cia­les. Por eso, su ac­ti­tud ha­cia al­go nue­vo re­sul­ta más po­si­ti­va en un con­tex­to so­cial y afec­ti­vo, co­mo una ce­na fa­mi­liar, que si el pa­dre se sien­ta a la me­sa con el úni­co ob­je­ti­vo de dar­le de co­mer al hi­jo. Co­mer con otros les da, ade­más, la opor­tu­ni­dad de co­men­tar las sen­sa­cio­nes que les pro­du­ce la co­mi­da y ob­ser­var los ges­tos y ex­pre­sio­nes de los de­más a la ho­ra de in­ge­rir un ali­men­to. Lo que les per­mi­te ha­cer una cons­truc­ción so­cial de lo que es el pla­cer de co­mer.

Imi­ta­ción

Los ni­ños tien­den a imi­tar las con­duc­tas de la gen­te de su en­torno. Por eso es muy im­por­tan­te que vean a sus pa­dres co­mien­do una die­ta sa­lu­da­ble. Pe­ro no só­lo a los pa­dres. En un es­tu­dio de 1980, la ex­per­ta en ali­men­ta­ción in­fan­til Leann L. Birch reali­zó prue­bas en las que un ni­ño con pre­fe­ren­cia por el ve­ge­tal A se sen­ta­ba a co­mer con ni­ños a los que, en cam­bio, el gus­ta­ba el ve­ge­tal B. En cua­tro oca­sio­nes, se les pi­dió que eli­gie­ran en­tre A y B. El re­sul­ta­do fue que los me­no­res que pre­fe­rían el ve­ge­tal A au­men­ta­ron su pre­di­lec­ción por el ve­ge­tal B, el que con­su­mían los otros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.