9 de Abril de 2018

La i Merida - - Comunidad -

En Dzit­yá, co­mi­sa­ría me­ri­da­na, Ire­ne Man­za­ne­ro desem­pe­ña su ofi­cio de fa­bri­can­te de jo­ye­ría de ma­de­ra en un lo­cal don­de ela­bo­ra y ven­de sus pro­duc­tos. Ire­ne cuen­ta que su pa­pá tam­bién es ar­te­sano, cuan­do era ni­ña ella siem­pre es­ta­ba en el ta­ller ju­gan­do con los pe­da­ci­tos de ma­de­ra que so­bra­ban. “Me di cuen­ta que ha­bía mu­cha ma­de­ra des­per­di­cia­da que no se usa­ba y me na­ció la in­quie­tud de pen­sar que al­go se po­día ha­cer con esa ma­de­ra”, di­jo Ire­ne al re­la­tar sus ini­cios en la jo­ye­ría de ese ti­po. Se­gún ella, un día cor­tó un pe­da­ci­to de ma­de­ra e hi­zo una pie­za muy rústica, la cual lle­vó a don­de su pa­pá ven­día sus pro­duc­tos y una per­so­na pre­gun­tó su pre­cio, es­to le hi­zo pen­sar que se po­día ven­der. Su tra­ba­jo co­mien­za con unas ta­bli­llas de ma­de­ra, las cua­les ella mis­ma cor­ta. Pos­te­rior­men­te usa una ho­ja cal­ca y con ayu­da de un lá­piz di­bu­ja una ro­sa so­bre el pe­da­zo de ma­de­ra. Pa­ra que el di­bu­jo se im­preg­ne bien es ne­ce­sa­rio que ella lo re­mar­que con un bo­lí­gra­fo. El si­guien­te pa­so fue cor­tar la ma­de­ra, pa­ra eso uti­li­za una sie­rra ca­la­do­ra con la que ha­ce el cor­te con de­li­ca­de­za por­que se tra­ta de una pie­za fi­na. El pe­núl­ti­mo pa­so es el de­ta­lla­do que ha­ce con una he­rra­mien­ta ro­ta­to­ria, la cual ella co­no­ce co­mo “Dre­mel”, pues es la mar­ca de la mis­ma. Es­ta he­rra­mien­ta la uti­li­za pa­ra ha­cer los sur­cos en el di­je. El úl­ti­mo pa­so es com­ple­ta­men­te a mano, pues uti­li­za li­jas pa­ra que el di­je que­da­ra lo más pre­sen­ta­ble po­si­ble. Adi­cio­nal­men­te se pue­de pin­tar o cu­brir con una ca­pa de acei­te pa­ra que el di­je luz­ca jun­to a la per­so­na que lo por­te. La rea­li­za­ción de es­tos di­jes es un pro­ce­so que re­quie­re mu­cho cui­da­do. En el ta­ller don­de Ire­ne tra­ba­ja hay va­rias he­rra­mien­tas de las cua­les dos son las prin­ci­pa­les, se­gún ella. Se tra­ta de la sie­rra ca­la­do­ra con la cual ha­ce los cor­tes en ma­de­ra y la he­rra­mien­ta ro­ta­to­ria pa­ra rea­li­zar de­ta­lles en las pie­zas. Adi­cio­nal a es­tas he­rra­mien­tas Ire­ne cuen­ta que tam­bién uti­li­za va­rios ti­pos de li­jas, bro­cas, gur­bias y fre­sas, de­pen­dien­do del tra­ba­jo a rea­li­zar. Ade­más, ella se preo­cu­pa por que to­do sea na­tu­ral: ha sus­ti­tui­do los quí­mi­cos por ce­ras o acei­tes de co­co u oli­vo que ha­cen que la ma­de­ra luz­ca aún más. Así, los clien­tes tie­nen la se­gu­ri­dad de que es­tán ad­qui­rien­do un pro­duc­to ami­ga­ble con el me­dio am­bien­te. En­tre la va­rie­dad de ar­tícu­los que Ire­ne ha­ce se en­cuen­tran los are­tes, co­lla­res, di­jes y ani­llos. Tam­bién fa­bri­ca cen­tros de me­sa, fru­te­ros, re­ci­pien­tes pa­ra sal­sas y ta­zo­nes. Ire­ne ven­de sus pro­duc­tos en el es­ta­ble­ci­mien­to “Bu­ri”, cer­ca de la pla­za prin­ci­pal de Dzit­yá. Ahí tam­bién tra­ba­ja su es­po­so, Es­te­ban Oje­da, quien rea­li­za otros pro­duc­tos en ma­de­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.