9 de Abril de 2018

La i Merida - - Familia -

Mu­chas son las co­sas que pue­de ha­cer un ni­ño, cuan­do es­tá en ca­sa, des­de que­dar­se ahí has­ta sa­lir a la ca­lle y dis­fru­tar del jue­go en un par­que o en una zo­na de re­creo. De he­cho, ele­gir el ex­te­rior co­mo lu­gar en don­de dis­fru­tar de es­tas ac­ti­vi­da­des es una elec­ción me­jor que la de per­ma­ne­cer sen­ta­do en el so­fá. Así lo in­di­can los ex­per­tos quie­nes des­ta­can que des­ta­ca la ma­yor po­si­bi­li­dad de desa­rro­llar en­fer­me­da­des en el ca­so de los me­no­res se­den­ta­rios.

En uno de los es­tu­dios rea­li­za­dos al res­pec­to se com­pro­bó que los ni­ños que ha­cían más ejer­ci­cio te­nían me­nos po­si­bi­li­da­des de desa­rro­llar en­fer­me­da­des.

Evi­den­cias:

Un he­cho que po­dría re­la­cio­nar­se con la ac­ti­vi­dad fí­si­ca que con­lle­va el jue­go y otras ac­ti­vi­da­des en el ex­te­rior fa­ci­li­ta la pre­ven­ción de afec­cio­nes co­mo dia­be­tes, obe­si­dad, y ofre­ce in­mu­ni­dad al ha­cer tra­ba­jar al sis­te­ma in­mu­ne en es­te en­torno. Ade­más, en el ca­so de los se­den­ta­rios es más di­fí­cil evi­den­ciar pro­ble­mas de sa­lud co­mo una ma­la pos­tu­ra a la ho­ra de ca­mi­nar, etc. Asi­mis­mo, los se­den­ta­rios tie­nen más ries­go de desa­rro­llar de­pre­sión a lar­go pla­zo. Ju­gar en el ex­te­rior no so­lo ofre­ce a los más pe­que­ños be­ne­fi­cios en el te­rreno de la sa­lud. Es­tas ac­ti­vi­da­des per­mi­ten desa­rro­llar el apren­di­za­je ex­pe­ri­men­tal que se de­fi­ne co­mo el pro­ce­so por el que los ni­ños se iden­ti­fi­can e in­ter­ac­túan con el mun­do que les ro­dea. El apren­di­za­je ex­pe­ri­men­tal pue­de rea­li­zar­se me­dian­te ac­ti­vi­da­des co­mo ju­gar al ai­re li­bre. Per­mi­tir que los ni­ños ex­pe­ri­men­ten el mun­do de ma­ne­ra in­de­pen­dien­te los ayu­da a pen­sar por sí mis­mos. Es­to les re­por­ta un sen­ti­mien­to de lo­gro y un au­men­to de con­fian­za que pue­de con­tri­buir a for­ta­le­cer el víncu­lo pa­dres-hi­jo, al mis­mo tiem­po que per­mi­te a to­da la fa­mi­lia com­par­tir el or­gu­llo de al­can­zar hi­tos im­por­tan­tes. Ade­más, el apren­di­za­je ex­pe­ri­men­tal es­tá al al­can­ce de to­dos los ni­ños, ya sea en el par­que cer­ca de ca­sa, du­ran­te las va­ca­cio­nes o los fi­nes de se­ma­na ca­mino ha­cia la tien­da don­de se com­pra el pan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.