10 de Abril de 2018

La i Merida - - Familia -

La nar­co­lep­sia es una afec­ción de ti­po neu­ro­ló­gi­co, que tam­bién se co­no­ce con el nom­bre de “Sín­dro­me de Ge­li­neau”. Se ca­rac­te­ri­za por­que el afec­ta­do ex­pe­ri­men­ta unos ac­ce­sos in­con­tro­la­bles de sue­ño du­ran­te el día. Su pre­va­len­cia en el mun­do es muy ba­ja: se es­ti­ma que un 0,16% de la po­bla­ción pa­de­ce es­te pro­ble­ma. La en­fer­me­dad pa­re­ce te­ner un ori­gen au­to­in­mu­ne. Su prin­ci­pal efec­to es el de im­pe­dir que el ce­re­bro re­gu­le co­rrec­ta­men­te los ci­clos del sue­ño y del des­per­tar. Las per­so­nas sien­ten im­pul­sos fu­ga­ces de dor­mir, du­ran­te la vi­gi­lia.

Cau­sas:

La cien­cia no ha es­ta­ble­ci­do con exac­ti­tud las cau­sas de la nar­co­lep­sia. Sin em­bar­go, du­ran­te las úl­ti­mas dé­ca­das se han ade­lan­ta­do im­por­tan­tes es­tu­dios pa­ra com­pren­der es­te ra­ro pa­de­ci­mien­to. Los in­ves­ti­ga­do­res han po­di­do de­ter­mi­nar que hay va­rias zo­nas del ce­re­bro com­pro­me­ti­das en es­te mal. Asi­mis­mo, se ha po­di­do es­ta­ble­cer que los ce­re­bros de las per­so­nas con nar­co­lep­sia pre­sen­tan un nú­me­ro re­du­ci­do de neu­ro­nas pro­duc­to­ras de hi­po­cre­ti­na. Es­ta sus­tan­cia re­gu­la el sue­ño, pe­ro tam­bién la ali­men­ta­ción. Ese he­cho po­dría ex­pli­car tam­bién la ra­zón por la cual la ma­yo­ría de las per­so­nas con nar­co­lep­sia tam­bién pre­sen­tan ta­sas más al­tas de obe­si­dad. Se pre­su­me que la nar­co­lep­sia po­dría te­ner su ori­gen en una fa­lla del sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio. Así mis­mo, pue­de de­ber­se a le­sio­nes trau­má­ti­cas, tu­mo­res u otras en­fer­me­da­des en el ce­re­bro. Al­gu­nas in­fec­cio­nes o la ex­po­si­ción a to­xi­nas tam­bién po­drían ser la cau­sa de es­ta en­fer­me­dad.

Prin­ci­pa­les sín­to­mas:

—Som­no­len­cia ex­ce­si­va du­ran­te el día. Es el prin­ci­pal sín­to­ma. A ve­ces la som­no­len­cia se pre­sen­ta de for­ma pro­gre­si­va y otras ve­ces de ma­ne­ra sú­bi­ta. Ocu­rren dia­ria­men­te, aun­que no de for­ma cons­tan­te. —Cri­sis de hi­po­to­nía mus­cu­lar. Tam­bién es uno de los sín­to­mas tí­pi­cos de la nar­co­lep­sia. Epi­so­dios brus­cos de des­cen­so del tono mus­cu­lar, que se pro­du­cen fren­te a emo­cio­nes fuer­tes. Los múscu­los se de­bi­li­tan, a ve­ces de for­ma le­ve y otras de ma­ne­ra se­ve­ra. Du­ran se­gun­dos o mi­nu­tos. —Pa­rá­li­sis del sue­ño. Con­sis­te en la im­po­si­bi­li­dad de mo­ver­se, an­tes de dor­mir­se o po­co an­tes de des­per­tar. Ca­si siem­pre se acom­pa­ñan de alu­ci­na­cio­nes. —Alu­ci­na­cio­nes hip­na­gó­gi­cas/hip­no­póm­pi­cas. Se pre­sen­tan per­cep­cio­nes irrea­les, bien sea de ca­rác­ter vi­sual, au­di­ti­vo o tác­til. Su­ce­den prin­ci­pal­men­te al que­dar­se dor­mi­do o al des­per­tar. —Sue­ño frag­men­ta­do. Sig­ni­fi­ca des­per­tar du­ran­te la no­che, en re­pe­ti­das oca­sio­nes. Es usual que tam­bién ha­ya pe­sa­di­llas o pa­ra­som­nias, so­nam­bu­lis­mo, agi­ta­ción psi­co­mo­triz du­ran­te el sue­ño y mo­vi­mien­tos ocu­la­res rá­pi­dos an­tes de tiem­po, en­tre otros. —Otros sín­to­mas fre­cuen­tes en la nar­co­lep­sia son: con­duc­tas in­cons­cien­tes au­to­má­ti­cas, o au­to­ma­tis­mos, fal­ta de con­cen­tra­ción, sen­sa­ción subjetiva de pér­di­da de me­mo­ria, can­san­cio, fa­ti­ga, vi­sión bo­rro­sa, tras­tor­nos del es­ta­do de áni­mo y tras­tor­nos de ali­men­ta­ción.

Diag­nós­ti­co:

Lo usual es que no se diag­nos­ti­que has­ta des­pués de 10 o 15 años de la apa­ri­ción de los pri­me­ros sín­to­mas. Ge­ne­ral­men­te el diag­nós­ti­co co­mien­za con una va­lo­ra­ción clí­ni­ca y la in­da­ga­ción so­bre an­te­ce­den­tes mé­di­cos. Nin­guno de los sín­to­mas es ex­clu­si­vo de es­ta en­fer­me­dad y es­to aña­de una di­fi­cul­tad adi­cio­nal. Por eso no es usual que se diag­nos­ti­que la nar­co­lep­sia úni­ca­men­te ba­sán­do­se en los sín­to­mas. Lo ha­bi­tual es que se or­de­nen al­gu­nos exá­me­nes mé­di­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.