10 de Abril de 2018

La i Merida - - Misterios-Consultorios -

Cues­tio­nes le­ga­les Di­vor­cio

Ten­go 31 años, me ca­sé a los 26 y lue­go tu­ve una her­mo­sa hi­ja que aho­ra tie­ne 4 añi­tos, al po­co tiem­po me en­te­ré de que mi es­po­so me era in­fiel, con va­rias mu­je­res, de mo­do que me se­pa­ré de él ha­ce ca­si año y me­dio. Ya no lo amo y me quie­ro di­vor­ciar, pe­ro él no quie­re fir­mar y con­ti­nua­men­te me da ex­cu­sas pa­ra evi­tar el pro­ce­so. Ha­ce po­co co­no­cí a al­guien y es­toy em­ba­ra­za­da. Aho­ra mi preo­cu­pa­ción es si ¿Me pue­de qui­tar a mi hi­ja? por­que ya ten­go otra pa­re­ja

No te pue­de qui­tar a tu hi­ja a me­nos de que de­mues­tre que eres una ma­la ma­dre y pa­ra ello se ne­ce­si­tan mu­chas co­sas y prue­bas más que una sim­ple acu­sa­ción. Sin em­bar­go, tu ca­so tam­po­co es muy fá­cil, por­que él po­día ale­gar que el hi­jo que es­pe­ras es de él y la ley le da­ría la ra­zón. Mi con­se­jo es que seas ho­nes­ta con tu aún es­po­so y le di­gas que tu de plano ya no quie­res re­gre­sar con él.

De­fien­dan su amor

LP­ri­mos

Es­toy enamo­ra­da de uno de mis pri­mos le­ja­nos, nos co­no­ce­mos des­de ni­ños pe­ro des­de ha­ce unos 6 me­ses em­pe­za­mos a fre­cuen­tar­nos en fies­tas de la fa­mi­lia y siem­pre ter­mi­ná­ba­mos en­tre los úl­ti­mos de la fies­ta y él me ofre­cía lle­var­me a mi ca­sa, el he­cho es que un día nos be­sa­mos y eso fue al­go muy ex­tra­ño pe­ro nos gus­tó, el pro­ble­ma aho­ra es que los dos te­ne­mos mie­do de que nues­tras fa­mi­lias nos quie­ran se­pa­rar por aque­llo del pa­ren­tes­co, no sa­be­mos qué ha­cer ¿po­drían acon­se­jar­nos al­go?

Lo pri­me­ro que tie­nen que ha­cer es bus­car los la­zos fa­mi­lia­res que los unen pa­ra des­car­tar cual­queir cer­ca­nía, mu­chas ve­ces en­tre me­jo­res ami­gos nos lla­ma­mos pri­mos pe­ro en reali­dad no hay la­zos de san­gre. Pos­te­rior­men­te ha­blen con sus fa­mi­lias pa­ra ex­pli­car­les la si­tua­ción por la que es­tán pa­san­do y de­mues­tren que su amor se dio de la con­vi­ven­cia y el tra­to y que no es­pe­ran he­rir a na­die. a Ave­ni­da Lá­za­ro Cár­de­nas, es una via­li­dad muy im­por­tan­te de Gua­da­la­ja­ra, Ja­lis­co. Co­nec­ta con el po­bla­do de Cha­pa­la, y es muy co­no­ci­da por la gran can­ti­dad de ac­ci­den­tes que su­ce­den en ella. Se pue­de con­tar al me­nos uno dia­rio, al­gu­nos de­ma­sia­do fuer­tes con con­se­cuen­cias mor­ta­les. Se iden­ti­fi­ca co­mo la cau­sa a una mu­jer que se apa­re­ce mis­te­rio­sa­men­te en me­dio del ca­mino, dis­tra­yen­do a los con­duc­to­res. Cuan­do és­tos in­ten­tan es­qui­var­la su­fren fa­ta­les per­can­ces y otros tan­tos ase­gu­ran ha­ber­la atro­pe­lla­do. Mu­chos tes­ti­gos di­cen que es­tos su­ce­sos son cau­sa­dos por una pre­sen­cia

Es­tá pe­na­do Adre­na­li­na

El otro día mi no­vio y yo es­tá­ba­mos en una ca­lle os­cu­ra den­tro de su au­to, la ver­dad nos dis­po­nía­mos a ha­cer una que otra tra­ve­su­ra que nos die­ra un po­co de adre­na­li­na; sin em­bar­go, un po­li­cía lle­gó y se acer­có al co­che, pe­ro no ha­bías em­pe­za­do a ha­cer na­da pe­ro nos asus­tó mu­cho y nos di­jo que si pen­sá­ba­mos en ha­cer al­go o te­ner re­la­cio­nes ín­ti­mas nos po­dría lle­var a la cár­cel y ten­dría­mos que pa­gar una mul­ta por fal­tas a la mo­ral. Qui­sie­ra sa­ber si eso es cier­to, ¿po­de­mos ter­mi­nar en la cár­cel?

En­tien­do tu ne­ce­si­dad de sen­tir de vez en cuan­do adre­na­li­na pe­ro es de­ma­sia­do pe­li­gro­so y has­ta pe­no­so que pue­dan ca­char­les en el ac­to por al­gún po­li­cía. Lo me­jor es que te lo evi­tes por­que co­mo bien di­jo el ofi­cial si pue­den de­te­ner­los y lle­var­los a los se­pa­ros de la cor­po­ra­ción y en­ton­ces pa­gar una mul­ta por fal­tas a la mo­ral. Si bien pue­de gus­tar­te la adre­na­li­na lo me­jor es que sean cui­da­do­sos. del más allá, que se apa­re­ce a al­tas ho­ras de la no­che, en me­dio de la os­cu­ri­dad, se cru­za fren­te a los au­tos, cau­san­do ac­ci­den­tes a dies­tra y si­nies­tra. Es bien sa­bi­do que los lu­ga­res don­de su­ce­den muer­tes trá­gi­cas con­ser­van las ener­gías de las per­so­nas que fa­lle­cie­ron ahí, al­gu­nas que­dan tan im­preg­na­das, que per­ma­ne­cen va­gan­do por tiem­po in­de­fi­ni­do, re­pi­tien­do su mor­tal desen­la­ce una y otra vez. Se­gún de­cla­ra­cio­nes he­chas por los ac­ci­den­ta­dos sien­ten que la atro­pe­llan, in­clu­so que la des­pe­da­zan con sus au­tos, pe­ro cuan­do los ser­vi­cios de emer­gen­cia bus­can a la per­so­na he­ri­da, no pue­den si quie­ra en­con­trar

Fuer­za de vo­lun­tad Die­ta

Es­toy en un pro­ble­ma, me de­tec­ta­ron so­bre­pe­so ha­ce un mes, el ca­so es que me han pues­to a die­ta por el nu­trió­lo­go y la ver­dad no me gus­ta, siem­pre he in­ten­ta­do ha­cer die­ta y no ob­ten­go nin­gún re­sul­ta­do, ter­mino fra­ca­san­do y ya me can´sé de lo mis­mo, ¿qué me re­co­mien­dan ha­cer pa­ra que no ter­mi­ne otra vez así y ti­ra a la bor­da mi es­fuer­zo?

Lo pri­me­ro que de­bes ha­cer es pen­sar que man­te­ner una die­ta y una vi­da sa­na con­lle­va a una me­jor sa­lud y más años de vi­da, por tal mo­ti­vo de­bes com­pren­der que el ba­jar de pe­so es úni­ca­men­te pa­ra tu be­ne­fi­cio. Po­dría ayu­dar­te el ha­cer ejer­ci­cio pa­ra man­te­ner en­tre­te­ni­da a tu men­te y no pen­sar en co­mi­da, tam­bién los fa­mo­sos snacks sue­len ser un muy buen alia­do pa­ra que no “mue­ras” de ham­bre. Pro­cu­ra ha­cer­los en ca­sa y eso ayu­da­rá a re­gu­lar tus co­mi­das sa­nas. Com­pra fru­tos se­cos y pon­los en bol­si­tas o un yo­gurth grie­go pue­de ayu­dar. ras­tros de que al­guien ha­ya si­do las­ti­ma­do al ex­te­rior del vehícu­lo, ex­tien­den su bús­que­da has­ta los ár­bo­les cer­ca­nos tam­bién sin re­sul­ta­dos. Por lo cual des­pués de tan­tos in­ci­den­tes, han lle­ga­do a to­mar­lo co­mo al­go co­mún, sin sor­pren­der­se al es­cu­char una y otra vez la mis­ma his­to­ria. Se di­ce que al pa­re­cer, ese lu­gar fue un pa­ra­de­ro de ca­mio­nes de car­ga don­de los cho­fe­res de las uni­da­des se pa­ra­ban a des­can­sar, to­mar sus ali­men­tos y en oca­sio­nes con­tra­tar los ser­vi­cios de mu­je­res de la vi­da ga­lan­te, se pien­sa que una de ellas fue es­tran­gu­la­da o ase­si­na­da, y aho­ra se­dien­ta de ven­gan­za, cru­za fren­te a los au­to­mó­vi­les cau­san­do ac­ci­den­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.