Abo­chor­na­dos

Su­fren in­ten­so ca­lor en el mer­ca­do

La i Merida - - Portada -

Des­pués de ca­mi­nar un ra­to lle­ga­mos al mer­ca­do Lu­cas de Gál­vez. Aún es tem­prano, pe­ro el ai­re ya es­tá ti­bio. “Y eso no es na­da, ‘pé­ra­te’ que den la una, y te que­me”, nos di­ce una mu­jer que ven­de fru­tas. Fue pre­ci­sa­men­te el ca­lor y no la fru­ta lo que nos lle­vó al cen­tro de abas­tos, don­de a dia­rio van y vie­nen mi­les de me­ri­da­nos. Nos ha­bían di­cho que es una au­tén­ti­ca bur­bu­ja de ca­lor. “¿Qué tan­to es tan­ti­to?”, pen­sa­mos mien­tras nos aden­tra­mos en ese la­be­rin­to de olo­res y co­lo­res. Ve­ró­ni­ca Ca­rri­llo, una mu­jer que ven­de man­gos, man­za­nas y uvas en la me­ra en­tra­da nos ata­ja. Nos cuen­ta que el ca­lor es im­po­si­ble. Ella so­lía te­ner una som­bri­lla, pe­ro el Ayun­ta­mien­to se la re­ti­ró. “Só­lo nos de­ja­ron una som­bri­lli­ta que ape­nas nos cu­bre y el sol es­tá te­rri­ble. Te que­ma to­do, has­ta la fru­ta y ya na­die la quie­re com­prar así”, co­men­ta, en­se­ñan­do una man­za­na “que­ma­da”. Es el mis­mo ca­so de Ce­lia Can Baas, quien ve có­mo sus flo­res se mar­chi­tan rá­pi­do. “Hoy co­mo que ha­ce más ca­lor que an­tes, eso di­ce mi hi­jo, que por­que hay un hue­co en la ca­pa de ozono”. Pa­ra Ce­lia el ca­lor se sien­te más al me­dio­día y por eso a esa ho­ra pro­cu­ra no sa­car más flo­res a la vis­ta, so­bre to­do las ro­sas y gla­dio­las por­que son las más de­li­ca­das. “Pa­ra que aguan­ten les ten­go que echar agua a ca­da ra­to; si no, se que­man”. Ce­lia pro­te­ge su pues­to con un tol­di­to, “pe­ro hay tan­to ca­lor que no ayu­da, el ai­re es­tá ca­lien­te y sien­tes co­mo te que­mas”. Ella, en cam­bio, pro­cu­ra to­mar agua he­la­da ca­da ra­to y tam­po­co po­ne ro­pa grue­sa pa­ra aguan­tar el ca­lor. Som­bri­llas ni se le ocu­rre por­que, al igual que Ve­ró­ni­ca Ca­rri­llo, los ins­pec­to­res ya le ad­vir­tie­ron que si la po­ne se la de­co­mi­sa­rán. Cer­ca de Ce­lia ve­mos a un hom­bre car­gan­do una ca­mio­ne­ta con sa­cos de maíz. Se lla­ma Gil­ber­to Ui­cab Ui­cab y tam­bién se que­ja de las al­tas tem­pe­ra­tu­ras. “Sí que hay que ca­lor”, di­ce mien­tras se se­ca el su­dor que co­rre de su fren­te. Gil­ber­to pro­cu­ra no ex­po­ner­se tan­to al sol, aun­que es­tá cons­cien­te que cuan­do hay mer­can­cía tie­ne que tra­ba­jar así sea la una de la tar­de, la ho­ra de más ca­lor se­gún su ex­pe­rien­cia. “Ten­go que rehi­dra­tar­me a ca­da ra­to”, ex­pli­ca. Y es que en una oca­sión el sol o el ca­lor le pro­vo­ca­ron ma­reos. “El sol te me­dio ma­rea, y cuan­do es­ta­mos en la ca­lle sien­tes co­mo sa­le el bo­chorno del sue­lo”. Pe­ro el ca­lor que sien­ten Ve­ró­ni­ca, Ce­lia y Gil­ber­to no se com­pa­ra con el que ex­pe­ri­men­ta día tras día Ma­ría Glo­ria Uc Canul, em­plea­da de la tor­ti­lle­ría “La Fle­cha” des­de ha­ce más de 11 años y don­de la sen­sa­ción tér­mi­ca al­can­za los 50 gra­dos, de acuer­do con ella. Allí el ca­lor es una on­da. Se sien­te has­ta en la res­pi­ra­ción, pe­ro Ma­ría Glo­ria es­tá acos­tum­bra­da. Ya ni sus ma­nos sien­ten lo ca­lien­te de las tor­ti­llas. “Si no es­tás acos­tum­bra­do, en una ho­ra ya se que­ma­ron tus de­dos y has­ta agua te sa­le”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.