Evi­te con­traer con­jun­ti­vi­tis

La i Merida - - Portada -

Me­no­res de cin­co años y per­so­nas de 65 o más, son los sec­to­res más sus­cep­ti­bles de con­traer con­jun­ti­vi­tis, to­da vez que es un pa­de­ci­mien­to de fá­cil pro­pa­ga­ción, por lo que las au­to­ri­da­des sa­ni­ta­rias re­co­mien­dan extremar pre­cau­cio­nes pa­ra evi­tar bro­tes, pues el ries­go es ma­yor en la tem­po­ra­da de ca­lor. La­grimeo abun­dan­te, irri­ta­ción, es­co­zor, sen­sa­ción de un cuer­po ex­tra­ño en los ojos, co­me­zón en el in­te­rior y en los bor­des, in­to­le­ran­cia a la luz, co­lo­ra­ción ro­ja en el globo ocu­lar y se­cre­ción se­ro­sa, fi­bri­no­sa o pu­ru­len­ta, son al­gu­nos de los sín­to­mas de la afec­ción. Por ello, los Ser­vi­cios de Sa­lud de Yu­ca­tán (SSY), re­co­mien­dan acu­dir de in­me­dia­to a un cen­tro mé­di­co pa­ra re­ci­bir aten­ción es­pe­cia­li­za­da an­tes de re­cu­rrir a re­me­dios ca­se­ros. Fren­te a esta si­tua­ción se ha­ce un aten­to lla­ma­do a to­mar me­di­das de pre­ven­ción y con­trol ante la sos­pe­cha de ha­ber si­do con­ta­gia­do de con­jun­ti­vi­tis, por lo que se de­be con­sul­tar a un pro­fe­sio­nal y pres­cin­dir de la au­to­me­di­ca­ción, de acuer­do con un co­mu­ni­ca­do.

Con­sul­tas

Lo ade­cua­do es ir a las uni­da­des mé­di­cas o Cen­tro de Sa­lud más cer­ca­nos en cuan­to se pre­sen­ten las pri­me­ras ma­ni­fes­ta­cio­nes del mal. En ca­so de con­fir­mar­se, las téc­ni­cas de ais­la­mien­to son la cla­ve pa­ra la pro­pa­ga­ción de bro­tes, ta­les co­mo evi­tar la asis­ten­cia del pa­cien­te a even­tos mul­ti­tu­di­na­rios o si­tios con gran afluen­cia de per­so­nas co­mo igle­sias, al­ber­cas, bal­nea­rios, es­cue­las, guar­de­rías y de tra­ba­jo. El tra­ta­mien­to pres­cri­to por el mé­di­co de­pen­de­rá del ti­po de con­jun­ti­vi­tis; sin em­bar­go, ade­más de los me­di­ca­men­tos se pue­de uti­li­zar go­tas o un­güen­tos, así co­mo tra­ta­mien­to an­ti­alér­gi­co se­gún se re­quie­ra. ttlas com­pre­sas o toa­lli­tas frías o ti­bias so­bre los ojos in­fec­ta­dos pro­por­cio­nan ali­vio y re­sul­tan ser de gran ayu­da pa­ra pa­liar la con­di­ción. Tam­bién se su­gie­re lim­piar cui­da­do­sa­men­te el ojo in­fec­ta­do con agua ti­bia y ga­sa o bo­li­tas de al­go­dón nue­vas y lim­pias; de igual for­ma, con­sul­tar al mé­di­co con la fre­cuen­cia que sea ne­ce­sa­ria y se­guir cui­da­do­sa­men­te sus in­di­ca­cio­nes. Así, en una se­ma­na se no­ta­rá una me­jo­ría en la sa­lud. La de­pen­den­cia ad­vier­te que se tra­ta de una en­fer­me­dad cau­sa­da por vi­rus o bac­te­rias, que se ma­ni­fies­ta en la in­fla­ma­ción de la con­jun­ti­va cau­sa­da por la ac­ción de agen­tes in­fec­cio­sos, alér­gi­cos, tó­xi­cos o me­cá­ni­cos y es al­ta­men­te con­ta­gio­sa, por lo que es ca­paz de ex­ten­der­se rá­pi­da­men­te si no se con­tro­la a la bre­ve­dad. Es­te pa­de­ci­mien­to, que pue­de afec­tar a uno o am­bos ojos, es más fre­cuen­te en in­fan­tes, aun­que tam­bién se pre­sen­ta en adul­tos. Por lo ge­ne­ral, la ac­ción de la pa­to­lo­gía es li­mi­ta­da, pe­ro al­gu­nas ve­ces pro­gre­sa y es pro­ba­ble que cau­se se­rios pro­ble­mas ocu­la­res y ex­tra­ocu­la­res. Su trans­mi­sión es por con­tac­to di­rec­to a tra­vés de las se­cre­cio­nes de la con­jun­ti­va, pe­ro tam­bién se da de for­ma in­di­rec­ta me­dian­te ar­tícu­los per­so­na­les con­ta­mi­na­dos co­mo ju­gue­tes, cosméticos, cu­bier­tos, toa­llas y an­te­ojos, en­tre otros. Por ello, es im­por­tan­te ais­lar las co­sas del afec­ta­do de las del res­to de la fa­mi­lia, así co­mo man­te­ner es­pe­cial lim­pie­za y cui­da­do con los uten­si­lios de pre­pa­ra­ción de ali­men­tos. Pa­ra pre­ve­nir la di­se­mi­na­ción de la in­fec­ción es fun­da­men­tal la­var­se las ma­nos fre­cuen­te­men­te, al igual que lim­piar cual­quier ob­je­to que pue­da en­trar en con­tac­to con se­cre­cio­nes ocu­la­res o res­pi­ra­to­rias, ade­más de evi­tar to­car­se los ojos con las ma­nos o con cual­quier uten­si­lio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.