12 de Abril de 2018

La i Merida - - Salud -

Las dis­cu­sio­nes en­tre pa­dres pue­den con­si­de­rar­se nor­ma­les, pe­ro la ma­ne­ra en la que se ma­ne­jan pue­de afec­tar drás­ti­ca­men­te la sa­lud de los hi­jos. Por lo ge­ne­ral, las dis­cu­sio­nes cor­dia­les en­tre pa­dres tie­nen muy po­co o nin­gún efec­to so­bre los ni­ños, pe­ro es­to cam­bia cuan­do la pe­leas son más agre­si­vas, hay gri­tos o in­clu­so los pro­ge­ni­to­res se re­ti­ran la pa­la­bra. Así lo de­fien­den el pro­fe­sor Gor­don Ha­rold y la aca­dé­mi­ca Ruth Se­llers en un ar­tícu­lo pu­bli­ca­do en el Dia­rio de psi­co­lo­gía in­fan­til y psi­quia­tría. En su ar­tícu­lo, el pro­fe­sor Ha­rold de­mues­tra que los me­no­res ex­pues­tos al con­flic­to pue­den ex­pe­ri­men­tar una ma­yor fre­cuen­cia car­día­ca y te­ner des­equi­li­brios en las hor­mo­nas re­la­cio­na­das con el es­trés. Tam­bién es po­si­ble que su­fran re­tra­sos en el desa­rro­llo del ce­re­bro, pro­ble­mas de sue­ño, an­sie­dad, de­pre­sión y pro­ble­mas de com­por­ta­mien­to. Aque­llos ni­ños que ven pe­leas me­nos in­ten­sas pe­ro por un pe­rio­do con­ti­nua­do, tam­bién pue­den desa­rro­llar los mis­mos pro­ble­mas. Ade­más, las dispu­tas las vi­ven de for­ma dis­tin­ta los ni­ños y ni­ñas. El pro­fe­sor Ha­rold sos­tie­ne que mien­tras los pri­me­ros sue­len ex­pe­ri­men­tar pro­ble­mas de com­por­ta­mien­to, las se­gun­das se ven más im­pli­ca­das emocionalmente. El di­vor­cio, o la de­ci­sión de los pa­dres de to­mar vi­das se­pa­ra­das, se ha vis­to en mu­chas oca­sio­nes co­mo el peor es­ce­na­rio pa­ra los ni­ños, di­ce el aca­dé­mi­co. Sin em­bar­go, Ha­rold sos­tie­ne jun­to a su co­le­ga Mervyn Murch que las dis­cu­sio­nes en torno a la se­pa­ra­ción son lo que más afec­ta a los me­no­res, más allá de la rup­tu­ra en sí.

Diá­lo­go

Los pa­dres de­ben en­ten­der que es nor­mal te­ner desacuer­dos, y así de­ben ex­pli­cár­se­lo a sus hi­jos. De he­cho, ase­gu­ra Ha­rold, es­tos sue­len res­pon­der me­jor cuan­do se les acla­ran las cau­sas de la pe­lea y po­si­bles ma­ne­ras de re­sol­ver­la. Ha­rold con­clu­ye que cuan­do los pa­dres ex­pli­can el pro­ce­so de re­so­lu­ción de un con­flic­to a los hi­jos, les es­tán ofre­cien­do una im­por­tan­te en­se­ñan­za que po­drán po­ner en prác­ti­ca en el fu­tu­ro y ex­ten­der a un en­torno más allá del fa­mi­liar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.