13 de Abril de 2018

La i Merida - - Misterios-Consultorios -

Adop­ción Re­ga­la­da

Una mu­cha­cha que ayu­da en la ca­sa de mi her­ma­na que­dó em­ba­ra­za­da y co­mo era muy jo­ven ella se ofre­ció a apo­yar­la en to­do. Des­de que na­ció la ni­ña mi her­ma­na se ha com­por­ta­do co­mo su mamá, pe­ro aho­ra la mu­cha­cha tie­ne no­vio y pla­nes de ca­sar­se en su pue­blo pe­ro no qui­so des­pe­gar a la ni­ña de mi her­ma­na, por lo que me co­men­tó que ha­bla­ron y de­ci­dió re­ga­lar­le a su hi­ja. A mi me da mie­do que la puedan acu­sar lue­go de ro­bo o al­go así a mi her­ma­na, por lo que qui­sie­ra sa­ber si pue­de ha­ber un documento pa­ra que no pa­se es­to.

Si las dos par­tes han de­ci­di­do que lo me­jor pa­ra la ni­ña sea que­dar­se pa­ra siem­pre con tu her­ma­na, pue­den ir a los juz­ga­dos fa­mi­lia­res pa­ra rea­li­zar el trá­mi­te de adop­ción vo­lun­ta­ria. Ahí les pe­di­rán da­tos a las dos y de la ni­ña en la que un juez se­rá el que apro­ba­rá o ne­ga­rá la pe­ti­ción. Des­pués ten­drán que acu­dir al re­gis­tro ci­vil pa­ra po­der rea­li­zar la adop­ción.

ESe­gu­ri­dad Ex no­via

Les es­cri­bo por­que qui­sie­ra al­gún con­se­jo pa­ra sa­ber qué ha­cer con mi no­vio, pues ha­ce po­co vol­vió a po­ner­se en con­tac­to con una de sus ex no­vias, tan en con­tac­to que aho­ra es co­mo una ami­ga muy ín­ti­ma. No me gus­ta que se lle­ve con ella, ya que co­mien­zo a ima­gi­nar que al­gu­na vez re­cuer­de lo fe­liz que era con ella y me de­je pa­ra vol­ver con ella. Lo que más me po­ne mo­les­ta es que cuan­do se lo co­men­to lo to­ma co­mo si na­da, co­mo si no fue­ra al­go gra­ve, so­lo di­ce que me quie­re y que es­té tran­qui­la, pe­ro no de­ja­rá de ha­blar con ella. No sé si de­jar­lo por eso o con­ti­nuar con mi re­la­ción.

Tran­qui­la, pien­sa pri­me­ro si el hom­bre que es­tá a la­do de ti ha he­cho al­go pa­ra que de­bas des­con­fiar de él, pues él es tu no­vio aho­ra y su pa­sa­do sim­ple­men­te es su pa­sa­do, qui­zá en ese pa­sa­do fue fe­liz con otra per­so­na pe­ro por al­go ter­mi­na­ron y por al­go te eli­gió a ti pa­ra es­tar en una re­la­ción. No pier­das la tran­qui­li­dad. l sig­ni­fi­ca­do del nom­bre Gw­rach-y-rhibyn li­te­ral­men­te es “Bru­ja Ha­ze”, pe­ro es más co­mún­men­te lla­ma­do “Bru­ja Ba­ba”. Cuen­tan las le­yen­das cor­tas de mie­do que se pa­re­ce a una vie­ja ho­rri­ble, to­do el ca­be­llo des­pei­na­do y ri­za­do, na­riz agui­le­ña, ojos y dien­tes co­mo col­mi­llos per­fo­ra­do­res. Brazos lar­gos y de­dos con uñas muy largas, una jo­ro­ba que tie­ne dos alas ne­gras es­ca­mo­sas, pa­re­ci­das a las de mur­cié­la­go. Tan opues­ta a la her­mo­su­ra, co­mo lo es la bans­hee ir­lan­de­sa, la bru­ja se la­men­ta y llo­ra cuan­do cum­ple una fun­ción si­mi­lar en pre­vi­sión de la muer­te. Se cree que su apa­ri­ción es­pan­to­sa sir­ve prin­ci­pal­men­te co­mo emi­sa­rio a las vie­jas fa­mi­lias ga­le­sas. Al­gu­nos ha­bi­tan­tes de Ga­les di­cen ha­ber vis­to la ca­ra de es­ta lo­ca; otros sa­ben só­lo los vie­jos sig­nos te­ne­bro­sos de ga­rras en las ven­ta­nas o es­cu­chan el ba­tir de alas, so­ni­do de­ma­sia­do fuer­te pa­ra per­te­ne­cer a un pá­ja­ro. Una an­ti­gua fa­mi­lia que fue per­se­gui­da por Gw­rach-yr­hibyn fue­ron los Stard­lings, que vi­vían en el sur de Ga­ñes.

Sin pla­cer

Ho­la soy una chi­ca de 23 años y a pe­sar de que he te­ni­do va­rias re­la­cio­nes ín­ti­mas, nun­ca pe­ro nun­ca he lle­ga­do a sen­tir pla­cer, por lo que sien­to que es­to ha afec­ta­do mis re­la­cio­nes an­te­rio­res pues tam­po­co sien­to de­seos se­xua­les. Aho­ra ten­go una nue­va pa­re­ja y ten­go mie­do de per­der­lo si se lo con­fie­so o lo de­mues­tro. Tu­ve una in­fan­cia bas­tan­te fea por así de­cir­lo y creo que por eso ten­go es­te pro­ble­ma. Es­pe­ro puedan apo­yar­me con mi ca­so, por­que sé que no es nor­mal, mu­chas gra­cias por su aten­ción.

Ve con un se­xó­lo­go

La anor­gas­mia es una dis­fun­ción bas­tan­te fre­cuen­te en las mu­je­res. En es­tos ca­sos sue­lo re­co­men­dar una te­ra­pia se­xual que pue­da es­cla­re­cer las va­ria­bles in­flu­yen­tes. Pue­de ser que con­si­gas or­gas­mos por otras vías que no sean la pe­ne­tra­ción. De­bes acu­dir con al­gún se­xó­lo­go que sin du­da te guia­rá de la me­jor ma­ne­ra al ca­mino de una vi­da se­xual más pla­cen­te­ra, no tie­nes por qué preo­cu­par­te y sa­lu­dos.

Re­po­so re­la­ti­vo Si­nu­si­tis

Ha­ce un tiem­po me diag­nos­ti­ca­ron una si­nu­si­tis agu­da tras una gri­pe. ¿Qué de­bo o no de­bo de ha­cer pa­ra su cu­ra­ción? Es de­cir, ¿Es bueno su­dar, ca­mi­nar, es­tar en ca­ma, te­ner la gar­gan­ta ca­lien­te, to­mar ali­men­tos ca­lien­tes, etc.? Es­pe­ro su res­pues­ta.

La si­nu­si­tis agu­da es una com­pli­ca­ción fre­cuen­te tras un ca­ta­rro de vías al­tas o pro­ce­so gri­pal y re­quie­re, a me­nu­do, un tra­ta­mien­to an­ti­bió­ti­co, co­mo el que le han pro­pues­to, du­ran­te al me­nos una se­ma­na, pa­sa­do el pro­ce­so, sue­le cu­rar­se. Por lo de­más, re­co­men­da­mos re­po­so re­la­ti­vo, anal­gé­si­cos o an­ti-in­fla­ma­to­rios du­ran­te unos días y be­ber abun­dan­tes lí­qui­dos pa­ra que sea me­jor tu re­cu­pe­ra­ción. Nor­mal­men­te se sue­le cu­rar sin de­jar se­cue­las de nin­gún ti­po, aun­que al­gu­nos pa­cien­tes tie­nen cier­ta pre­dis­po­si­ción a desa­rro­llar si­nu­si­tis agu­da de re­pe­ti­ción tras los ca­ta­rros o desa­rro­llan­do una si­nu­si­tis cró­ni­ca. Du­ró 700 años la per­se­cu­ción, has­ta que a me­dia­dos del si­glo XVIII, los Stard­lings ocu­pa­ron el Cas­ti­llo de San Do­na­to, en la cos­ta de Gla­mor­gan. La fa­mi­lia fi­nal­men­te per­dió la pro­pie­dad, pe­ro pa­re­ce que la bru­ja Ba­ba con­ti­nuó mo­les­tan­do en San Do­na­to. Una no­che, en la sa­la de in­vi­ta­dos del cas­ti­llo, los vi­si­tan­tes se des­per­ta­ron con el so­ni­do de una mu­jer gi­mien­do ba­jo su ven­ta­na. Se aso­ma­ron, pe­ro la os­cu­ri­dad en­vol­vía to­do. En­ton­ces oye­ron el ba­tir de alas enor­mes. Los so­ni­dos mis­te­rio­sos da­ban tan­to mie­do que los vi­si­tan­tes vol­vie­ron a la ca­ma y en­cen­die­ron una lám­pa­ra has­ta el ama­ne­cer. A la ma­ña­na si­guien­te, se pre­gun­ta­ron si al­guien más ha­bía es­cu­cha­do ta­les rui­dos, la an­fi­trio­na con­fir­mó los so­ni­dos y di­jo que se­ría una Gw­rach-y-rhibyn que ad­ver­tía de una muer­te en la fa­mi­lia Stard­ling. In­clu­so sin que hu­bie­se miem­bros de la fa­mi­lia Stard­ling en el cas­ti­llo, la vie­ja bru­ja con­ti­nuó vi­si­tán­do­lo. Ese día, se su­po que el último des­cen­dien­te di­rec­to de la fa­mi­lia ha­bía muer­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.